Mouse

Review | Dragon Ball FighterZ, un juego para todos

Análisis realizado por Felipe Rojas y Claudio Portilla.

2018 parece ser un buen año para los videojuegos. Monster Hunter: World, Dissidia: Final Fantasy, Shadow of the Colossus, Ni no Kuni 2: Revenant Kingdom y Dragon Ball FighterZ son parte de este inicio recargado. Precisamente de este último juego es que en Mouse te queremos hablar.

Lanzado el pasado viernes 26 de enero para PS4, Xbox One y Steam, Dragon Ball FighterZ viene a romper con la constante de los últimos videojuegos de la franquicia, llevando el combate al 2D (específicamente 2.5D).

Pantalla de inicio de Dragon Ball FighterZ

Distribuido por BandaiNamco y desarrollado por Arc System Works, DBFZ toma elementos de videojuegos de peleas emblemas de esta última empresa, como BlazBlue y Guilty Gear; añade también detalles de títulos como Ultimate Marvel vs Capcom 3; y complementa con mecánicas nuevas, adaptadas del popular animé, como la teletransportación.

Por tanto, con los elementos anteriormente mencionados, te advertimos: no esperes un juego bajo las lógicas de Budokai Tenkaichi, Raging Blast o Xenoverse. Este videojuego está al nivel de Mortal Kombat, Street Fighter, Tekken, The King Of Fighters y otros afines. Su lógica radica en el clásico combate con reglas, barras de poder y tiempo. De hecho, no sería descabellado verlo en una próxima edición del EVO (algo que sabremos el próximo 6 de febrero, día en que se confirmará el lineup del evento).

Y bueno, vamos a lo que importa: el análisis del juego.

Gráficos

Desde que se conoció la idea de Arc System Works en sus adelantos, con un Dragon Ball en formato de peleas clásico, lo que más llamó la atención fue lo fiel que era su apartado visual en relación a la serie animada, destacando el uso del motor gráfico Unreal Engine.

Androide 18 siempre en el corazón.

Con la llegada del videojuego completo esto se potenció: las cinemáticas previas a las peleas; los escenarios y las opciones que estos ofrecen, como la destrucción o el cambio de zona; los finales destructivos e inicios-finales dramáticos; todo esto, sumado a un acabado perfecto de los personajes, hacen sentir que uno está jugando dentro de la misma serie, a diferencia de otros videojuegos de Dragon Ball que tiene un acabado algo distinto respecto al dibujo del anime.

Retomando los inicios y finales dramáticos es que queremos hacer un hincapié. ¿Eres de los que no olvida el momento cuando Freezer mató a Krilin? Es posible revivir esa instancia clave y otras del animé gracias a esto.

Además en los supers las barras de poder y energía pasan a un segundo plano, dándole todo el protagonismo al peleador en ese momento.

Mecánicas

Algo común en los videojuegos de peleas realizados por Arc System Works es el gran trabajo que hay tras sus mecánicas. En Dragon Ball FighterZ se siente eso, con muchos elementos tomados de BlazBlue y Guilty Gear, sumándole otros aspectos de Ultimate Marvel vs Capcom 3, como ya mencionamos en el inicio de esta reseña.

Considerando estos tres títulos, hay algo que los une en DBFZ: la disposición de golpes (débil, medio, fuerte y especial) y el empleo de súper poderes que se realizan tras llenar una barra de energía, los cuáles pueden ser individuales o asistidos. Además, se mantiene el sistema de recuperaciones, asistencias, saltos, barridas y bloqueos.

Sin embargo, dada la naturaleza de Dragon Ball, hay movimientos especiales que solo se dan dentro de este universo y que los desarrolladores debían considerar sí o sí para el caso.

Un golpe fuerte bien encajado (○ en PS4 o B en Xbox) o un superpoder pueden terminar en destrucción de proporciones.

La teletransportación, el aumento del ki, la arremetida de dragón y la súper barrida, que simula el vuelo de los peleadores, son parte de las nuevas inclusiones de Arc System Works respecto de sus anteriores títulos de pelea.

Una de las características llamativas es la presencia del “auto-combo” (presente en otros títulos de Arc System Works como Under Night In-Birth), que facilita conectar combinaciones de golpes presionando un solo botón, pero que -mucho ojo- no te garantiza efectividad total al enfrentar un enemigo. Esto puede ser un punto negativo (pero que radica en el jugador y no en el juego), ya que puede perderse la noción del timing y, por tanto, de la lógica de un videojuego de peleas clásico (en donde el “masheo” solo termina dañando tu joystick).

Plantilla de luchadores

Dragon Ball FighterZ cuenta con 21 peleadores, aunque para quienes preordenaron el juego en digital o lo compraron en su “edición día uno” dispondrán de dos luchadores más: Goku y Vegeta en sus transformaciones SSB. Si bien está lejos de títulos como Budokai Tenkaichi y sus sucesores en número a escoger, la cantidad para un juego de peleas clásico está más que bien.

¿Falta alguien? Dinos qué luchador debería estar en los comentarios de la nota.

