*

El descubrimiento de unas puntas de lanza cuestiona la historia de los primeros pueblos de América del Norte

25 OCT 2018 / Ciencia

El descubrimiento de unas puntas de lanza cuestiona la historia de los primeros pueblos de América del Norte

Un nuevo hallazgo en un sitio arqueológico de Texas llevó a un grupo de investigadores a cuestionar la colonización del continente.


Una nueva investigación publicada por Science Advances da cuenta del descubrimiento de dos nuevos tipos de puntas de lanza encontradas en el sector de Bell County, Texas, y que podrían cambiar la concepción de la historia de América del Norte.

De acuerdo al equipo investigador, las puntas de lanza halladas en ese sector tienen entre 13.500 y 15.000 años de antigüedad, lo que precede a la cultura paleoamericana Clovis.

Los Clovis son considerados una de las culturas indígenas más antiguas de América del Norte y, aunque estudios recientes han refutado su sitial como el pueblo más antiguo del contiene, el hallazgo de armas más antiguas plantea varias preguntas respecto sobre una historia que parece más o menos establecida.

Michael Waters, autor principal del nuevo estudio y arqueólogo de la Universidad Texas, afirma que es posible que las nuevas puntas de lanza descubiertas en Texas hayan inspirado el desarrollo de las puntas de lanzas posteriores, incluidos los modelos característicos de los Clovis que tienen entre 13.000 a 12.700 años de antigüedad.

Por otro lado, el arqueólogo también plantea un segundo argumento que sugiere que estas “nuevas” puntas de lanza podrían haber llegado a América del Norte durante una migración separada hacia el continente.

Las nuevas puntas de lanza descubiertas tienen principalmente dos formas: una con apariencia lanceolada o en forma de hoja con puntas afiladas que tiene entre 15.500 y 13.500 años de antigüedad; y otra con forma triangular que data entre 14 mil y 13.500 años atrás.

“Nuestro descubrimiento muestra que las puntas afiladas preceden a los estilos de puntas lanceoladas”, explicó Waters a Gizmodo. “Dada la antigüedad del sitio de Debra L. Friedkin es probable que las primeras personas que portaban puntas lanceoladas llegaran a América a lo largo de la costa del Pacífico. Las puntas lanceoladas posteriores, como las de los Clovis, pueden haberse desarrollado a partir de estas o una segunda migración de personas con algún tipo de puntas lanceoladas”.

De comprobarse lo planteado por el estudio, podría implicar un gran cambio en la concepción de los primeros pueblos de América del Norte, pero Ben Potter, arqueólogo de la Universidad de Alaska, llama a tener cautela respecto a los alcances de la investigación.

Potter, quien no estuvo involucrado en el estudio, señaló que el hallazgo de las nuevas puntas de lanza es “una contribución significativa al registro (arqueológico)”, pero que tiene algunos reparos con la investigación.

“Este estudio se basa casi exclusivamente en la datación OSL y la comparación de una sola clase de artefactos, puntos de lanza. No en genética o un análisis tecnológico, económico o basado en la paleoecología”, señaló Potter a Gizmodo. “Los argumentos sobre la etnogénesis y las relaciones de población en base a (artefactos de piedra) son difíciles en el mejor de los casos. Aquí tenemos miles de años y miles de millas entre unos pocos sitios pre-Clovis con niveles diferentes de apoyo empírico y aceptación en la comunidad arqueológica más amplia”.

Seguir leyendo