*

¿Se nos pondrá amarilla la SNES Mini?

27 JUN 2017 / Tecnología

¿Se nos pondrá amarilla la SNES Mini?

Dado que la consola retro de Nintendo será una reproducción casi exacta del clásico de 16 bits, cabe preguntarse si tendrá los mismos problemas estéticos

Todos los que compraron una Super Nintendo en los 90 y han tenido la suerte de conservarla hasta el día de hoy se habrán dado cuenta que la mayoría de las veces, con el tiempo el equipo comenzaba a mutar desde su clásico color gris a un mucho menos agradable tono amarillento.

Aun más extraño es que este fenómeno parecía afectar a la mitad superior o la mitad inferior de la consola y siempre de manera uniforme.

Entonces, considerando que, salvo por el tamaño, Nintendo pretende que la SNES Classic Mini, que lanzará a fines de septiembre, sea una réplica fiel a la consola noventera, la pregunta que todo el mundo se está haciendo es: ¿se pondrá amarilla con el tiempo?

Para saber eso, debemos entender primero por qué es que la SNES sufría este problema. Y la respuesta está en la química.

Durante la primera parte de la década los 90, las compañías como Nintendo utilizaban un tipo de plástico llamado ABS, que permitía ofrecer gran resistencia a los golpes, aislamiento térmico y el aspecto brillante de la consola. 

El problema de este plástico es que era altamente inflamable, y considerando que los artículos electrónicos generan bastante calor, la solución fue agregar a la mezcla un compuesto que retarda la propagación de las flamas en caso de que ocurra un accidente.

Es este compuesto el causante del problema, ya que al ponerse en contacto con la luz ultravioleta, como la que emite el sol, hace que el compuesto químico reaccione con el oxígeno, se oxide y aparece el amarillo.

Este tipo de problemas también ocurrían con los monitores que en esa época también eran grises. Es por eso que luego se optó por artículos más oscuros, donde esta degradación no se nota, para luego, a fines de los 90, acabar con el uso de este tipo de polímeros. 

Las mezclas usadas hoy son diferentes a las de esa época, por lo que conservan su color y de paso, siguen siendo resistentes.

Así que no se desesperen, la SNES Mini tendrá todo lo que recuerdas de la consola de los 90, pero sin sus contratiempos estéticos.

Ahora bien, ¿sabías que el tono amarillento de nuestras consolas viejas tiene remedio?

La fórmula requiere utilizar agua oxigenada para teñir el pelo, un limpiador oxigenado tipo Vanish y seguir los pasos de este tutorial que pillamos en la red

Seguir leyendo