La mayoría la plantilla se concentra en Dragon Ball Z, incluyendo a otros personajes como Bills, Black Goku y Hit.

Si bien se anunció contenido de pago desde un principio, el cual incluiría 8 personajes más, puedes desbloquear a los dos mencionados previamente, como también a Androide 21.

Dentro de los disponibles encontramos peleadores con fuerzas dispares si nos remontamos a la serie, pero que en el juego no se sienten tan desnivelados. Es posible complicar a un Gokú SSB o a Bills con Yamcha, Nappa o el Capitán Ginyu sin problemas. La gracia acá radica en saber sacarle todo el partido a un personaje (para los que recién conocen la senda de Arc System Works puede no parecer lógico) y no en su nivel de poder ajustado a la historia original. Por tanto, se agradece lo balanceado del título.

Modos de juego

A diferencia de otros videojuegos de pelea clásicos que presentan un menú simple y estructurado, Dragon Ball FighterZ da la bienvenida a los jugadores con un lobby que permite hasta 60 jugadores. A continuación, un paseo por las distintas modalidades que ofrece el título.

De ellas destacan Arcade, el cual presenta diferencias estructurales a lo lineal de otros videojuegos de pelea y ofrece tres modos; práctica; tienda, en donde, con dinero del mismo juego, se consiguen aspectos de personalización de luchadores; marcadores; historia; combate local, para jugar contra la CPU o amigos; y partida mundial, que en otras palabras es el modo online.

Online

Una constante de los primeros días de funcionamiento de un videojuego en su apartado online es su inestabilidad y los problemas que presenta al momento de emparejar partidas.

Al respecto, Dragon Ball FighterZ venía de una mancha previa: su fallida beta abierta a mediados de enero, en donde era imposible siquiera conectarse y que por ello BandaiNamco tuvo que crear una nueva instancia de prueba.

Sin embargo con el juego lanzado en su versión completa no sentimos problemas a la hora de jugar en línea con otros usuarios. Considerando que para el testeo usamos conexión por cable, los problemas de lag fueron pocos y solo una vez se cayó el juego durante un combate. Más inestabilidad pareciera presentar en el lobby, en donde más de alguna vez nos sacó el juego, pidiéndonos realizar todo el protocolo de elección de zona y sala.

A continuación una pelea online al mejor de tres combates que tuvimos con un usuario en PlayStation 4.

Dicho todo lo anterior, nos falta una arista no menor en Dragon Ball: la historia que ofrece FighterZ. A continuación profundizamos en ella.

Una historia que carece de dificultad

Uno de los elementos centrales del modo historia de Dragon Ball FighterZ, es que nos saca del clásico estilo que tienen la mayoría de los juegos de pelea y le suma un toque de rol y estrategia a las pantallas entre combates.

Tras hablar con el NPC encargado del modo en el Lobby es que nos encontramos con tres arcos disponibles, dos de los cuales se encuentran bloqueados y que se habilitan al acabar los anteriores.

El primero es Super Warrior Arc, el cual nos pone en la piel de Gokú y Krilin y que nos entrega el marco general de la historia en Dragon Ball FighterZ.

Tras seleccionar uno de los arcos y pasar las cinemáticas que nos cuentan de qué va la historia, es que vemos un mapa con diferentes escenarios. Varios de estos cuentan con el rostro de un enemigo al que tendríamos que enfrentar y una simbología que nos dice de qué va cada mapa. Estos pueden ser tutorial, rescate o el jefe final.

La mayoría de los combates además nos entregarán diferentes recompensas que nos permitirán ir aumentando el poder de nuestro equipo. El modo nos permite equipar hasta 3 objetos los cuales pueden aumentar el daño de los ataques físicos, de los ataques especiales o subir la defensa, entre otras opciones.

Como si se tratara de un RPG, en este mapa el jugador puede moverse sólo a los escenarios adyacentes y cuenta con un número limitado de movimientos, por lo que debe pensar bien entre cuales desplazarse para de llegar al jefe del escenario y a la vez obtener la mayor cantidad de ítems posibles.

Uno de los puntos novedosos del modo historia es que se suma al jugador como un personaje más en la historia. Según nos enteramos en los primeros minutos de juego, el alma del jugador termina en el cuerpo de Gokú, quien no puede utilizar todo su poder a menos que deje que el jugador lo controle.

Junto con lo anterior, una serie de clones han aparecido a lo largo del mundo generando caos y destrucción. Pero no sólo esto, ya que además Freezer, Cell, las fuerzas Ginyu y hasta Nappa han revivido.

Aunque la historia se muestra bastante interesante, en el primer acto sólo conocemos una parte de esta. Esto ya que el segundo arco nos pone en la piel de los villanos, complementando lo conocido con su versión de los hechos.

Ya en el tercer arco jugamos la parte de los androides descubriendo los últimos detalles de la historia.

La inclusión de Androide 21 es uno de los elementos más atractivos de este modo, quien se integra de forma perfecta al universo de Dragon Ball.

