*

“El Quicoverso”: Qué fue de Carlos Villagrán tras su salida de “El Chavo del 8”

22 JUL 2019 / Nostalgia Pop

“El Quicoverso”: Qué fue de Carlos Villagrán tras su salida de “El Chavo del 8”

Un viaje por cada una de las veces en que el actor mexicano intentó reverdecer laureles como el cachetón al que toda América conoció sin prestar sus juguetes, pellizcando a sus amigos y acusando a la mamá sólo cuando le convenía.

Carlos Villagrán, actor mexicano de 75 años, dio vida a una de las creaciones más brillantes de la televisión latinoamericana. Quico, el hijo de Doña Florinda (Meza), sirve a nivel regional para describir a un mal vecino, a uno engreído y quizás no tan brillante en términos intelectuales. También, a cualquier amigo que tuviera la gracia de inflar los cachetes, como supo hacer durante años “Pirolo”.

La historia entre Villagrán y Chespirito, Roberto Gómez Bolaños, siempre fue una leyenda de la televisión latinoamericana. Decían que se habían peleado por el corazón de Doña Florinda. Que había sido por dinero. Que Villagrán se quiso ir. Que Chespirito se deshizo de él con artimañas. Hasta el día de hoy y pese a que el funeral de Gómez Bolaños dejó como postal la visita de “Quico” para despedirse, las versiones de ambos se siguen encontrando en los medios de comunicación. El último caso, sucedió en Argentina con la visita de Carlos Villagrán para presentarse en un circo. Ahí, los canales de tv hicieron móviles, lo invitaron a su estudio y el actor mexicano contó detalles de su versión, como de costumbre. Sus declaraciones en este video.

Y aunque pasen los años, del lado del “Flaco” -como llamaban a Gómez Bolaños- dirán que a Quico se le ofreció un programa en solitario, que nunca hubo problemas sino hasta que Villagrán quiso llevar el personaje a otras alturas y que nunca se le prohibió a nadie usar sus creaciones. Por otro lado, Carlos Villagrán seguirá sosteniendo que en un avión que viajaba desde Chile a México recibió la noticia de que le sería rebajado el sueldo, lo que lo llevó a tomar opciones de trabajo en giras por Centroamérica para terminar aceptando una oferta de trabajo en Venezuela, pues se encontraba “vetado” de los medios mexicanos -situación que se arrastró por veinte años-.

¿Pero qué hizo Quico o más bien “Kiko” cuando debió emigrar de México? ¿Podría desatar toda esa furiosa creatividad y “amor propio” del que siempre habló, lejos de la sombra de Roberto Gómez Bolaños? En Mouse, nos propusimos dar una vuelta por el Quicoverso, mejor dicho Kikoverso, pues el actor reemplazó la Q por una K para poder usar el personaje. Esto es lo que encontramos.

Niño de Papel (1981)

Su primera expresión creativa se dio en Radio Caracas Televisión, con esta serie en la que representa al mismo personaje de “El Chavo del 8”, pero dedicado al oficio de la venta de periódicos. Ya en el piloto, podemos observar que el personaje de Villagrán vive en una vecindad con muchos más patios que su homóloga mexicana, pero parece usar una guía de los mejores episodios del Chavo del 8 para construir sus aventuras. Su tío en esta ficción, es un personaje sospechosamente parecido a Don Ramón -personaje de Ramón Valdés, quien renunciaría dos semanas después de la salida de Villagrán de Televisa-. Esta historia se transmitió en 1981 y Villagrán no es el único adulto vestido de niño en ella, lo que sería un adelanto de lo que vendría más adelante.

