*

La lucha de los estudios de cine contra Rotten Tomatoes

3 AGO 2017 / Cine

La lucha de los estudios de cine contra Rotten Tomatoes

La influencia que ha ganado el sitio frente al comportamiento de quienes van al cine han hecho que se tomen medidas que retrasan la publicación de reseñas

La semana pasada se estrenó la película de los Emojis, la cual fue vapuleada por la crítica, al punto de que permaneció durante varias horas con una aprobación de un 0 por ciento en el sitio Rotten Tomatoes. Pero a pesar del fuerte veredicto del sitio que congrega en un solo lugar al consenso de toda la crítica especializada del cine, la película igual logró recaudar casi 25 millones de dólares en su primer fin de semana.

Algunos señalan a que se debe a que el público objetivo de la cinta, los niños y adolescentes, por lo general no toman en cuenta si una película se llevó un tomate fresco o uno podrido en el sitio. Pero también se debe a que el film fue uno de los primeros en recibir uno de los planes de contingencia que los estudios de cine están tomando para frenar lo más posible el Efecto Tomate.

Sony Pictures colocó un embargo a las reseñas de la película el cual se levantó horas antes de que la película fuese estrenada, en lugar de los días o incluso semanas con las que generalmente aparecen estas críticas, precisamente para intentar atraer a más gente. Pero cuando las películas son malas, como es el caso del film de los Emojis, se produce el efecto contrario: un estudio del National Research Gropu de Estados Unidos señala que siete de cada diez personas señalan que su interés por ver una película baja si el puntaje de esta es de menos de 25 en Rotten Tomatoes.

Recordemos que la barrera de calidad del sitio es aun más estricta: solo las que logran un 60% de aprobación de la crítica obtienen el emblema del tomate fresco, todas las que están abajo de ese número se llevan un tomate podrido.

Es por eso que las compañías están intentando mantener las fechas de publicación de las críticas práctimente un día antes de que se estrenen para minimizar el impacto. Pasó con La Momia, con Emoji: La Película y esta semana con The Dark Tower.

El principal problema que tienen los estudios con Rotten Tomatoes no es con el sitio en si, sino que con sus dueños. La página de los vegetales es parte de Fandango, la mayor vendedora de tickets para el cine en Estados Unidos. Fandango incluye el puntaje del Tomatometer junto a todas las descripciones de las películas de las que vende tickets en el sitio. Y es que Fandango solo quiere vender boletos, independiente de qué película es, por lo que a ellos les interesa simplemente que la persona se decida por una película y listo. Los estudios, en cambio, sienten que esto puede convertirse en un acto de sabotaje para sus estrenos.

Warner Bros. llegó a tal extremo que decidió no hacer funciones para prensa de la cinta The House de Will Ferrell para evitar que las críticas mermaran su desempeño. De todas formas solo recaudó 8,7 millones de dólares y con razón: luego el puntaje de Rotten Tomatoes sería solo se 17 puntos.

Y eso es lo que comprueba que los estudios están equivocando su mirada: las películas malas siempre serán malas y serán castigadas por la audiencia independiente del puntaje que estas tengan. Echarle la culpa a un número por el mal desempeño de ellas es simplemente tirar la pelota lo más lejos posible de sus responsabilidades y tarde o temprano la gente sabrá que cuando una reseña sale tarde es porque algo quieren ocultar.

Seguir leyendo