*

Snoke tiene varios paralelos con el Emperador Palpatine

22 NOV 2017 / Cine

Snoke tiene varios paralelos con el Emperador Palpatine

El líder supremo de la Primera Orden es una de las grandes interrogantes que marcarán a Star Wars: The Last Jedi.


Una de las más grandes interrogantes de Star Wars: The Last Jedi radica en el Líder Supremo Snoke, el villano mandamás de la villana Primera Orden, que apareció solo como holograma en el Episodio VII y cuya interpretación corre a cargo del actor más experimentado en el campo de la actuación por captura de movimiento: Andy Serkis.

El personaje finalmente emergerá de entre las sombras en la nueva película y según Serkis, en entrevista con EW, finalmente podremos ver “su presencia real”, instalándose como un maestro despiadado.

Según el actor, Snoke es un alien con apariencia humanoide de 2.7 metros de altura, que domina con puño de hierro a sus dos tenientes: Kylo Ren (Adam Driver) y el General Hux (Domhnall Gleeson). No solo eso, lo califica como un depredador que identifica debilidad y las explota a su favor, atrayendo a estos jóvenes con promesas de poder, solo para usarlos y descartarlos cuando sus protegidos ya no sirven a sus propósitos. Básicamente, es otro Emperador Palpatine.

Según establecen las precuelas, Palpatine no tiene problemas a la hora de desechar aprendices. Pasó con el Conde Dooku, a quien le cortan la cabeza una vez que sirve al propósito mayor de acercar a Anakin al lado oscuro, mientras que en la trilogía original, el Emperador no tiene problemas en afirmar que Darth Vader puede ser desechado si eso significa amarrar a un jedi más joven y poderoso bajo su alero.

Pero los paralelos no solo se quedan ahí. La imagen del encabezado lo presenta nuevamente como holograma, enfrentándose a un Hux tras un fallo. De acuerdo a Andy Serkis, el Líder Supremo Snoke apuntará las culpas directamente contra Kylo Ren. “Su entrenamiento no está dando resultado, por lo que su ira hacia Kylo se intensifica ya que no puede soportar la debilidad en otros. Parte de la manipulación es aguijonearlo con Hux y hacerlos enfrentarse“, explicó el actor.

Pero los paralelos con Palpatine no quedan ahí, ya que otro de los factores que lo definen tienen relación con el hecho de que el líder oscuro es muy poderoso en el uso del lado oscuro de la fuerza, pero está marcado por sus heridas físicas.

“Lo que prima con Snoke es que es extremadamente con la fuerza, el lado oscuro, es terriblemente poderoso por supuesto, pero también es un personaje muy lastimado y vulnerable”, explica Serkis. “Sufrió y sufrió una lesión. La forma en que su maldad sale es en reacción a eso. Su odio hacia la Resistencia es potenciado por lo que le pasó personalmente”, agrega el actor.

En ese sentido, el cuerpo del Líder Supremo Snoke “está retorcido como un sacacorchos, por lo que tiene un movimiento limitado. Su agresión y su ira están contenidas y restringidas por su físico”.

Y hay que recordar que Palpatine también fue marcado físicamente, aunque en su caso solo fue para respaldar su postura ante el Senado contra los jedis y garantizar que Anakin se arrodillase y pudiese así nacer Darth Vader.

Pero en lo que sí se diferencia con Palpatine es en la ostentación de su riqueza, ya que es un poco “oligarca” y “no tiene miedo de mostrar su refinación. Hay un lujo que es nativo a él”, en contraste al líder Sith que solo usaba su ropa tradicional pese a dominar a toda la galaxia. De ahí que el trono y la guardia que lo resguarda es mucho más ostentosa.

Claro que para conocer más detalles, tendremos que esperar al estreno de la esperada película.

Seguir leyendo