*

Ronda Rousey debutó con toda su legitimidad en un ring de la WWE

8 ABR 2018 / Wrestling

Ronda Rousey debutó con toda su legitimidad en un ring de la WWE

En una victoria previsible, la ex luchadora de artes marciales mixtas impuso su rudeza. Y la WWE no se resistió a pararla frente a frente con Triple H.


La pelea de debut de Ronda Rousey en la WWE no era la más atractiva de la noche. Claro, ahí iba a estar nuevamente un grande como Kurt Angle nuevamente sobre un ring, y al frente estarían como rivales una dupla siempre odiada como la conformada por Stephanie McMahon y Triple H, pero el resultado de su combate era previsible.

También estaba claro que por las reglas de las luchas en pareja, no habría mucho espacio para ver su desempeño bajo la lupa especial que tiene la lucha libre, en donde la historia prima por sobre sus condiciones atléticas que la llevaron a lo más alto de la UFC.

De hecho, en un comienzo más llamó la atención la entrada de Triple H y Stephanie, lo que llevó a que no pocos catalogaran su unión como una “meta de relación” en redes sociales.

Aún así, y pese a que la pelea concluyó de la forma más previsible posible, con Ronda armando la llave para que Stephanie se rindiese, durante el combate hubo un momento especial que dejó en claro que la WWE entiende que la mejor forma de venderla es dándole la mayor legitimidad posible.

Y eso implica pararla de frente a un luchador legendario como Triple H, en un breve frente a frente intergénero que bastó para dejar en claro que Rousey es lo suficientemente ruda en actitud como para estar en su propia categoría.4

Y sí, hubo golpes.

Y algo más.

Ahora solo habrá que esperar para ver el desempeño de Ronda en combates contra las técnicas luchadores que forman parte del elenco de la WE y constatar en definitiva si la transforman en la fuerza imparable que debiese ser, cortesía de su fama y respeto ganado por su época en las artes marciales mixtas.

Seguir leyendo