*

Review | Pokémon Espada y Escudo: La octava generación llega de la mano de un gran juego

28 NOV 2019 / Videojuegos

Review | Pokémon Espada y Escudo: La octava generación llega de la mano de un gran juego

Un juego que está lejos de ser perfecto, pero que entretiene y entrega horas de diversión.


Pokémon Espada y Escudo finalmente se encuentra disponible para Nintendo Switch, el juego que llegó el pasado 15 de noviembre, es la segunda entrega de la franquicia en llegar a la consola -tras Let’s Go Pikachu/Eevee- y la primera de la línea principal del videjuego.

Desde el día de su lanzamiento es que hemos estado probando este juego, que cautiva con su jugabilidad y que se disfruta en gran medida, aunque presenta algunos elementos que lo dejan bastante lejos de ser la mejor entrega de la franquicia.

Pokémon Espada y Escudo, junto con presentar a la octava generación de Pokémon, trae una nueva dinámica conocida como Dynamax, la cual consiste en criaturas gigantes que podremos utilizar en ciertos combates, y que tiene una vuelta de mano junto con los Pokémon Gigantamax, que aplica el mismo concepto pero además les cambia la forma de estos.

Dejando en el pasado otras mecánicas como los movimientos Z y las mega evoluciones, es que esta mecánica presenta una serie de características como el modificar los ataques del Pokémon en que utilicemos el Dynamax, así como su HP. Además, esta transformación se extiende por sólo tres turnos a diferencias de los ‘mega’ que era durante todo el combate. 

Sin duda uno de los puntos más alto de este juego, es su jugabilidad, la que te mantiene pegado a la consola, siempre con ganas de seguir capturando nuevas criaturas o hacer algunas de las diferentes actividades que presenta el juego.

Es en este ámbito en el que entran la ‘Wild Area’, o Áreas salvaje, un escenario abierto, donde se pueden capturar pokémon, realizar raid (incursiones) e incluso armar el campamento para cocinar o jugar con nuestros Pokémon. La gran cantidad de actividades disponibles en este lugar, es lo que nos invita a pasar mucho tiempo en el juego, ya sea esperando por alguna incursión de un Pokémon en particular o capturando los que van apareciendo.

Ya sea una vez concluida la historia o a mitad de esta, la ‘Wild Area’ siempre es una opción atractiva, que además con sus diferentes climas nos permite ir capturando Pokémon de diferentes tipos.

La polémica Pokedex

Antes de su lanzamiento sin duda uno de los elementos que más generó polémica es el número de Pokémon que incluye el juego. Esto debido a que no cuenta con la Pokedex Nacional, es más muchas de las criaturas ni siquiera están programadas en el juego. Esto provocó el enojo de los fanáticos, quienes cuestionaban que en muchos casos sus criaturas favoritas quedarían fuera de este juego.

En cuanto al Pokedex, este está compuesto por 400 Pokémon, menos de la mitad del total existente, sin embargo, la jugabilidad, junto con las nuevas criaturas hacen que el juego no  se sienta vacío o que faltan Pokémon. Sí, es probable que en algún momento digas “podría sumar tal Pokémon a mi equipo”, y este no esté presente en el juego, pero teniendo en cuenta las criaturas presentes, se siente bastante balanceado.

En este sentido, las formas galar, como el diseño de los nuevos Pokémon, sin duda, como toda nueva generación, le entregan un aire fresco al juego, a lo que hay que sumar una gran cantidad de nuevos movimientos y habilidades.

En la misma línea, el juego ha implementado una serie de nuevas características, siendo la que más destaca, las Raid o Incursiones, en las cuales nos enfrentaremos junto a otros jugadores a diferentes pokémon Dynamax o Gigantamax, con la posibilidad de capturarlas.

Esta es una de las pocas formas de conseguir pokémon con Gigantamax (La otra es a través de evento), ya que las criaturas que capturamos a lo largo del juego sólo podrán hacer Dynamax.

Estas Raid tienen un lado positivo, así como uno negativo, ya que mientras nos permiten jugar con otras personas y tener otro tipo de interacción con el resto de la comunidad, el sistema online es bastante deficiente, siendo casi imposible encontrar gente para realizarlas, distinto es lo que ocurre si agregas a amigos a otras personas con quienes realizarlas.

Estas incursiones tiene diferentes niveles, los cuales se identifican por cantidad de estrellas, por lo que aunque en el inicio del juego podrás hacer algunas acompañados de bots, para el final del juego esto se volverá mucho más complicado y requerirás de otros jugadores.

