*

A 15 años de Shaun of the Dead

9 ABR 2019 / Cine

A 15 años de Shaun of the Dead

Vayamos al Winchester, tomemos una buena pinta fría y esperemos a que todo esto se acabe.

Más allá de que fuese en formato DVD, y no en el cine, no recuerdo mucho de mi primera experiencia con Shaun of the Dead.  De hecho, estoy casi seguro que solo la vi porque esa semana llegó al videoclub. Lo cierto es que no tengo la mejor historia sobre la primera vez que la vi.

Pero si estoy seguro de lo que obtuve, tras aplicar el botón de play para ver la película. Eso fue algo especial.

Shaun of the Dead fue una propuesta que se veía y se sentía muy diferente a todo lo que llegaba de Estados Unidos. Era una nueva voz, una nueva visión, que rescataba a los zombies, creando un homenaje que no actuaba como tal.

Otra cosa de la que estoy seguro es que enganché de inmediato con la dupla conformada por Simon Pegg y Nick Frost. Tampoco nunca nunca más se me olvidó el nombre de su director, Edgar Wright, quien nos presentó esta historia de fin de mundo que no se olvidaba de los elementos mundanos.

Luego de verla, también vino lo inevitable. Convertirme en un pastor que predicaba sobre esta nueva película, intentando que cada uno de mis amigos la viera y, ojalá, sumarme a esa experiencia. Shaun of the Dead es una propuesta para compartir, para gozar y valorar a un género como el zombie que por ese entonces no se encontraba en su mejor punto, pero que en el pasado nos había entregado verdaderas joyas de terror.

“Shaun of the Dead se estrenó hace 15 años en el Reino Unido en un día como hoy. Totalmente cambió mi viuda. No puedo agradecer lo suficiente a toda persona que tuvo una parte en su creación, pequeña o grande. Les daré una pinta de cerveza en el Winchester la próxima vez que los vea”

Edgar Wright

15 años después, Shaun of the Dead clamó su lugar en la cultura popular, instalándose como una película que no pocos pueden repetirse una y otra vez, notando detalles diferentes. En su décimo aniversario me di cuenta de que los extras que aparecen en los primeros minutos después son todos zombies, pero la última vez no pude evitar notar las caras conocidas que están una vez que el grupo de Shaun se topa con su “pandilla alternativa”.

A más de una década de su estreno, Shaun of the Dead sigue siendo fresca y novedosa pese a tomar como base la línea clásica del concepto original de los muertos reanimados sin inteligencia. Como buena sátira, también da a entender que esos muertos vivientes están en cada uno inclusive antes de la epidemia. En la flojera del día a día, en el vicio frente a una pantalla, prefiriendo ver un resumen de un partido de fútbol mientras todo está patas para arriba en el exterior.

Shaun of the Dead está ahí, siempre recordándonos que el mejor refugio no siempre es un bar o que las risas y el dolor pueden ir de la mano. Y, claro está, también nos dice que los buenos discos no deben ser usados como armas, aún cuando la vida dependa de ello, ya que la salvación siempre está en una canción de Queen.

Seguir leyendo