*

Qué tanta verdad hay en el mito del Snyder Cut

18 NOV 2019 / Cine

Qué tanta verdad hay en el mito del Snyder Cut

A dos años del estreno, Ben Affleck y Gal Gadot se unieron a la campaña de #ReleaseTheSnyderCut. Pero aunque algunos sueñan con verla en el futuro streaming HBO Max, Warner Bros. está en la encrucijada debido a todo el negocio que rearmó.


Desde que Zack Snyder abandonó la película de la Liga de la Justicia, debido a la tragedia del suicidio de su hija, comenzó a instalarse en la mente de algunos fans la existencia de un mitológico Snyder Cut.

El corte del director que, supuestamente, existiría y fue desechado en pro de una versión corporativista arreglada a partir de las refilmaciones comandadas por Joss Whedon. Sin embargo, la intervención que concretó Warner Bros desde el día uno, inclusive con Zack Snyder en el set, simplemente desechan ese postulado.

Durante los últimos dos años, un grupo menor de fans, pero muy ruidoso, han levantado la bandera del Snyder Cut. El primer problema es que una versión completa no existe, ya que Zack Snyder nunca tuvo la oportunidad de terminar su versión original. Esa situación se debió a que La Liga de la Justicia comenzó a filmarse poco antes del estreno de Batman v. Superman, por lo que la recepción y resultados económicos de esa película, que no logró superar las expectativas del estudio que superaban los mil millones de dólares, influyeron directamente en la realización de la aventura del equipo.

Uno de los puntos que se les olvida a los fans que levantan el hashtag del #ReleaseTheSnyderCut es que los cambios fueron una constante durante la realización de Liga de la Justicia. Hubo múltiples modificaciones en el guión mientras se filmaba la película, por lo que nunca se filmó “la versión original” que estaba en la cabeza de Zack Snyder y el guionista Chris Terrio.

El escritor de cómics Geoff Johns, quien por ese entonces era Presidente de DC Entertainment, modificó el guión para crear puentes con su futuro trabajo con la película de Batman, que en algún punto iba a dirigir Ben Affleck, quien también la co-escribiría. Es decir, una versión de la Liga de la Justicia más cercana a Batman v. Superman nunca se hizo.

Cuando salió Batman v. Superman, tienen entender que con Chris Terrio terminamos el guión de Justice League antes de que BvS fuese estrenada. Algunas personas no les gustó. Una minoría ruidosa. Así es que ellos [Warner Bros.] dijeron: ‘hay un montón de cosas que no queremos que hagas’. Así es que hicimos una reescritura de ese guión“, dijo Snyder en marzo de este año.

Más aún, el estudio siempre quiso dejar la idea de que estaban escuchando los reclamos durante la filmación. Por ejemplo, recuerdo perfectamente que un grupo de críticos de blogs de Estados Unidos fue invitado en junio de 2016 al set, durante la realización de la escena sobre la azotea del Departamento de Policía de Gotham, como una campaña para dejar en claro que el tono y la dirección del timón de ese universo cinematográfico había cambiado.

En ese punto ya se dejaba en claro que la visión original ya no se realizaría, ya que la productora Debbie Snyder, esposa de Zack Snuder, aprendió una lección tras el estreno de Batman v. Superman. Aprendimos que a la gente no le gusta ver a sus héroes deconstruidos“, dijo a los críticos que visitaron el set de la Liga de la Justicia.

Esas palabras, sin embargo, también respondían al hecho que estaba patente: el estudio siempre estuvo interviniendo para garantizar que el resultado final fuese el éxito que tanto necesitaban ante la sombra de los resultados de su competencia, Marvel Studios.

Inclusive, después de que Snyder terminó su proceso de filmación que se extendió por seis meses, de abril de 2016 a octubre de ese mismo año, Warner Bros. tenía claro que el trabajo no estaba terminado y necesitarían refilmaciones ya que no los convenció la versión inicial de Snyder, que entre otras cosas no tenía efectos terminados y solo era un acercamiento inicial de edición.

El estudio creó una reunión de múltiples guionistas para abordar cómo avanzar con una película que no los tenía contentos, lo que dio el pie a la contratación de Joss Whedon y la posterior decisión de crear un proceso de refilmaciones que de forma inaudita se extendió por otros dos meses, dando pie a la polémica del bigote de Henry Cavill y entregando el resultado final que pudo verse en cines.

