*

¿Por qué Marcelo Díaz es un grande?

3 JUL 2017 / Deportes

¿Por qué Marcelo Díaz es un grande?

"Carepato" cometió un error que no eclipsa su grandeza. Lo de ayer en Rusia fue sólo un percance.

Marcelo Díaz es un grande y el hincha de verdad -no el zorrón (o zorrona) que aparece sólo cuando la moda es seguir a la Selección Chilena- es capaz de hacer de hacer dos distinciones. La primera, que “carepato” fue culpable sólo del gol de Alemania por un error que cualquiera pudo cometer. Y la segunda, que el responsable de que la “Roja” perdiera la final de la Copa Confederaciones es la Selección completa. O acaso ¿Es su culpa que el poder de ataque del equipo de Juan Antonio Pizzi se haya reducido a un mísero gol en los últimos tres partidos? ¿Y que ese tanto fue marcado por Martín Rodríguez, un actor secundario del ataque nacional al lado de monstruos como Alexis Sánchez o Eduardo Vargas?

Hecho ese breve análisis pelotero y tirado a sabanda, volvemos a lo importante. Marcelo Díaz es un grande, porque lo de ayer fue apenas una mala decisión futbolística que jamás eclipsará su trayectoria y que tampoco se puede poner al nivel de la muerte de un hermano, algo que sí es verdaderamente triste y doloroso por el resto de los días.

(Aunque el jugador haya hecho la comparación, finalmente intentar salir jugando y perder el balón es sólo eso al lado de cualquier tragedia familiar).

Marcelo Díaz es un grande porque para dar todos los pasos que ha dado hacia adelante tuvo la humildad de dar uno hacia atrás para tomar vuelo. Aquello aconteció cuando partió a préstamo a Deportes La Serena, etapa clave para su desarrollo como jugador.

Así lo contó a La Tercera: “Haberme ido a La Serena fue una de las decisiones más acertadas que tendré en mi vida. No lo estaba pasando bien en la U y para el DT (Gerardo Pelusso) no contaba. Entonces salí a buscar minutos. Víctor Hugo Castañeda tuvo mucho que ver con mi rendimiento, me dió una confianza que nunca había tenido. Recuerdo que en una de las charlas que tuvimos, me dijo que la única posición que yo no iba a ocupar era de lateral (la que ocupó en el inicio de su carrera. Y así fue”.

Marcelo Díaz es un grande porque ofreció disculpas públicas y sinceras tras hacerle un “Pato Yáñez” a la barra de Colo Colo en el Monumental, en el Clausura 2011. Ello mientras otros futbolistas incitan el odio hablando, por ejemplo, del “vertedero”.

Marcelo Díaz es un grande porque desde pequeño le tocó ser el hombre de una casa fragmentada. Al poco tiempo de la muerte de su hermano mayor Gonzalo, su padre partió del hogar para iniciar una nueva vida con otra pareja. Tras estas desgracias familiares (que sí son más penosas que un condoro ante Alemania, en una cancha de fútbol), tuvo que madurar casi a la fuerza para contener emocionalmente a lo que quedó de su familia.

Marcelo Díaz es un grande porque tuvo la valentía más colosal para salvar a un equipo al que había llegado hacía sólo meses. Hamburgo jamás había descendido a la segunda división alemana, y estaba a un minuto de la pesadilla. Hasta que el volante tomó la pelota y convirtió el 2-2 que permitió el alargue que, posteriormente, permitió la salvación definitiva.

Pero Díaz no celebró la mantención de la categoría: “Creo que es el gol con mayor trascendencia que he hecho. Estábamos a un minuto de descender y ese tanto nos llevó a la prórroga. Yo no celebré la salvación del equipo como mis compañeros ya que para mí no era normal sufrir tanto y menos en un equipo tan grande como es Hamburgo. El club merece volver al sitio de donde pertenece”, narró a La Tercera.

Y además, Marcelo Díaz es un grande porque ha ganado títulos a nivel de clubes y con la Selección Chilena. Lo de ayer fue sólo un percance.

 

Seguir leyendo