*

Sin armadura: Las veces en que Shiryu peleó semidesnudo

13 FEB 2017 / Anime

Sin armadura: Las veces en que Shiryu peleó semidesnudo

Un día como hoy, se emitió el clásico episodio en que Shiryu acabó con Shura en una de las batallas más épicas que nos regaló la saga de las Doce Casas. En Mouse revivimos la escena, así como algunas “particularidades” del Dragón a la hora de luchar.


No sé qué pasará después de ocupar esta técnica, pero sí puedo decir algo: ambos moriremos sin falta. Te llevaré conmigo, como lo prometí”.

Shiryu se esforzaba por no morir. Como Shura aseguró minutos antes, ya había dañado su corazón. Pero el Dragón no daría su brazo a torcer y, recurriendo a una estrategia no menos dramática que arriesgada, dejó que el caballero dorado clavara la letal y legendaria Excalibur en su pecho una vez más. Tras la estocada, moribundo, con el torso totalmente ensangrentado, y a pocos minutos de sucumbir, anunciaba finalmente su contraataque definitivo, el “Último Dragón”. Un movimiento inédito, prohibido hasta ese entonces, que acabó con la vida de Shura, tal como adelantó, y que casi acaba con la suya.

La sufrida escena, que corresponde a uno de los enfrentamientos decisivos de las Doce Casas: Shiryu contra Shura de Capricornio, ocurrió un día como hoy, 13 de febrero, pero en 1988. Y resulta una fiel marca de lo que fue la historia de Shiryu en la serie. También, seguramente, es la razón por la cual el Dragón se ganó un espacio en los corazones de los fanáticos. Un caballero que los tenía bien puestos para “dejarlo todo en la cancha”, sin importar los sacrificios.

¿Pruebas? ¿¡Se necesitan!? Bueno, las hay. Y muchas. Se sacrificó para revivir la armadura de su amigo Seiya, derramando más de la mitad de su sangre ante la petición de Mu. No le importó arriesgar su vida para realizar el Último Dragón y derrotar a rivales que se asumían imbatibles, como Shura o Siegfried (aunque en esta ocasión, no funcionó).

Y acaso una de las más emblemáticas del Dragón: perdió su visión en pos del objetivo en más de una ocasión, en diferentes arcos de la serie: ante Medusa, Fenrir y Krishna.

Sin embargo, otro de los “recursos” más utilizados por Shiryu en las batallas fue desprenderse de su armadura. Sí, extraño. Pero las grandes luchas del Dragón, las más recordadas, tuvieron la particularidad de que optó por prescindir de su traje y de su escudo, considerado “el más poderoso”.

Sin miedo, sin armadura

Su “primera vez” fue ante Seiya, en el Torneo Galáctico, cuando se desprendió de la armadura en vista de que su escudo no surtió el efecto esperado. Sería un duelo que casi culmina en su muerte, para variar. Seiya reveló el punto débil de Shiryu, esa milésima de segundo en que descubría su corazón al realizar el “Dragón Naciente”. Truco que también visualizaría Shura y Siegfried. Al asestarle el golpe de gracia, el dragón en la espalda del caballero comenzaría a desaparecer, pero Pegaso finalmente lo impidió.

En el enfrentamiento contra Shura, Capricornio fue quien esta vez acabó con el ropaje del Dragón, utilizando su arma principal, la Excalibur, por lo que resulta un poco más comprensible. Aquí, además, Shiryu despertó el séptimo sentido y logró una de las victorias más recordadas de la serie, estrenando el “Último Dragón”.

Pero el tema de la armadura también se repetiría en Asgard y Poseidón, frente a Siegfried y Krishna de Krisaor respectivamente. En ambas luchas, Shiryu estimó que el traje sagrado, conseguido en las cinco cimas de Rozan, no era necesario para combatir.

En definitiva, el patrón se repite: en cada gran pelea del Dragón, terminó moribundo, ciego o sin armadura. Un patrón como otros que también se repiten en los caballeros (Seiya ganando en el último minuto, como Pikachu o John Cena; Hyoga matando a sus maestros o amigos; Ikki apareciendo para salvar a Shun), pero en que en el caso de Shiryu resulta llamativo y, muchas veces, innecesario.

Lo dejamos a su criterio: ¿Por qué tantas veces Shiryu prescindió de su armadura? ¿Recurso innecesario, acaso exhibicionismo?

Seguir leyendo