¿Gráficos?

Quizás un elemento negativo de la Wild Area, son los gráficos, y es que en reiteradas ocasiones veremos aparecer elementos de la nada frente a nosotros. Árboles, entrenadores o incluso Pokémon, irán apareciendo cuando ya estemos bastante cerca de estos, lo que provoca un efecto que si uno está pendiente molesta bastante.

Esto no es un problema de carga, ya que cuando aparece, si retrocedemos un paso, este vuelve a desaparecer, y si avanzamos aparece de nuevo, lo que quiere decir que es un tema de programación.

En esta misma línea, se encuentra el tema de las animaciones, donde en ocasiones podemos ver a un Pokémon como Corviknight, dando vueltas en círculos en el mismo eje luciendo bastante extraño, o cuando subimos una escalera que se paraliza el tiempo, y podemos ver como todo queda detenido mientras estemos esta. Es así como entrenadores que están lanzando su pokébola al aire, pueden quedar con esta flotando de forma indefinida. 

En las animaciones en batalla, sin duda hay casos y casos, con ataques que cuentan con una increíble animación y que da gusto ver, mientras otras dejan mucho que desear, con el personaje sólo realizando un pequeño movimiento en el lugar, lo que en varias ocasiones ni siquiera se condice con el tipo de ataque que está realizando.

 

Historia deficiente hasta llegar al postgame…

Quizás la historia es uno de los elementos más bajos que tiene este juego, una trama con un desarrollo que se iguala a las peores entregas de la franquicia, y que sólo en el postgame, presenta una historia un tanto más interesante.

A lo largo del juego controlaremos a nuestro personaje, quien comienza su aventura para volverse campeón de la región de Galar. Esta aventura la iniciamos junto a Hop, hermano del campeón actual, y quien será nuestro clásico rival. Este personaje, sin duda tiene sus pro y sus contra, siendo quizás la mayor crítica, que es prácticamente idéntico al rival que tenemos en Sun & Moon, Hau (o Tilo si jugaste en español).

A Hop, lo veremos constantemente a lo largo de la historia, desafiándonos a combatir en reiteradas ocasiones, y cuando decimos en reiteradas, quiere decir en MUCHAS ocasiones, ya que antes o después de cada gimnasio nos enfrentaremos con él, ninguna batalla realmente difícil, ni desafiante.

Pero volvamos a la historia, a lo largo de esta principalmente conoceremos la historia de Galar, pero todo de forma muy superficial. Siendo el gran foco del juego será nuestro viaje para derrotar a los diferentes jefes de gimnasio.

Esto sin duda hace que el juego se sienta un tanto débil frente a otras entregas. Por poner un ejemplo el clásico equipo que se pondrá en nuestro camino, en esta ocasión ‘Team Yell’, sólo lo enfrentaremos unas pocas veces, y su impacto en la historia es prácticamente nulo.

El Team Yell, es un grupo de fans de otra de las competidoras, Marnie, y hacen lo posible por boicotear al resto de participantes, pero atrás quedan los grandes objetivos de equipos como el Team Magma, Plasma, o incluso el equipo Rocket -cabe mencionar que hay otro equipo, pero este sólo se muestra en la parte final, y su impacto es aún menor-.

Por otro lado, el villano de esta entrega, no tiene ningún tipo de desarrollo. A pesar de que lo vemos en varias ocasiones y que con facilidad se presume su identidad, no tiene ningún tipo de desarrollo como personaje, sólo dando a conocer sus planes en el arco final del juego, teniendo dos enfrentamientos con él antes de finalizar el título.

Aunque la historia principal se queda un tanto corta, la trama presentada en el postgame, luce mucho más atractiva, con unos villanos claros, y una misión que nos llevará a recorrer Galar una vez más. Este postgame nos llevará a enfrentar a estos nuevos villanos, y que culminará con la captura de uno de los Pokémon legendarios, y un último combate con nuestro rival.

En resumen…

Pokémon Espada y Escudo no es un juego perfecto, y se encuentra bastante lejos de serlo, pero lo que es más importante, es un juego que divierte, un juego que entretiene, y sin duda te mantiene atrapado mientras vas completando el Pokedex, y librando los diferentes combates.

Es un juego que implementa nuevas mecánicas, que puede que no convenzan a todos y que funcionan en diferentes grados, pero que no hacen que el juego pierda su esencia, es decir todos los que disfrutaron de entregas anteriores de la franquicia, disfrutarán de igual manera esta nueva entrega.

Seguir leyendo