*

Review | Dishonored: Death of the Outsider un digno final

3 OCT 2017 / Videojuegos

Review | Dishonored: Death of the Outsider un digno final

Una expansión que sirve de final para una de las grandes sagas del último tiempo y que a pesar de su corta duración tiene toda la magia de sus predecesores.

Para hablar de Death of The Outsider el epílogo de la saga Dishonored es necesario hablar de las primeras entregas del título. Comenzando en octubre de 2012, Dishonored nos sumergía en un mundo steampunk, en el cual controlábamos a Corvo, quien es acusado del asesinato de la emperatriz.

El juego plantea un viaje en busca de limpiar su nombre y a la vez salvar a la hija de la emperatriz. Con un estilo en primera persona y poderes sobrenaturales entregados por el llamado The Outsider, emprendemos una aventura que maravilló a miles a lo largo del mundo.

The Outsider, ha estado presente desde el comienzo de la entrega, en la segunda parte conocemos parte de su historia, es así como llegamos a este epílogo de la saga, donde controlamos a Billie Lurk, que tiene un objetivo: asesinarlo.

Comenzando el juego Billie rescata a su antiguo maestro Daud, quien la guía en esta misión para acabar con este ente. Poco después The Outsider le entrega poderes sobrenaturales a Billie, similares a los que posee Corvo en los juegos anteriores.

Death of The Outsider resulta atractivo para quienes han seguido la saga desde sus inicios. La historia nos presenta una conclusión para los poderes que nos acompañaron a lo largo de la saga.

En cuanto a la jugabilidad, esta se mantiene muy similar a los juegos anteriores, con diferentes habilidades que nos permiten pasar los niveles de la forma que más nos acomode. Si has jugado los otros juegos no te resultará difícil acostumbrarte a los controles, así como al formato de juego.

Quizás un elemento que hay que tener en cuenta, es que a pesar de que no necesitas tener Dishonored 2 para jugar Death of The Outsider, este juego no deja de ser una expansión, por lo que no contará con el tiempo de juego ni con la profundidad que tiene un juego completo.

El juego cuenta con 5 misiones, y una serie de side-quest en cada una de estas, pero lo central son 5 misiones que dependiendo de como juegues será la duración que estas tendrán.

A lo largo de esta expansión vamos conociendo más acerca del pasado de The Outsider y todo el culto que está tras su creación, lo que vuelve la historia en algo bastante interesante a pesar de su corta duración.

En cuanto a los gráficos, mantiene el mismo diseño que sus predecesores, es así que si te gustaron como lucían los juegos anteriores, es probable que también te guste este.

Desde varios balcones para pasar desapercibido, a las estrechas calles y escaleras, todo se mantiene en línea con lo que la saga ha presentado a lo largo de los años.

Matarlos a todos o dejarlos vivir

A diferencia de los juegos anteriores donde los principales objetivos eran personas a quienes debíamos acabar, en esta expansión la mayoría de las misiones girarán en relación a objetos e información, por lo que podemos pasarlas sin derramar sangre.

Si decides ir por la vía silencia lo más probable es que el juego se te alargue bastante, por otro lado si escoges la vía de la violencia puedes avanzar mucho más rápido, siempre y cuando no pierdas la vida en el intento. Al final del días lo mejor es ir variando como enfrentas la misión dependiendo de la situación. 

Al final del día, Death of The Outsider, buen cierre para la saga, aunque quizás pudo tener una mayor duración. La historia es bastante buena y quizás se pudo desarrollar más, pero considerando que el juego es sólo un epílogo de Dishonored y una expansión de Dishonored 2, este está bien.

Si jugaste los títulos anteriores este es el cierre que necesitas, mientras que si quieres comenzar a jugar Dishonored, lo mejor es que pases y vayas por la primera entrega, porque a pesar de que es probable que disfrutes la jugabilidad, no disfrutarás la historia en su totalidad.

Seguir leyendo