*

Review | Fui a ver Frozen 2 sin haber visto Frozen

27 NOV 2019 / Cine

Review | Fui a ver Frozen 2 sin haber visto Frozen

Esperaba ser sometido a un tratamiento ludovico viendo un cover de "Let it Go".


En mi niñez era normal toparme en televisión abierta con secuelas de películas que no había visto. Mi primera Indiana Jones fue El Templo de la Perdición, Alien 3 fue el acercamiento inicial que tuve a los xenomorfos y estoy seguro que vi Batman Returns antes que la primera Batman de Tim Burton. Pero cada una de esas obras se valía por si misma, ya que no actuaba bajo las reglas seriadas que marcan al cine actual en donde todo está conectado con todo.

Por eso, ante la oportunidad de asistir a la función de prensa de Frozen 2, tenía dos opciones: o me ponía al día y veía la primera parte o iba y constataba si, a diferencia de otras películas que actualmente exigen estar al día, especialmente en lo que concierne a los universos cinematográficos, esta secuela animada se sostenía o no por su cuenta.

El desafío obviamente no era el más grande, ya que de una u otra forma en Disney siempre han abordado sus secuelas animadas como productos que no exigen de por si el visionado de la entrega anterior, pero de todas formas estaba la posibilidad de perderme las conexiones que van generando entre los personajes, especialmente aquellos que tienen un interés romántico. Pero aún con eso último en cuenta, debo reconocer que lo que propone Frozen 2 realmente me funcionó.

Obviamente tenía nociones – y prejuicios – sobre todo lo que involucra a Frozen. Conocía que esta era la historia de un par de hermanas, y que una controlaba el hielo, y también tuve la desdicha de conocer al pequeño hombre de nieve, ya que para mi Olaf se transformó en una verdadera tortura cuando tuve que ver el corto que antecedía a la proyección de Coco de Pixar. Es decir, por esa misma experiencia me negaba a ver algo más relacionado a Frozen.

Pero Frozen 2 está tan bien armada, que inclusive ese personaje que me molestó en el pasado, terminó siendo un aporte para la historia. Al mismo tiempo, aunque creía que de una u otra manera me harían ver una secuencia de “Let It Go” como tratamiento ludovico, ya que esa canción fue demasiado famosa como para obviarla, esta secuela solo la aborda como un guiño que habla más de cómo creció el personaje de Elsa. Y que eso lo entienda alguien que no vio el original, solo remarca lo bien ue está armada esta nueva historia.

Respecto a eso último, en esta ocasión ambas hermanas responden a un misterioso llamado que viene del norte y que inevitablemente está conectado con sus propios orígenes, ya que hay un secreto que marca a lo que ha sido Arendelle desde que fue regido por el abuelo de Elsa y Anna. En el camino hay un montón de canciones, algunas más pegadizas que el resto, pero en el fondo hay una aventura que exige cuestionar los pecados que no se han respondido del pasado y los cambios que deben implementarse para crear un mejor mundo.

Más allá de esa base, y como estoy imposibilitado de responder la pregunta más habitual de estos casos, respecto a si esta secuela está o no al nivel de la primera entrega, al menos puedo recalcar que Frozen 2 es bastante divertida, cuenta con algunas secuencias de acción bien ejecutadas y saca partido a todo el imaginario mágico que se trazan por delante una vez que establecen lo que está en juego. Una persona que disfrutó la primera parte no tendría por qué pasarla mal con esta secuela, más allá de que sea fácil recordar El Quinto Elemento durante Frozen 2. ya que existen elementos de la película de Luc Besson que aquí están calcados.

Volviendo al tema inicial, mi mayor aprehensión era quedar completamente perdido con la historia o que me sometieran al castigo de tener que escuchar “Let it Go” en un loop, tal y como han tenido que sufrir algunos padres desde el lanzamiento del original, pero debo recalcar que ese no fue el caso.

A pesar de que esta no es la película de “princesas Disney”más llamativa, ya que de todas formas su historia es súper simple, y carece de un villano potente, pues de hecho el antagonismo está marcado por los errores cometidos en el pasado, su eje temático está bien abordado y creo que esa fue la clave para que mi experiencia no fuese tortuosa como la esperaba. Así es que es probable que vea Frozen, aunque quizás presione “mute” en el control remoto cuando salga la canción en cuestión.

Seguir leyendo