*

Review | Sonic Mania: directo en la nostalgia

18 AGO 2017 / Reseñas

Review | Sonic Mania: directo en la nostalgia

El erizo azul vuelve a las consolas en su versión 2D original, en un título que sigue de manera fiel su esencia que lo caracterizó en Sega Genesis.


Desde su primer adelanto, Sonic Mania representaba la vuelta a los orígenes que muchos esperaban. Pero, ¿lograría compenetrarse con los primeros juegos?

Lanzado este 15 de agosto para PlayStation 4, Xbox One y Nintendo Switch (disponible para PC el 29 del mismo mes), Sonic Mania da directo a lo que se requería: un juego de plataformas limpio, sin tanta ornamentación mecánica ni gráfica que ensucia el resultado final, como pasó con Sonic 4.

Cabe destacar que este nuevo juego llega de la mano de Christian Whitehead, un desarrollador independiente australiano quien estuvo tras los relanzamientos de Sonic the hedgehog, CD y 2 para nuevas plataformas desde inicios de esta década (a diferencia de los clásicos del 90′, elaborados por el Sonic Team).

En Mouse estuvimos jugándolo toda esta semana y acá te contamos nuestras impresiones.

Nota: La prueba para este análisis la realizamos en una consola PlayStation 4.

JUGABILIDAD

Sonic Mania parte con algunas opciones bloqueadas, pero que al jugar unos minutos quedan disponibles. Así, los modos que trae el juego siguen la senda de Sonic 2 y 3: Modo Mania, que es la aventura principal, además de competición. A su vez, este juego incluye Crono, modo pensado para los fanáticos del speedrun.

Menú de Sonic Mania.

Las mecánicas del juego se sienten casi idénticas a la de los Sonic 2D que se podían jugar en Sega Genesis (“casi” porque los bonus son la excepción).

Al igual que en Sonic 3 & Knuckles, juego referencial de Mania, aquí pueden utilizarse a Sonic, Tails y Knuckles.

Una de las cosas importantes es que esta nueva entrega del erizo azul se deshizo de lo que no venía al caso, como el ataque dirigido que aniquilaba la dinámica característica del juego (útil solo en los títulos 3D), que había sido incluido en Sonic 4.

Sonic Mania se compone de 12 zonas, cuatro de ellas nuevas: Studiopolis, Press Garden, Mirage Saloon y Titanic Monarch (más una adicional, símil a Doomsday Zone de S3&K). Los mapas son grandes, similares o incluso más extensos que los de Sonic 3 & Knuckles. Considerando esto, una primera partida normal, con las siete esmeraldas Chaos incluidas, tomaría más de 4 horas (a menos que seas un fanático de los speedrun).

Así luce Studiopolis, uno de los nuevos escenarios en Sonic Mania.

Las zonas clásicas incorporan nuevos elementos de fondo como también enemigos nuevos, los que compenetran bien a los ya existentes. A su vez, el factor climatológico tiene importancia: lluvia y viento pueden hacerte perder más de una vida.

Por el lado de los jefes de cada acto se percibe un trabajo conceptual interesante. Cada uno de ellos se diferencia entre sí e incluso de juegos anteriores (pocos se repiten). Para quienes son más fanáticos de la saga, hay una referencia a un juego del Dr. Eggman en Genesis que es parte de las batallas de zona (no queremos spoilear).

Este título permite guardar avances y al terminarlo puedes volver a jugar cualquier zona (de la partida respectiva), funcionalidad que ya vimos en Sonic 3.

¿Bugs? Realmente contados con los dedos de una mano en nuestra revisión: solo nos dejó de sonar la música por un momento y percibimos algún problema en la precisión de plataformas que se mueven hacia arriba y abajo, causando muertes rápidas -que en los juegos clásicos no sucedían-. Eso sí, usuarios reportaron problemas con la traducción en español, entre otras relacionadas con jugabilidad. Ante esto, el mismo Christian Whitehead publicó en Twitter que están trabajando en ello y se corregirá en un parche.

GRÁFICOS

El aspecto de Sonic Mania luce idéntico al original, esto gracias al motor retro engine creado por Christian Whitehead, el cual está “desarrollado para ofrecer las prestaciones de la generación de consolas de 32 bits hacia atrás”, según afirma él en su sitio.

Eso sí, hay novedades. La principal es que el juego corre en HD a 60 fps, lo que se percibe en animaciones como las de anillos y transiciones al comenzar los escenarios.

Sí, ¡Sonic luce como en Sega Genesis!

Para quienes gusten de simular la visualización de televisores antiguos, Sonic Mania dispone de filtros CRT. Sin embargo, lo más recomendable es jugarlo “en limpio”.

A diferencia de Sonic 4, Mania respeta la disposición de los elementos que tenía la saga clásica para valores como el puntaje, tiempo y anillos. No hay necesidad de familiarizarse: todo se respeta al pie de la letra.

