*

Vida, muertes y resurrección en el primer acercamiento a Sekiro: Shadows Die Twice

8 FEB 2019 / Videojuegos

Vida, muertes y resurrección en el primer acercamiento a Sekiro: Shadows Die Twice

El videojuego de FromSoftware (Dark Souls, Bloodborne) será lanzado por Activision el próximo 22 de marzo.


La propuesta de acción ninja de Sekiro: Shadows Die Twice, realizada por el estudio conocido por Dark Souls, es bien clara: permitirnos tomar el rol de un guerrero shinobi, hacer uso de sus habilidades y técnicas de combate para avanzar en la ruta de la venganza.

Así, sortearemos a enemigos en acciones de sigilo que nos llevarán a desplazarnos con ganchos por los cielos o escalar edificaciones para despachar por sorpresa a los rivales que impiden el avance en nuestro camino.

Cuando eso no resulta, lo que hay que hacer es enfrentarse cara a cara en duelos de espadas que requieren no solo acostumbrarse a cada técnica de combate que poseemos en nuestro arsenal, o el uso de ítems para mantenernos con vida cada vez que la sangre chorrea, sino que también a mediar la distancia y los ataque de los rivales.

Defender, defender y luego atacar con la espada en el momento exacto es la clave de un juego cuya dificultad lo instalará probablemente en uno de los desafíos a tener en cuenta durante este año.

Esta creación del estudio FromSoftware es una de las experiencias más difíciles que me ha tocado jugar en el último tiempo, ya que durante la demostración a la que tuvimos acceso cortesía de Activision, la muerte era una constante.

Mediar la ubicación y estilo de los rivales, acostumbrarse a los controles y entender el timing de cada enfrentamiento dan pie a un rico pero difícil proceso de mejoría, en donde como jugadores experimentamos una sucesión de muertes que nos dejaron en claro que la evolución de nuestro juego no será un proceso inmediato. Y eso se agradece, ya que no pocas compañías evitan esa ruta para no frustrar a sus consumidores.

Con las manos en el control

La demostración a la que tuvimos acceso también nos permitió hacernos de un control que hace uso de cada botón del dualshock, permitiéndonos atacar, defendernos, utilizar un gancho y las armas secundarias con los botones superiores, mientras que la cruz se utiliza para los ítems y los botones principales para correr, saltar o recolectar. Todas esas posibilidades dan pie a una experiencia en la que podemos controlar a placer al shinobi en cuestión.

A partir de ahí, la acción nos pone encaramados en un árbol en las afueras del castillo Ashina, en donde comenzamos a mediar con los movimientos clave de este título, haciendo uso del gancho para desplazarnos a través de las locaciones y confrontar una pulida ambientación en donde el trabajo de la música y los diseños nos transportar al ayer de la nación del sol naciente.

La forma en que está recreado el Japón medieval impulsa el relato que se arma con cada movimiento en el gameplay, en donde la primera acción es saltar desde un techo para atacar por sorpresa y cortarle la garganta a un enemigo.

La sangre brota a raudales en Sekiro: Shadows Die Twice, un juego en el que nuestra primera muerte nos llevo a experimentar con la posibilidad de resucitar y continuar la partida. Sin embargo, la segunda muerte pone el fin al avance, ya que nos lleva a comenzar la batalla desde el comienzo muy al estilo de Bloodborne y Dark Souls, en los que también estuvo involucrado el director de Sekiro, Hidetaka Miyazaki.

Rápidamente, en los primeros momentos del demo, nos lleva a establecer un combate contra un general samurai que ataca sin cesar hasta que baja la guardia durante una instancia en la que se abre nuestra posibilidad de atacar. Al mismo tiempo, al intentar sorprenderlo con sigilo, saltando desde las alturas para sorprenderlo con el ataque, su armadura lo salva de una muerte segura e inevitablemente nos invitan a confrontar el duelo de espadas que chorará los filos y provocará que los duelos sean una de las mejores y más frustrantes instancias de este juego.

Sekiro: Shadows Die Twice tiene un lanzamiento programado para el próximo 22 de marzo y desde ya se instala como una experiencia a tener en cuenta, en donde los gigantescos e invencibles enemigos se abrirán espacio para concretar un desafío de mucha técnica solo para valientes con paciencia. Pero la recompensa promete ser buena por la experiencia que nos entregó este primer acercamiento.

Seguir leyendo