*

Secret Empire concretó el giro más inesperado para Ultron

16 JUN 2017 / Comics

Secret Empire concretó el giro más inesperado para Ultron

El villano es el principal foco del más reciente número de la saga que define el oscuro presente de Marvel.


En Secret Empire #4, el gran motor de la historia fue presentar como los dos principales bandos en conflicto están en medio de una escalada de poder.

Mientras buscan los fragmentos del cubo cósmico, que les permitirán reescribir la realidad, tanto Steve Rogers como “los restos” de Tony Stark se recriminan. El Capitán América cree que Hydra es el camino para salvar al mundo, mientras la inteligencia artificial que forma a Iron Man solo quiere recuperar todo lo que se ha perdido.

En el medio de ese dilema, ambos equipos se trasladan hasta Alaska, con el objetivo de recuperar un fragmento que está en poder de Ultron, cuya más reciente versión lo ha fusionado con Hank Pym. El primer Ant-Man. Un miembro fundador de Los Vengadores. Mientras ambos grupos se infiltran en los dominios del robot demente, una ciudad en medio de la nada en donde se han creado múltiples Ultron, el conflicto inevitablemente los lleva a pelear.

Claro, eso hasta que Ultron interviene, los atrapa y los lleva hasta una réplica de la mansión de Los Vengadores. En ese lugar, el robot demente con los recuerdos de Hank Pym solo quiere cenar junto a sus viejos amigos. Los mismos que solo intentan convencerlo de que su lado es el que está en lo correcto, por lo que se merecen el fragmento que tanto desean. ¿Resultado? Ultron los hace callar y pone literalmente sobre la mesa los pecados heroicos. Todos son responsables de volver al mundo un lugar peor.

¿Por qué Ultron creó la ciudad lejos del conflicto del Imperio Secreto? ¿Por qué no los destruyó a todos? Simple: no lo necesita. Miró a cada bando y llegó a la conclusión que Stark y Rogers están haciendo su trabajo inclusive mejor de lo que él lo haría. Todos destruirán al mundo y Ultron no necesita ni siquiera mover un dedo. Solo tiene que esperar.

El villano Ultron/Hank Pym sirve de recordatorio: El mundo cambió desde que La Bruja Escarlata reescribió la realidad (House of M), Stark ha sido parte de dos Guerra Civil y los héroes han causado más conflicto de los que han evitado. Es decir, sus palabras, lo que escribe el guionista Nick Spencer, es un recordatorio de cómo Marvel ha llegado al punto en donde los sucesivos arcos argumentales de la editorial inevitablemente dieron pie a este mundo dividido en donde Rogers clama desde el corazón su: Hail Hydra.

En ese sentido, y aunque Stark detona el lado violento de Ultron al recordar que Hank Pym fue el verdadero primer quiebre de todo al maltratar físicamente a Janet van Dyne, todo el número gatilla la reunión de Los Vengadores más rara del último tiempo. Se trata de dos bandos separados a cada lado de la mesa, sin opción de llegar a un acuerdo. Un mundo tan distorsionado, que la voz de la razón termina siendo un robot asesino y demente, que termina entregando el fragmento del cubo al bando más débil.

Secret Empire, con todas las críticas que despierta, tiene sus buenos momentos y lo de Ultron es un giro muy interesante. Aunque, claro, todo está destinado a ser borrado una vez que Marvel concrete su relanzamiento en septiembre. Todo ahí volverá a las bases.

 

Seguir leyendo