Uno de los puntos que a algunos puede molestar es que se encuentra plagado de cinemáticas, por lo que a ratos parece más que estamos viendo una película o el anime de Dragon Ball Super a que jugando un videojuego.

En cuanto a la línea temporal en que se ubica esta historia, los hechos de Dragon Ball FighterZ ocurren poco después del torneo contra el Universo 6, por lo que a vemos varias referencias a lo ocurrido a lo largo de Dragon Ball Super.

Es así como vemos a Freezer hablando sobre la marcha que debía soportar día a día en el infierno o a Bills y Whis visitando a Bulma por comida, hay varios elementos del modo historia que disfrutaran quienes siguen el anime.

Si cinemáticas le sobran, el modo historia tiene algo que definitivamente le falta: dificultad. Los diferentes arcos argumentales carecen de desafíos reales y cualquier jugador con una habilidad media lo pasará sin ningún tipo de problema, incluso sacando “perfect” en varios combates.

Dado lo anterior, el modo historia se podría resumir en alrededor de 10 horas, donde pasas la mayor parte del tiempo viendo cinemáticas para luego tener un combate donde acabarás a tu enemigo sin problemas.

Tanta es la facilidad que el “nivel” que vas subiendo en los diferentes personajes, a medida que vas combatiendo, se vuelve algo totalmente irrelevante, ya que con facilidad puedes enfrentar un enemigo con 15 o 20 niveles más que tú. Esto destruye el modo historia, ya que se vuelve aburrido al no presentar ningún desafío.

Audio

Lo primero a destacar y que para algunos puede ser triste: Dragon Ball FighterZ solo trae voces de personajes en japonés e inglés. Si quisiste escuchar al Gokú de antaño con la voz de Mario Castañeda, tendrás que poner un video de YouTube y escucharlo. De otra forma, imposible.

Por otra parte, uno de los puntos más altos del juego son sus efectos de sonido, los cuales potencian sustancialmente esa sensación de difuso límite entre la serie y un juego, pues son en su mayoría los mismos del anime. Eso sí, la música del videojuego pasa a un segundo plano, ya que, en una configuración sin modificaciones, los efectos de sonido están en un volumen alto, llevándose todo el protagonismo.

El único punto bajo de la música es la cortina de versus, poco trascendente y que no genera ambiente previo al combate. Tekken 6, Ultimate Mortal Kombat 3, Marvel vs Capcom (por mencionar algunos) te predisponen a un enfrentamiento y aquí Dragon Ball FighterZ quedó flojo.

Tampoco es tan terrible la música, pero esperábamos algo mejor.

Al igual que en otros juegos de Arc System, acá puedes escoger la música para tu escenario.

Conclusión

Retomando y remarcando que este videojuego debe ser evaluado en relación a otros de pelea clásicos y no a títulos como Budokai Tenkaichi o Xenoverse, podemos afirmar que Dragon Ball FighterZ cumple en gran nivel.

Las referencias a la serie animada están muy bien logradas y sus gráficos realmente te transportan al anime.

La plantilla de personajes se siente nivelada, tanto que peleadores como Yamcha son muy útiles y no se sienten tediosos a la hora de usarlos.

Si bien para algunos la inclusión de auto-combos puede ser molesta, da la impresión de que, sobre todo tras unas horas de juego en el modo online, DBFZ más que un videojuego bien hecho es un título transversal: despierta interés tanto en el jugador casual que quiere pasar un rato con sus amigos como en el que juega a nivel más competitivo. Es, realmente, un juego para todos.

Probablemente esta misma búsqueda de salir del videojuego de nicho, como BlazBlue, a otro más masivo hizo que la dificultad del modo historia fuera baja, pero basta con jugar Arcade en dificultad difícil para ver que el asunto cambia radicalmente.

¿Gohan se compró una isla o es que se vendrá un nuevo modo en Dragon Ball FighterZ?

Lo interesante de esta nueva incursión 2.5D de Dragon Ball es que demuestra que el estilo y, si se puede llamar así, el molde que Arc System Works emplea a sus videojuegos de pelea es exportable a muchas otras franquicias. Por ejemplo, sería interesante ver un videojuego de Hunter x Hunter bajo esta misma lógica (algo que sólo ha podido realizarse gracias a plataformas como Mugen).

Por su ligero tamaño, que no supera los 5 GB, hubiese sido interesante ver una versión en PSVita, considerando los ports bien acabados de BlazBlue Continuum Shift Extend y Chronophantasma Extend. Por lo mismo, no sería extraño que anunciaran pronto una versión para Nintendo Switch.

Si ya comenzaste a jugar Dragon Ball FighterZ o piensas adquirirlo a la brevedad, te recomendamos seguir el grupo de Facebook Dragon Ball FighterZ Chile. Pese a ser una comunidad nueva, debido a ser un videojuego reciente y punto de partida de la franquicia respecto de un estilo, se mantiene con gran actividad. Análisis de combos, partidas online, información de lo último del título y más, la puedes encontrar ahí, como también en nuestro sitio (por supuesto).

Ahora, ¡a prepararse para la Chile Cup de F2G!