*

Review | Days Gone y un mundo post-apocalíptico que cumple pero no sobresale

26 ABR 2019 / Reseñas

Review | Days Gone y un mundo post-apocalíptico que cumple pero no sobresale

Una historia bien construida que a ratos se ve afectada por misiones que se sienten repetitivas después de un tiempo.


Hoy fue lanzado Days Gone, juego exclusivo de Playstation 4, que fue anunciado en 2016 y es uno de los grandes títulos que tendrá la consola durante este 2019.

Days Gone nos plantea en un mundo post-apocalíptico, el cual se encuentra plagado de Freakers, humanos y bestias que fueron víctimas de una infección y se transformaron en algo muy similar a los zombies.

La trama del juego, sin duda toma elementos de otros juegos, como es el caso de The Last of Us, aunque en esta ocasión, nos presenta un mundo abierto que podemos explorar a libertad, y con variadas misiones a realizar. 

En primera instancia la historia atrapa al jugador con la historia de Deacon St. John, el protagonista que debe sobrevivir en este mundo realizando diferentes trabajos para los campamentos de sobrevivientes, cada uno con sus facetas positivas y negativas.

Aunque el personaje es una especie de caza-recompensas, motorista con pinta de rudo, a medida que avanza la historia se muestra como en realidad es una persona demasiado buena para este mundo.

Para desarrollarse, el juego cuenta con varias líneas de historia que podemos ir desarrollando de forma simultánea a nuestro gusto (hasta cierto punto), esto sin duda es un elemento a favor pero que se ve afectado por una serie de elementos.

¿Moto o Viaje Rápido?

Gran parte del juego lo pasaremos sobre una motocicleta, la cual podremos ir mejorando y deberemos estar constantemente pendientes del combustible, así como de realizar las reparaciones necesarias para no quedar tirados.

Aunque el mapa es bastante grande, al recorrerlo en moto, varias partes se sienten un tanto vacías, sobre todo cuando viajamos de día, ocasión en que incluso encontramos pocos enemigos, ya que la mayoría de los freakers aparecen de noche.

Ante esto el juego también cuenta con la opción del viaje rápido, la cual pierde atractivo dado que en un juego de supervivencia siempre es mejor ir recorriendo el lugar, para que de verdad exista un peligro latente. Cabe mencionar, que utilizar el viaje rápido es necesario tener el camino al lugar sin peligros, habiendo destruido los nidos de freakers que se encuentren en el camino.

Por esto, es que gran parte del juego lo pasaremos sobre la motocicleta, sin ni siquiera pelear con enemigos, simplemente conduciendo de un lugar a otro para completar una misión y luego regresando, y peleando sólo cuando es necesario.

Esto vuelve el juego un tanto repetitivo, y en el cual la libertad de movimiento no aporta mucho más, ya que fuera de las misiones hay poco que hacer. Destruir nidos, recolectar plantas, cazar, son algunos de los elementos disponibles en Days Gone, pero que la verdad no tienen tanto atractivo como para dedicarte una tarde a esto por sobre la historia.

¿Y las Hordas?

Según se mostraba en los adelantos de Days Gone estaríamos enfrentándonos a hordas de zombies que nos perseguirían e intentarían acabar con nosotros, obligándonos a correr por nuestras vidas, la verdad es que para encontrarte con estas deberás pasar bastante rato jugando y gran parte del comienzo del juego, sólo enfrentarás grupos de a lo más 10 zombies. 

Dejando de lado los zombies, se encuentran los ‘Reapers’ humanos que han perdido la cordura y que tienen campamentos en el mundo, siendo mucho más divertidos de atacar con la posibilidad de quitarles sus armas e implementos.

Algo que hay que comentar, aunque poca importancia tiene antes del lanzamiento, es que el juego tuvo varias actualizaciones antes de salir oficialmente, las cuales lo han ido mejorando considerablemente, ya que antes de estas los bugs y las caídas de frames -en la PS4 normal- eran algo demasiado habitual, destruyendo en gran parte la experiencia.

Con las actualizaciones ha mejorado, aunque no descartaría del todo su aparición, es más acá tienes una imagen con un poblado flotando en el cielo en vez de estar a nivel de tierra.

Finalmente Days Gone, prometía mucho, pero una vez lanzado, no se siente que vaya a marcar un hito en el género en cuanto a jugabilidad, exploración o supervivencia. En cuanto a la historia, esta se encuentra bien construida, y se desarrolla de buena manera con recuerdos del pasado y nuevos sucesos, los que mantienen atrapado al jugador, pero el juego finalmente genera la duda de si ¿Es necesario que todos los juegos tengan enormes mundos abiertos? 

 

Seguir leyendo