Las animaciones de los personajes fueron complementadas. Los saltos en resortes, las casi caídas y las formas de apoyarse en el avión de Tails destacan en esta nueva gama, que compenetra de buena forma a lo ya existente.

BONUS STAGE

Uno de los puntos que concentra gran parte del juego son los bonus. De ellos se obtienen las Chaos Emeralds que permiten que Sonic se transforme en Super Sonic y, además, uno pueda terminar los juegos con el “final feliz”.

En Sonic Mania este es el aspecto más bajo. La idea de “Capturar al UFO” es entretenida, muy distinta a lo realizado en otros títulos, pero tras jugar los escenarios unas cuantas veces la física del personaje se siente algo incómoda, con elementos sólidos del escenario que fácilmente pueden traspasarse. Además, encontrar anillos gigantes para jugar estas etapas es muy difícil (esto debido a la cantidad de zonas que hay).

Sí, incluso el bonus del puente en Sonic 3D Blast es más cómodo que el de Sonic Mania.

El contraste resulta mayor cuando en cada punto de guardado, si uno cuenta con 25 o más anillos, se activa otro bonus: el clásico “Captura las esferas azules”. De ellos, están los 16 de S3&K más otros 16 nuevos (y más difíciles), en los cuales uno termina gastando más tiempo que en la búsqueda de las esmeraldas determinada por el primer bonus.

Los bonus de Sonic 3 & Knuckles premian con medallas de oro o plata de acuerdo a la forma en que se completan.

MÚSICA

Un videojuego que destaca por sobre el resto suele tener una banda sonora brillante. Precisamente, uno de los puntos fuertes de la saga Sonic en los 90′ fue su música, con melodías inolvidables. Para fortuna de los seguidores del emblema de SEGA, Sonic Mania no decae en este punto.

El OST está a cargo de Tee Lopes, bajo la supervisión de Jun Senoue (los créditos lo asignan como ingeniero de sonido a cargo), este último músico de Sonic 3 y de otros títulos del erizo azul en adelante.

La segmentación de las melodías en cada zona sigue el curso de Sonic 3 & Knuckles: una por cada acto. En los escenarios clásicos se mantuvo la música, con cambios de instrumentos y, en los casos que lo ameritaba, se realizaron arreglos para las segundas etapas.

Para los nuevos escenarios hay un gran trabajo musical. Si bien es algo distinto a los juegos de dos décadas atrás, complementa muy bien. Llama la atención la utilización de un trozo de “El bueno, el malo y el feo” (de Ennio Morricone) en Mirage Saloon.

Sonic, Tails y Knuckles. El silbido de El bueno, el malo y el feo de fondo. Escenario de desierto. Nada debería salir mal.

Dado el buen trabajo musical, es difícil decantarse por alguna de las nuevas en particular. Studiopolis (acto 1) trae al recuerdo Spring Yard del primer Sonic; Press Garden (acto 2) evoca las melodías fáciles de retener de Sega Genesis; y Titanic Monarch (acto 2) es atrapante y genera inquietud, resultando precisa para ser la melodía del último escenario.

Para quienes gusten de repasar la banda sonora de los juegos, Sonic Mania dispone de D.A. Garden, una sección donde puedes escuchar todas las melodías (que se desbloquea a medida que avanza la partida). Usuarios en YouTube la han subido por completo y puedes escuchar toda su música a continuación.

 

CONCLUSIÓN

Sonic Mania está a la altura de la saga en su vertiente 2D. Pese a no ser desarrollado por Sonic Team, se percibe que sus creadores estaban impregnados del universo del erizo azul en los 90, proyectando de gran manera su esencia en esta nueva entrega. El juego se siente cómodo, tanto que hubiese sido interesante verlo disponible para Nintendo 3DS y PlayStation Vita.

Eso sí, como mencionamos, su punto bajo es el bonus de capturar el UFO. Los otros aspectos de jugabilidad (menores) repasados en esta reseña deberían parcharse dentro de los próximos días.

Así y todo, en el balance general, Sonic Mania deja un buen sabor. Los nostálgicos que disfrutaron de los juegos de los 90 lo apreciarán. Música, gráficos y dinámicas de juego lo hacen sentir como un lanzamiento sincronizado con los clásicos de viejos tiempos.

Sí, era difícil que cualquier lanzamiento de Sonic en 2D después de la cuarta entrega (que en realidad era 2.5D) fallara en su intento por superarlo. Eso sí, el verdadero reto, que estuvo por años en el aire, era lograr el mismo efecto de arraigo que generaban los títulos de antaño lanzados en Sega Genesis. No bastaba con repetir Green Hill en cada nuevo juego que sacaran, fuera en versión plataformas o en tres dimensiones. Había que detenerse, pensar e incluso retroceder. Sonic Mania hizo eso y su resultado final demuestra el camino que debía tomarse hace bastante tiempo. Recomendado totalmente.

Seguir leyendo