Todo lo anterior nos reduce a la idea central de toda la discusión. Zack Snyder filmó durante seis meses una versión de la película, intervenida con los cambios aportados por Johns, que le permitió realizar un corte inicial – con efectos, música y edición incompletos – que no fue aprobado por Warner Bros.

Los fans quieren que sea lanzada esa versión inicial, que repito, ya estaba de por si intervenida ante el miedo del estudio post-Batman v. Superman. Y ojalá con el respectivo trabajo de post-producción.

Pero el mayor problema, más allá de que dicha Liga de la Justicia Parte 1 nunca podrá completarse con una secuela que nunca fue, apunta a otra pregunta: ¿Warner Bros. va a gastar dinero en completar una versión que inicialmente no aprobaron de una película costosa con la que perdieron dinero? La respuesta obviamente era negativa. Era.

Una última esperanza

La noche de este domingo, a propósito de la conmemoración de los dos años del estreno de Justice League en cines, la campaña de los fans dio pie a un paso que visibilizó nuevamente su cruzada. Gal Gadot, Ben Affleck y otros miembros del elenco volvieron a convertir en tendencia el hashtag #ReleaseTheSnyderCut.

Pero pese a la campaña, The Hollywood Reporter acudió a sus fuentes quienes les reiteraron la versión oficial que ha surgido en más de una ocasión desde Warner Bros: “no hay un anuncio inminente” relacionado a esta versión incompleta de la película.

Aún así, el último deseo de los fans es que HBO Max, el nuevo streaming del conglomerado de WarnerMedia, sea la casa del Snyder Cut. Y considerando el escenario en disputa, en donde todas las grandes compañías quieren convertir a sus plataformas en un imperdible para sus suscriptores, dicha idea no parece tan descabellada después de todo. Es, de hecho, el cambio de paradigma que necesitaban los fans de esta campaña para al menos seguir con su esperanza.

Pero volviendo al tema inicial, el Snyder Cut, entendido como una versión completa de la película, que ha sido oculta por el estudio, no es tal. Zack Snyder le ha recalcado a los fans que su versión pre-refilmaciones fue completada y Jason Momoa dijo que la vio. Pero nunca han querido reconocer que lo que hay está incompleto, con efectos costosos inconclusos que requieren dinero para ser completados. Más aún, aquél primer corte, realizado antes de que Warner Bros. exigiese las refilmaciones extensas, originalmente no estaba destinado a cines, ya que el trabajo cinematográfico va puliendo la película durante la edición y ese proceso nunca se concretó.

A muchos se les olvida, además, que el plan original involucraba a dos películas, con la segunda en la que aparecería Darkseid siendo simplemente desechada antes de su realización. Y eso es lo más importante de todo. Ese universo cohesionado mutó sacando a sus piezas más importantes. Ben Affleck está afuera. Lo mismo se puede decir de Henry Cavill y todo indica que la película de The Flash simplemente ya no se hará.

El DCEU, como originalmente se pensó, descansa en paz y para Warner Bros. no es un buen negocio revivir su más grande herida mientras sigan planeando hacer películas con Jason Mamoa y Gal Gadot. Mal que mal, el propio Henry Cavill lo reconoció en 2018. “No sé si [un corte de Snyder] realmente existe, así que la única forma en que puedo verlo es como un modelo de negocio y no sé qué diferencia va a hacer. Hay historias que contar, que deben contarse y ajustes que se pueden hacer, pero eso no hará ninguna diferencia“, remarcó.

En definitiva: ¿Puede Warner Bros. hacer algo hasta ahora irrisorio y completar esa versión para lanzarla como el primer gran gancho de su nuevo streaming? Pues claro, y eso demostraría que el escenario del entretenimiento en Hollywood cambió completamente, pero considerando que el estudio cortó los nexos con Zack Snyder, quien ahora está trabajando junto a Netflix tras pelearse con Warner Bros, todo se vuelve aún más improbable. Y la preparación de una nueva película de Batman lo complica todo aún más, ya que el estudio va a blindarla.

En definitiva, lanzar la versión incompleta parece ser la ruta más fácil y económica para el estudio, pero eso sería ir precisamente en contra de los postulados de la bandera #ReleaseTheSnyderCut, que han clamado por ver la versión creativa original. Pero a estas alturas la consecuencia parece dar lo mismo, ya que solo importa ver qué es lo pudo ser algo que no lo fue.

Seguir leyendo