*

Los retiros obligados más inesperados de la WWE

23 OCT 2018 / Wrestling

Los retiros obligados más inesperados de la WWE

Lesiones, enfermedades y malos movimientos han sido los causantes de la salida repentina de muchos luchadores del ring de la WWE.

Si bien ni él, ni la WWE ni mucho menos sus fanáticos lo están llamando un retiro, el anuncio de anoche de Roman Reigns de alejarse de los rings de la WWE para tratar su diagnóstico de leucemia ha impactado a todo el mundo de la lucha libre. Y es que a diferencia de una lesión, no hay certeza de cuánto tiempo estará fuera del cuadrilátero, sobre todo cuando se trata más ie de una decisión personal para atacar a la enfermedad que lo volvió a atacar.

Pero sea un retiro o no, es indudable que lo que ocurrió anoche en RAW nos trajo recuerdos de otros momentos de retiros inesperados, de anuncios repentinos de luchadores que, aun cuando tenían mucho que entregar, tuvieron que dar un paso al costado y dejar el ring de la WWE. Si bien las lesiones son casi siempre el principal motivo del retiro de un luchador, cuando estos ocurren en la cima de la popularidad de un personaje y cuando tiene que irse antes de los 40, claramente es un golpe que no todos están dispuestos a enfrentar.

Rick Rude

Una de las historias más tristes de los 90 fue la de Rick Rude, estrella de la WWE y la WCW, quien sufrió una lesión en la espalda que lo obligó a retirarse de la actividad cuando tenía solo 35 años, producto de una lesión en la espalda provocada por Sting. Rude era una de las personalidades más chispeantes en el ring, trayendo éxito a todas las promociones donde estaba. Lamentablemente y a pesar de que intentó regresar a la lucha en 1997, los dolores de sus lesiones pudieron más y terminó falleciendo producto de una sobredosis cuando solo tenía 40 años.

Stone Cold Steve Austin

Si bien no se trató de un retiro inesperado, la carrera de Stone Cold si se vio cortada por una lesión provocada por Owen Hart en el Summerslam del 97. Una mala maniobra le produjo una lesión en el cuello que casi le cuesta la carrera y que de haber ocurrido hoy, probablemente le haya significado irse de la lucha como medida de precaución. De todas formas, Stone Cold no pudo más, y entre el cuello y su rodillas, se despidió del ring cuando solo tenía 38 años.

Edge

Sin duda que uno de los retiros televisados más emotivos e inesperados de la industria de la lucha libre ocurrió el año 2011 cuando Edge, la superestrella categoría R, reveló que una lesión al cuello ocurrida el año 2003 estaba teniendo secuelas en su cuerpo, por lo que los doctores le obligaron a retirarse de la actividad del ring. Por supuesto que ni Edge ni los fans estaban contentos, aunque el múltiple campeón canadiense reveló que desde hace tiempo sabía que tras su lesión al cuello, todo el tiempo que le quedaba por luchar era tiempo prestado.

El retiro de Edge fue además el plano para realizar los próximos discursos de estrellas a las que les tocaría retirarse de la actividad en edades aun más tempranas.

Corey Graves

Corey Graves se perfilaba como una de las grandes estrellas para la WWE. La estrella de NXT había sido campeón en parejas junto a Neville, pero una serie de contusiones cerebrales motivaron a su retiro, cuando tenía tan solo 30 años de edad.

Por fortuna para Graves, siguió vinculado a la WWE, primero como parte de los pre-shows, luego como comentarista de NXT y ahora como parte del panel estable de comentaristas de la WWE, lo que demuestra que la compañía tenía grandes planes para el tatuado luchador.

Tyson Kidd

El esposo de Natalya y amante de los gatitos, Tyson Kidd, sufrió una terrible lesión en un dark match contra Samoa Joe, cuyo resultado terminó en su retiro inmediato de la actividad de la lucha. A pesar de que se le ha visto en Total Divas y como productor de la WWE, su carrera terminó cortada de una.

AJ Lee

A pesar de que por mucho tiempo se pensó que AJ Lee se alejó de la WWE luego de que su pareja CM Punk decidiera renunciar a la compañía por sus problemas con la jefatura, en su último libro la luchadora reveló que en realidad tenía una lesión en la espina dorsal que la obligó a retirarse no solo de la WWE, sino que de la lucha libre por completo, cuando solo tenía 28 años.

Paige

El 7 de abril de 2014, en el RAW del día después de Wrestlemania, Paige llegaba al roster principal de la WWE para retar por el título a AJ Lee, en una sorpresiva pelea en donde la inglesa logró derrotar a la hasta ese entonces imbatible reina de la Divas.

Cuatro años más tarde, en la misma instancia, el RAW después de Wrestlemania, Paige anunciaba su retiro de la competencia por lesiones al cuello que ya la habían mantenido fuera del ring por más de un año y que volvieron tras una mala maniobra de Sasha Banks. Ahora Paige es parte de la gerencia de Smackdown, pero su retiro del ring fue demasiado temprano, sobre todo después de haber tenido que esperar tanto tiempo para volver.

Daniel Bryan

Dejamos para el final la historia de esperanza y la más inspiradora de todas. El 2016, Daniel Bryan anunciaba su retiro de las competencias de lucha debido a sus constantes lesiones provocadas por su estilo de pelea tan peligroso. Una decisión con la que el nunca estuvo de acuerdo, y de hecho, convirtió en una lucha constante para que los doctores de la compañía le permitieran volver al ring, ya fuese dentro o fuera de la WWE.

Un año y medio más tarde ocurría el milagro:

El regreso de Bryan al ring es quizás la historia principal que dice que nunca hay que darse por vencido y es la que mantendrá motivado a Roman Reigns y a futuros lesionados para que el retiro sea solo un estado temporal.

Seguir leyendo