“Federrico” (1983) y “Las Nuevas Aventuras de Federrico” (1984)

Esta serie, que se emitió desde 1982 en Venezuela es un calco de “El Chavo del 8”. ¿Por qué? Federrico, que aún no usaba el nombre de “Kiko” tras su salida de la vecindad, es el hijo de “Doña Carlota”, la adinerada dueña del negocio de este barrio latinoamericano. Acá, recuperó a su viejo compañero Ramón Valdés quien interpreta a “Don Moncho”, un vecino que intenta siempre nuevos oficios y tiene como interés romántico a la Maestra Milagros. También en esta vecindad encontramos a Pichicho, Yoyo y Marucha por parte de los niños. Todos muy parecidos a ustedes ya saben quien. También, encontramos una sospechosa relación amorosa entre Doña Carlota y Don Salomón, quienes se paralizan al son de música romántica cada vez que se ven. Atención a esta trama que incluye a Don Moncho robando clavos, Doña Carlota enamorada, Pichicho, Federrico y los niños haciendo rabiar a Don Moncho y bueno, un compendio de ideas que duraron una temporada.

Después de este primer ciclo, al año siguiente Ramón Valdés no participó con su personaje de “Don Moncho” y fue reemplazado por “Don Vito”. Esta versión de la serie se llamó “Las Nuevas Aventuras de Federrico”, estuvo al aire también por RCTV durante 1984 y contó con un notable aumento de presupuesto que les permitió grabar en interiores y ampliar la gama de aventuras de Federrico, quien vestía una traje muy similar al de Quico en México, pero en combinaciones de blanco y rojo.

Kiko Botones (1986)

En esta ficción ochentera, Kiko es el botones de un hotel y pese a que el personaje sigue siendo un niño, recibe sendos gritos de su jefe, mandados para hacer y una que otra tragedia. También es un programa que duró un año y fue transmitido por Radio Caracas TV, pero no estaba tan orientado al público infantil como sus tres predecesores, pues incluía un humor más picaresco. Este es el primer episodio. Fue la primera vez que Villagrán ocupó el nombre de “Kiko”, reemplazando como dijimos la “Q” con una “K” para evitar cualquier litigio legal con Roberto Gómez Bolaños, dueño de los derechos del personaje en México.

¡Ah, qué Kiko! (1987-1988)

En esta ocasión Villagrán interpreta nuevamente al Kiko niño y comparte con actores mexicanos. Regresa Ramón Valdés para interpretar a “Don Ramón” y no un sucedáneo tipo “Don Moncho”. Kiko y él tienen a cargo una tienda llamada “La Sorpresa” y el otrora hijo de Doña Florinda es el mandadero, pues debe acudir a entregar pedidos en su vehículo propio llamado “Fantomas”. La serie, que cuenta con una insistente banda sonora que pareciera sacada del Hollywood de su época, no tiene risas grabadas como algunos de sus intentos anteriores, pero si retorna al esquema de otros niños colindantes al personaje de Villagrán. Tras la muerte de Ramón Valdés -que grabó tristemente su última escena entrando a un cementerio- y 27 episodios, la serie se canceló por baja sintonía. Valdés había sido reemplazado por el personaje del actor Sergio Ramos llamado “Don Cejudo”. Eran habituales también “Pamelita” -interés romántico de Don Ramón- y Toto, amigo entrañable de Kiko que se esconde en un barril tras robarle una manzana -siempre tenía hambre-, pero termina en la basura.

El Circo de Monsieur Cachetón (1990)

Este es un Villagrán auténtico, en una serie que se grabó durante el tiempo que vivió en Chile y se transmitió a muchos lugares de Latinoamérica. No son muchos los registros que hay de ella, pero rescatamos este clip en el que Monsieur Cachetón, el animador del circo -una suerte de Kiko adulto y francés- saca carcajadas al público chileno. Esta fue la última vez que Villagrán intentó con un programa propio, antes de comenzar a girar como Kiko derechamente y abandonar la televisión al menos en el formato que lo hizo famoso.

¿Qué te ha parecido esta vuelta por el Quicoverso? Déjanos tu comentario y cuéntanos si viste alguna de estas series cuando fueron emitidas originalmente. ¿Te gustó alguna? ¿Cuál es tu clon favorito del Chavo entre Pichicho y Toto? Cuéntanos en los comentarios. Y recuerda, no hables con la chusma.

 

 

Seguir leyendo