*

Tuvimos un Samsung S8 en las manos

29 MAR 2017 / Tecnología

Tuvimos un Samsung S8 en las manos

La compañía coreana presentó a su nuevo teléfono inteligente estrella que saldrá al mercado el próximo 21 de abril en Estados Unidos.

Samsung este miércoles concretó un gran evento para presentar lo que definieron como “una nueva clase de smartphone”. Se trata del Samsung S8, la nueva estrella de su gama alta de celulares y que cuenta con un diseño que busca diferenciarse de toda la competencia gracias al “Infinity Display“, su nueva pantalla de superficie completa.

Aunque la compañía concretó un gran evento en Nueva York, en Chile también llevó a cabo un cita para la prensa en la que estuvieron disponibles todos los nuevos dispositivos que presentarán en el mercado a partir del próximo mes, incluyendo su nueva cámara Gear 360, que graba en 4K y retransmite en vivo, o el nuevo chiche que representa el Samsung Dex, que transforma al S8 en un computador de escritorio de forma impresionante dejando completamente en el olvido la necesidad de una torre.

Todos son dispositivos que siguen la premisa de ser “una puerta hacia la vía móvil”. De hecho, ese es el gran discurso que deja Samsung con su nueva propuesta de tener “una sola App para controlarlos a todos”, llamada Samsung Connect, que permitirá hacer uso de diferentes aparatos inteligentes de forma más simple. O eso es lo que prometen.

Pero en lo que respecta al smartphone, que fue el gran foco central del evento, el primer eje de la compañía es vender la idea de que están presentando una experiencia “que no se sienta como ninguna otra” y todo nace a partir de la pantalla.

El tener un Samsung S8 en las manos representa una especie de cambio paradigmático, ya que el no contar con un botón home y el utilizar toda la parte frontal para la pantalla, se aprecia de inmediato las posibilidades de espacio al máximo que este dispositivo permite. Prácticamente ya no puede haber una pantalla más grande en un smartphone que quepa en el bolsillo de un pantalón sin problemas.

Considerando que el S8 buscará que se haga menos scrolling en la pantalla, y que esta aproveche al máximo aplicaciones como Netflix, en Samsung prometen que darán “un nuevo lenguaje visual” con mayor profundidad a la hora de hacer uso de los recursos visuales que permiten manejar las diversas funciones que tiene un teléfono inteligente.

Su idea de crear “un smartphone reimaginado” también queda claro con las nuevas formas de interacción que proponen con este teléfono, que busca solucionar la gran cantidad de menús e interfaces presentes. Y es ahí en donde entra a jugar Bixby, una nueva interfaz inteligente que aprovecha la tecnología de voz para “entender el contexto de lo que sucede en pantalla”.

Durante el streaming  se vio que una de sus funciones permite capturar la pantalla y enviar la información a un contacto con un solo comando de voz, lo que de por si es notable, pero lamentablemente no  probamos en vivo esta función que mezcla hábitos, voz, toques de pantalla e imágenes. “Mientras más lo usas, más aprende”, prometen.

Técnicamente el Galaxy S8 no representa un gran cambio respecto a otros sistema en términos de las funciones básicas, a pesar de que es resistente al agua y el polvo o contar con 10% más de CPU que hace más eficiente el uso de batería, pero son sus nuevos chiches los que hacen relucir a este potente smartphone. La interacción entre el S8, la Gear 360 y especialmente el Samsung Dex es lo que abre las puertas a esta nueva experiencia móvil que está implementando la compañía, que dejó en claro que la puerta de entrada al éxito es darlo todo buscando un nuevo diseño que los diferencie del resto.

Para cerrar, un punto importante es la cámara de este smartphone, que mejora la tecnología del sensor de pixeles duales del S7 y que en su cámara frontal cuenta con 8 megapixeles con autofoco inteligente. Realizamos varias pruebas y existe un abismo de diferencia entre las fotografías captadas con un S8 y aquellas capturadas con otros teléfonos que no tienen más de año y medio de antigüedad.  Si me interesase en demasía la calidad de las fotos de mi celular, cosa que no sucede en mi caso, probablemente me cambiaría a un S8 principalmente por esto. Aunque, claro, el resto del equipo es absolutamente de primera línea.

El S8 tendrá un costo de $679.990, mientras que su versión plus tendrá un costo de $769.990. En tanto, el Dex podrá ser adquirir por 79 mil pesos adicionales.

Seguir leyendo