*

¿Qué sentido tiene que Ben Affleck siga siendo Batman?

3 FEB 2017 / Cine

¿Qué sentido tiene que Ben Affleck siga siendo Batman?

El actor, protagonista de Batman v Superman, esta semana comunicó que no dirigirá la película del murciélago en solitario y comienzan las interrogantes sobre su continuidad en el rol. ¿Debería seguir? Acá algunas razones para que lo haga.


Ben Affleck, o salió disparado por Warner del proyecto “The Batman” por los resultados de su última película como actor-director (Live by Night), o prefirió no arriesgarse a dirigir una película de tal envergadura.

Muchas veces el actor y escritor en la antiquísima y laureada Good Will Hunting, manifestó sus reparos con los plazos y con la historia del filme en solitario del caballero de la noche. “No la haré hasta tener un buen guión”, dijo.

Recientemente se supo que Chris Terrio, quien entró a Batman v Superman a reescribir la historia que había propuesto en un comienzo David. S. Goyer, tomó parte en la última versión de la historia que vio Affleck como potencial director.

¿Por qué habría de escapar de “The Batman” si la historia, tal como lo pidió, la estaba “reparando” alguien de su confianza? Trabajaron juntos en Argo y probablemente Terrio sea responsable de las cosas buenas que hubo en la historia de Batman v Superman.

Vengan en el sentido que vengan, las aprehensiones de Affleck para sentarse en la silla de director de una nueva entrega del vigilante de Gotham no deberían frenar su buena performance como Batman.

¿Lo hizo bien como Bruce Wayne/Batman?

Así de tajante.

Batman v Superman es una película cuyo corte teatral falla en muchos niveles. Es cierto. Pero Ben Affleck entregó un gran Batman.

Uno dañado por la muerte de Robin, herido también por la impotencia de ver a Superman todopoderoso destruyendo ciudades y edificios -uno de la financiera Wayne- bajo la excusa de salvar al mundo, pero sin considerar el daño colateral que provoca.

Aquella encarnación se sintió perfecta en la piel de Affleck, quien dejó de lado las dudas y no solo tuvo la valentía de ponerse el manto después de la sobredimensionada performance de Christian Bale con la versión “realista” de Nolan, sino que también de entregar un Batman arriesgado, temerario y cruel y un Bruce Wayne espía en territorio de Lex Luthor, que corre directo hacia el humo de un edificio que se cae a pedazos y es atormentado por pesadillas apocalípticas, pero también de su pasado.

El Batman de Ben Affleck es un buen Batman. ¿Por qué dejar de lado el manto? Mucha de la especulación de estos días ha indicado que el protagonista y director de The Town abandonará el rol después de Justice League o que al menos debería pensárselo de nuevo antes de ponerse en la piel de Batman, pero, siendo justos, su actuación en lo poco que se ha visto de Batman en el -aún- naciente DCEU ha sido bastante buena.

Affleck no es responsable del primer guión de Batman v Superman. Tampoco de la dirección de Zack Snyder, que genera extraordinarias secuencias, pero deficientes historias. Ben Affleck es responsable de haber acercado a Chris Terrio al DCEU. Eso, aunque hoy se quiera vender como algo malo, es bueno. Él es responsable de lo bueno de BvS. El actor y director es quien entregó al fin un Batman “de cómic” en el cine.

¿El problema? La presión sobre el DCEU en el cine es enorme tras el fracaso en la crítica de Man of Steel, BvS y la aún más deficiente Suicide Squad.

Y quizás es una buena idea que Affleck se baje del barco de la dirección de The Batman. ¿Por qué entrar en esa locura, que puede serte ajena, de pantallas verdes y secuencias infilmables, cuando tienes que además producir, actuar y escribir una película?

Ben Affleck debe seguir siendo Batman. The Batman, por otro lado, debe seguir buscando un director a su altura, para ver un poco más de una encarnación del héroe de Gotham que se ha, con justicia, relacionado mucho más al personaje de las novelas gráficas que sus representaciones anteriores en la cultura pop.

Seguir leyendo