*

Review | El sanguinario e irresistible ballet de My Friend Pedro

13 JUL 2019 / Reseñas

Review | El sanguinario e irresistible ballet de My Friend Pedro

Corto, preciso y sin mucho sentido más que la violencia, la última locura publicada por Devolver Digital sacrifica la historia por un festival de puntos.


Uno de mis dichos favoritos dice lo siguiente: el que explica se complica. Y en el mundo de los videojuegos, la llegada de la narrativa como un elemento importante a la hora de construir una obra interactiva es ciertamente un arma de doble filo.

Cuando funciona, una buena narrativa nos puede dar un contexto y hasta una motivación para guiar acciones de personajes que no necesariamente nos representan. Pero cuando sale mal, la discusión sobre la historia termina alejándonos de lo que de verdad importa en un videjuego: si es entretenido.

En ese sentido, My Friend Pedro es una obra que no se complica para nada porque no explica nada. Y lo hace porque no tiene que hacerlo. El título, publicado por la editorial con mejor ojo del mundo independiente, Devolver Digital, es de principio a fin una oda frenética y casi sin pausas a la violencia como la forma más primitiva y efectiva de entretenimiento.

Esto es todo lo que tienes que saber sobre My Friend Pedro antes de jugar: En el juego, asumes el rol de un asesino mudo y sin nombre, quien tiene un amigo llamado Pedro. Pedro es bastante especial ya que es un plátano volador con una personalidad bastante irónica y psicopática, que básicamente te guía en un camino desenfrenado para matar a todos los que están frente a tí. Listo, eso es todo.

En My Friend Pedro matamos por matar y todo el esfuerzo de sus creadores se fue para que esa acción sea lo más entretenida y satisfactoria posible. Bueno, no lo hacemos simplemente por placer sino que para pasar cada uno de los 40 niveles que trae el juego con el mejor puntaje posible. Y es que My Friend Pedro, en ese sentido, tiene mucho más que ver con juegos como Tony Hawk Pro Skater que con otros indies similares como Hotline Miami o el también revisado acá, Katana Zero.

Quien realmente manda acá es el puntaje que al igual que la citada saga del creador del giro de 900 grados, debemos tratar de mantener haciendo la cadena más larga de trucos de manera ininterrumpida. Solo que los trucos en este juego en vez de ser giros de una patineta, generalmente significan volarle los sesos a tus oponentes.

Tu performance en cada nivel será medida por el tiempo en que demoras, la variedad de trucos hechos para matar, el daño que te hayan hecho y por supuesto, que tan largo sea el combo de enemigos eliminados que logres hilar antes de que se acabe el multiplicador. Suena difícil y sí, la cantidad de botones y cosas que tienes que memorizar para jugarlo, sobre todo en la versión de consolas (que es la que probamos) es bastante alta.

Hay botones para moverse, para saltar, para recargar la pistola, para disparar, para evadir a los enemigos, para patear y todo esto mientras maniobramos uno o los dos sticks del control para apuntar una o las dos armas de tu arsenal. Y sí, al comienzo cuesta un poco, pero rápidamente la práctica te hará hacer maniobras tan vistosas como estas:

O como estas:

Todo esto, ayudado por un elemento clave: el control del tiempo. En My Friend Pedro, puedes hacer que el paso del tiempo se haga más lento, tal como en Matrix, con tan solo pulsar el botón. La habilidad es limitada, pero cada vez que matas a un enemigo, la barra se rellena, así que hay mucho tiempo para pasar. Obviamente si quieres tener las primeras posiciones vas a querer usarlo lo menos posible, ya que el reloj de la etapa sigue corriendo, pero si no, bueno, eres libre de usarlo todo para lograr tus objetivos.

En ese sentido, los desarrolladores lograron crear un sistema de juego que es efectivo y que favorece al jugador lo más posible. Te vas a sentir como un superhéroe frente a una serie de personajes que suplican por piedad. Y la calificación final, que no teme en colocarte una calificación baja si cometes muchos errores, será tu principal motivación para repetir una y otra vez los niveles hasta que consigas el puntaje soñado.

Por lo mismo, si bien como juego de disparos My Friend Pedro funciona bien, tampoco es un juego para todos los jugadores, sobre todo a los que no les guste la repetición. La historia, que son los 40 niveles, se pasa fácilmente en una tarde (en menos de 4 horas si es que no te interesa comenzar cada nivel de cero cuando fallas) y después de eso, no hay nada más que hacer que jugar lo mismo con mayor dificultad.

Y el juego tampoco hace mucho como para ofrecer tanta variedad. Las armas van cambiando un par de veces durante el juego, y en total son como cinco ambientes o “mundos” diferentes. Además, el ritmo del juego se va haciendo un poco más lento mientras avanzan los niveles, los que van colocando puzzles y plataformas en lugar de enemigos.

Pero a la larga, y si lo tuyo es la perfección de los niveles, y considerando la portabilidad de la Switch, My Friend Pedro es quizás la mejor traducción de esas escenas ridículas de John Wick o Matrix pero en la palma de tu mano. Aun cuando al final del día tu única motivación para matar sean los puntos y no la historia que, para seguir siendo honestos, no debería importarnos tanto.

Seguir leyendo