*

Ryan Reynolds tildó a Green Lantern como su “polera de la penitencia”

4 MAY 2018 / Cine

Ryan Reynolds tildó a Green Lantern como su “polera de la penitencia”

El actor no ha visto la versión final, pero eso no implica que el tema no esté presente y evite hablar, ya que sí disfrutó la experiencia de su realización.


Ryan Reynolds nunca ha ocultado su opinión sobre la película de Green Lantern, un proyecto que en la base lo tenía todo para triunfar, pero que cayó abismalmente a raíz de las malas decisiones creativos que se tomaron en la antesala de su realización.

En un perfil del New York Times, Reynolds tildó a la película como la “polera de la penitencia” que le toca usar, expresando que es algo de lo que se arrepiente y se castiga por ello.

Aún así, pese a que la película fue un fracaso, el actor menciona que sí disfrutó la experiencia de realizar Green Lantern, aunque no le sorprende que hayan fallado ya que se enfocaron más en el espectáculo que en el personaje.

La declaración también se da en un escenario en donde Reynolds recientemente reveló que no ha visto la versión final, ya que solo vio una corte previo que no era definitivo antes del estreno. “No quiero decir que no la vi porque no me gustó, tengo películas que han sido muy bien recibidas y no las he visto (…) El chiste de Green Lantern en Deadpool es, para mi, no lo sé, algo divertido. Soy yo sacándome de quicio, aunque ese es más Wade“, explicó a Entertainment Weekly.

Green Lantern contó con un borrador de guión que fue bien recibido antes de que la película tuviese la luz verde, pero posteriores reescrituras cambiaron el foco, añadiendo la historia de Parallax y multiplicando los villanos presentes, incluido una escena post-créditos de Sinestro.

Todo esto fue hecho antes del éxito de Marvel Studios, pero cuando ese universo estaba tomando forma, por lo que Warner Bros. intentó apurar el paso y gestar a Green Lantern como el comienzo de su universo, lo que fue descartado ante la mala recepción crítica y el fallo económico de solo recaudar casi $220 millones a partir de un presupuesto de $200 millones.

Seguir leyendo