*

Radiografía de la Exclamación de Athena, el ataque definitivo

11 OCT 2017 / Anime

Radiografía de la Exclamación de Athena, el ataque definitivo

La suma del máximo poder de tres caballeros dorados, enfocados en un solo punto. La técnica más cruel de la serie, prohibida por Athena desde la era del mito.


Saga, Shura y Camus sabían de antemano que la Casa de Virgo implicaría el principal obstáculo frente a sus intenciones. Habían logrado sortear con relativa facilidad la primera mitad del santuario, superando la resistencia de Mu de Aries e incluso engañando a Aioria de Leo. Sin embargo, el templo de la virgen suponía un desafío mayor: los esperaba el hombre más cercano a Dios.

Rápidamente sus sospechas se hicieron realidad. El guardián de la Casa de Virgo no sólo descubrió sus disfracias, sino que también acabó sin despeinarse con el resto de los espectros que acompañaba al trío de “rebeldes”. Shaka, no obstante, parecía entender los motivos de los caballeros, no los creía capaces de darle la espalda a su diosa. Intentó hablar con ellos, esquivarle a la batalla. No hubo caso.

Minutos después El Tesoro del Cielo se adueñó de la escena. Shaka, quien ya se había presentado como un rival prácticamente imbatible en la saga de las 12 casas, confirmó todo su poderío controlando a tres de los santos más poderosos sin mayor esfuerzo. Sin embargo, pese a privarlos de sus sentidos y dejarlos al borde de la muerte, no asestó el golpe final. Por el contrario: los invitó a que lo matasen. ¿La condición? Que liberaran la Exclamación de Athena.

Considerada como la técnica más letal que conocen los caballeros dorados, pudiendo aplicarse sólo cuando tres de ellos unen sus cosmos elevados al máximo nivel, su poder sólo es comparable al “Big Bang” que creó el universo. Ésa es la Exclamación de Athena, el ataque definitivo. Uno tan destructivo que incluso la propia diosa lo prohibió desde la era del mito.

Pese a que era la única manera de superar el espacio de “la verdad universal” creado por El Tesoro del Cielo, evitando todo ataque y defensa de los contendientes, los moribundos caballeros negaban a toda costa la Exclamación de Athena. Sabían que pasar por alto la histórica orden de Athena los convertiría en unos verdaderos traidores. Pero no había otra salida.

Justo cuando se debatían entre la vida y la muerte, ad portas de perder su último sentido, Géminis, Capricornio y Acuario decidieron formar la tan temida trinidad. Así, en la novena ova de La saga de Hades, vio la luz por primera vez La Exclamación de Athena. La terrible explosión, como se esperaba, acabó con Shaka.

La colisión dorada

De vuelta a la Casa de Virgo tras el asesinato de su guardián en la sala de los árboles gemelos, los “rebeldes” debieron enfrentar la furia del resto de los caballeros dorados. Aioria y Milo lideraron el contraataque. Pero los golpes finales del león no pudieron con la voluntad del trío de santos revividos por Hades. Tampoco la Aguja Escarlata surtió efecto.

El escenario se tornó aún peor: ante la sorpresa de todos los presentes, Saga, Shura y Camus volvieron a tomar posición para ejecutar La Exclamación de Athena. Ya no les importaba lo que se dijera de ellos, no existía ese dilema moral: la habían utilizado minutos antes y sabían que era su única opción.

Pero esta vez se olvidaron de algo: del lado contrario también había tres caballeros dorados. Obligados por la extrema situación, Mu de Aries, Aioria de Leo y Milo de Escorpio decidieron combatir la Exclamación de Athena con una versión propia.

El choque de explosiones prometía acabar totalmente con el santuario, pero gracias a la arriesgada jugada de Seiya, Shun, Hyoga y Shiryu, lograron arrojar la energía acumulada al cielo.

El lienzo perdido

En el spin-off de Saint Seiya, el Lost Canvas, también se pudo apreciar la letal técnica prohibida por Athena. Sin embargo, en este caso se utilizó para permitir el avance de los caballeros por la Puerta al lienzo perdido, por lo que los santos no dudaron.

Tras su derrota frente a Sisyphus de Sagitario, el espectro de la Esfinge, Pharaoh, hechizó la Puerta al lienzo perdido, evitando que Shion de Aries, Regulus de Leo y el propio Sagitario pudiesen atravesarla.

La única manera de hacerlo era destruir el paso, por lo que Shion propone realizar la Exclamación de Athena. En principio era imposible: Sisyphus se encontraba al borde de la muerte. Pero, tras un esfuerzo final, el guardián de la Casa de Sagitario se levantó por última vez para acompañar a sus compañeros, logrando liderar el ataque y derribar la puerta.

Muere, Loki

El más reciente de los spin-offs, Soul of Gold, también dio vida a la técnica prohibida.

En este segmento, que recorre el camino de los caballeros dorados tras sucumbir en el Muro de los Lamentos, reviviendo en Asgard para combatir contra el dios Loki, fueron Saga de Géminis, Dohko de Libra y Mu de Aries quienes la llevaron a cabo.

Precisamente Loki fue el que recibió la explosión. En el inicio de la cruenta batalla final, el trío de santos debió recurrir al ataque más temible para poder hacerle frente al dios. Sin embargo, pese a que en principio se pensó que había sido eficaz, la técnica fue incapaz de destruir por completo al antagonista, debido a que éste depositó una porción de su alma en su emblemática armadura.

Seguir leyendo