*

El desordenado debut oficial de Ronda Rousey en la WWE

26 FEB 2018 / Videojuegos

El desordenado debut oficial de Ronda Rousey en la WWE

La ex campeona de UFC vivió su primera noche en serio dentro de un cuadrilátero de la WWE enfrentando a HHH y Stephanie McMahon de cara a Wrestlemania


Luego de su polémico debut al final de Royal Rumble, desordenando la celebración de Asuka como la primera ganadora de una Batalla Real femenina, los fanáticos de la WWE comenzaron a preguntarse cual sería realmente el rol de esta ex campeona de UFC dentro del elenco de la marca roja de la compañía.

Así es como anoche, durante el evento de Elimination Chamber, la protegida de Roddy Piper fue protagonista de una esperada firma de contrato, esos extraños momentos que nos entrega la empresa pero que en realidad son una excusa para empezar a armar historias para sus personajes.

Pero para Rousey, se trataba de algo más: por primera vez la veríamos hablar, con un micrófono, frente a todo el Universo de la WWE, y más encima acompañadas de las tres grandes figuras de autoridad de RAW: Kurt Angle, Triple H y Stephanie McMahon. Si teníamos suerte, el segmento nos ayudaría a entender cuál será el rol y el personaje de Ronda en esta empresa, así como sus ansiados planes para Wrestlemania.

Y si hay una palabra para describir este segmento es desorden, generado en parte por la aun escasa preparación de Rousey como personaje dentro del ring, pero también por como se fue dando la rivalidad que tendrá la debutante contra La Autoridad, encarnada por Triple H y su mujer Stephanie.

Lo primero que llamó la atención fueron los nervios de Rousey. Su ingreso al ring fue con una sonrisa genuina, pero fuera de personaje. Uno nota esas cosas y no fue hasta muy entrado el segmento en que Ronda dejó de ser la persona y comenzó a ser el personaje. Porque al final, para eso es que vemos lucha libre, para ver personalidades exageradas mezcladas con las buenas habilidades físicas. Y al comienzo, todo se veía nebuloso.

Rousey se notaba nerviosa en el micrófono, hablando notablemente más bajo que sus compañeros. Eso significa que o no ha tomado las suficientes clases de actuación (algo raro, considerando que ella se ve a si misma como una estrella de cine) o no hizo sus tareas. La tónica del segmento era mostrar a HHH y Stephanie alegres por la llegada de Rousey, cuando en realidad la pareja aun no olvidaba lo que pasó en Wrestlemania 31, cuando la luchadora, junto a La Roca, tuvieron un enfrentamiento corto en medio del ring.

Hubiese sido bueno para el personaje de Rousey que ella mismo haya puesto en entredicho a la pareja, pero toda la tensión dramática la llevó Kurt Angle, quien fue el que como una vieja chismosa se puso a contar lo que realmente pensaba la pareja: que se vengarían por lo hecho hace 3 años.

Y fue solo cuando esto ocurre que vemos a la Ronda Rousey que de verdad esperábamos, la que en sus años de actividad era la mujer más peligrosa del mundo, la atleta más temida y la campeona indiscutida. Y eso se vio a la perfección cuando, sin esfuerzo alguno, Ronda levanta a Triple H y lo lanza contra la mesa donde estaba el contrato. Luego recibe una cachetada de Stephanie quien luego se va del ring, tras lo cual Ronda toma el contrato, lo firma y lo lanza a la cara del narinas.

Todo ese segmento final es lo que realmente esperamos de Rousey: intimidante, fuerte y dispuesta a romper todas las barreras que tiene la WWE hoy, recordando que este es el segundo ataque de Rousey contra Triple H, algo que a ninguna otra mujer del elenco se le ha permitido. Y además, llega a confirmar lo que hasta ahora era un rumor, que su pelea en Wrestlemania sería una de relevos mixtos, con una pareja que podría ser La Roca o el mismo Kurt Angle. Esperemos que para ese momento el personaje de Ronda ya esté armado y solo tenga que demostrarnos lo segundo más importante: que sabe pelear bien.

Seguir leyendo