*

El productor de Rápido y Furioso demandó a Universal tras ser removido del spinoff

17 OCT 2018 / Cine

El productor de Rápido y Furioso demandó a Universal tras ser removido del spinoff

La película de The Rock y Jason Statham es el foco de un nuevo conflicto al interior de la exitosa franquicia, que se ha vuelto una lucrativa caja de problemas.


Hasta hace un tiempo, la franquicia de los Rápidos y Furiosos representaba solo alegrías para sus realizadores. Pero sucesivos problemas entre el elenco generaron diversos quiebres, a los que ahora se suma un nuevo conflicto: Neal Moritz está demandado a Universal Pictures.

El productor, que ha estado involucrado en todas las películas de la franquicia, reclama “un incumplimiento de contrato oral y fraude promisorio” por parte del estudio. A grandes rasgos, Moritz fue removido del spinoff Hobbs and Shaw justo antes del inicio de las filmaciones.

Ahora el productor busca ser reinstalado legalmente o recibir como pago “decenas de millones de dólares en daños y compensaciones perdidas”. Y es que si Hobbs and Shaw termina siendo el éxito que se espera que sea, Moritz podría terminar perdiendo una parte importante de la lucrativa torta que está siendo cocinada bajo la dirección de  David Leitch.

De hecho, el fondo de gran parte de los conflictos en la saga radica en el hecho de que existe mucho dinero en juego. A partir de la quinta entrega, la franquicia comenzó un arrollador éxito económico, que simplemente llegó a un nivel impensado con la séptima película que recaudó más de mil 500 millones de dólares. The Fate of the Furious, la última película, logró más de mil 236 millones de dólares.

Ese éxito potenció la decisión de Universal de explotar la franquicia con un spinoff centrado en algunos de sus personajes secundarios, el que rápidamente recibió la luz verde debido al problema de relación existente entre Dwayne Johnson y Vin Diesel. Ambos tenían que ser apartados para garantizar el futuro cinematográfico de la saga.

Pero la película protagonizada por Johnson y Jason Stathan también generó otro quiebre al interior del elenco. El actor Tyrese Gibson también criticó la decisión de hacer una película que terminó retrasando el lanzamiento del próximo capítulo de la saga central. Según Gibson, se estaban metiendo con su dinero.

En cuanto a Moritz, no hay nada claro sobre su futuro en el terreno de los autos enchulados y las explosiones superheroicas, ya que se suponía que seguiría ligado para los próximas películas protagonizadas por Vin Diesel y que tendrán nuevamente a Justin Lin en la silla de dirección.

Seguir leyendo