*

Review | La cabalgata deportiva de Mario Sports Superstars

6 ABR 2017 / Videojuegos

Review | La cabalgata deportiva de Mario Sports Superstars

Cinco deportes en un solo juego pueden parecer un buen pack para los fanáticos de Mario pero ¿realmente vale la pena correr en este pentatlón?

Es increíble la cantidad de deportes en las que el fontanero italiano más famoso de los videojuegos ha participado desde el inicio de su carrera. Los habitantes del Reino Champiñón al parecer tienen mucho tiempo libre entre ataque y ataque de Bowser, lo que ha quedado demostrado en varias decenas de juegos deportivos en la línea de Mario en las últimas décadas.

En ese sentido, Mario Sports Superstars para 3DS es una especie de “grandes éxitos” en lo que a videojuegos de Mario se refiere. Son cinco deportes contenidos en un solo cartucho: fútbol, golf, tenis, beisbol y, quizás el más raro de todos, equitación, ya que es único de los cinco que no ha tenido su juego basado en su disciplina por separado.

En el papel suena como un buen negocio. El título fue desarrollador por Camelot, los mismos que han estado haciendo las series de Mario Tennis y Mario Golf, por lo que además, sabemos que hay trayectoria de parte de los creadores del juego en juegos competitivos.

¿Pero basta todo esto para tener un hit? Por desgracia no, y Mario Sports Superstar cae en alguno de los pecados que hacen que el juego no sea tan indispensable como debería haber sido.

La mejor definición para el contenido de este juego es “un mar de deportes con un centímetro de profundidad“. Es decir, las cosas que se pueden hacer dentro de cada disciplina incluida están bastante limitadas por los modos de juego. Se pueden jugar torneos de un jugador, exhibiciones y el modo multijugador para enfrentarse con otros de manera local u online.

Y listo. Nada más. Ya sea contra la computadora o contra otro humano, solo estarás jugando y jugando y jugando y jugando partidos sin parar hasta aburrirte, cambiar de deporte y volver a repetir. No hay un esfuerzo que te lleve a dominar todos los juegos, simplemente eliges el que más te gusta y lo juegas hasta que tengas algo mejor que hacer. Nada, por ejemplo, me obligaba a probar el juego de beisbol, deporte que detesto en la vida real pero que tuve que probar solo para ustedes (spoilers: sigue siendo fome).

Los juegos en si son lo que uno podría esperar de cualquier título de Nintendo: reglas de deportes conocidos pero con controles simples y más de alguna regla media inventada para hacerlo todo mucho más imaginario.

El Tennis y el Golf son exactamente iguales a como se juega el Mario Tennis y el Mario Golf que ya salieron para 3DS. Son hechos por la misma empresa, así que es obvio, pero si bien el juego es igual, la cantidad de contenido está reducida, es casi como si fueran demos extendidas.

Del beisbol no quiero hablar mucho porque me aburre, en serio. No más beisbol en la vida. Solo fue divertido cuando jugabas en la Wii y sería. Pero si te gusta, supongo que lo pasarás bien haciendo fouls y tratando de hacer lanzamientos y todo eso.

Ahora viene un deporte de verdad: el fútbol. Una de las características de esta versión del juego es que se juega con equipos de 11 contra 11 en un estadio que es algo pequeño y con escuadras que poseen dos personajes principales y 9 de relleno.

Me recuerda mucho al Super Sidekicks, donde podías tener la pelota yendo de pase en pase, pero al final había que pasársela al jugador “Ace” para poder finiquitar. Acá es lo mismo, el juego se reduce a pasarle la pelota a alguno de los dos jugadores estrella, hacer su lanzamiento especial y ganar. Es entretenido, pero de nuevo, quizás es demasiado simple y no tan entretenido como lo fue Mario Strikers hace algunos años.

Finalmente llegamos al juego estrella, el más extraño y el más llamativo. Mi teoría es que Camelot pidió hacer un juego de equitación y Nintendo les dijo “OK, pero con la condición de que lo acompañes con otros cuatro juegos de deportes”.

Y así nació el juego de equitación, el único que posee algo más de profundidad, dado que posee un parte de crianza de caballos y otra de carreras. De nuevo, nada acá es demasiado complejo, pero al menos se trató de hacer algo diferente. Mi problema es que las carreras terminan siendo muy fáciles ya que los circuitos son muy cerrados y sus mayores dificultades están en los obstáculos y en aprenderse los turbos.

Así que ahí lo tienen, siento que se trata de un juego que le habría ido mucho mejor en la Wii U o en la Switch, con un enfoque más en el multiplayer local que el resto. Hubiese sido un gran juego de fiesta pero en realidad enfocarlo en jugar en línea no le da mucha cuerda. Si tienes amigos con 3DS que además vayan a comprar el juego, lo recomiendo, de lo contrario, la librería de 3DS tiene muchos mejores juegos para tener antes de esta pentatlón a la que de verdad no dan ganas de seguir después de dos eventos.

Seguir leyendo