*

South Park celebró sus 300 episodios con un rodeo antivacunas y un mensaje al gobierno chino

10 OCT 2019 / Series

South Park celebró sus 300 episodios con un rodeo antivacunas y un mensaje al gobierno chino

Cartman simplemente le tiene terror a las vacunas y hace todo lo posible para evitar caer en las garras de la aguja.


South Park es conocido por reaccionar rápidamente a la contingencia, con episodios realizados en tiempo récord para abordar un tema en específico, pero lo que pasó en su episodio número 300 pudo haber estado siempre planeado.

Tras los sucesos del episodio anterior, en donde la serie planteó un escenario para burlarse de la relación de Hollywood con China, y las restricciones impuestas por su gobierno contra las libertades civiles, South Park fue completamente erradicada de Internet en el gigante asiático.

Un capítulo después, la serie presentó a un Randy Marsh celebrando los 300 mil dólares que obtuvo de las ganancias de su negocio de venta de marihuana, pero inevitablemente perdiéndolo casi todo en el proceso.

No solo su familia lo cuestiona, con su esposa asegurando que China solo aceptó el negocio debido a que con eso podía “adormecer” a sus protestantes y encarcelar a los disidentes, sino que también sus propios hijos llegan a decir que odian la marihuana.

Además, ya sin Toallín como su partner, Randy se da cuenta de lo que perdió y decide aceptar los nuevos términos: no acosará a las personas que cultivan marihuana de forma casera, no hará tratos con los grandes consorcios ni tampoco con China. “No más venta a los chinos. ¡Que se joda el gobierno chino!“, termina expresando.

Previamente, los creadores de la serie habían entregado una sarcástica disculpa: “Amamos el dinero más que la libertad y la democracia”.

Pero esa historia es secundaria respecto a todo lo que sucede en el resto del episodio, ya que el caos se desata una vez que Cartman huye de una vacunación programada. Cuando se acerca una aguja a su cuerpo, comienza a literalmente chillar como cerdo y escapar a toda velocidad para evitar ser vacunado. A grandes rasgos no hay médico que pueda lograr detenerlo, lo que desespera completamente a su madre que ha intentado vacunarlo durante los últimos cuatro años.

Sin embargo, el PC Principal deja las cosas claras: no puede volver al colegio debido a que todos deben ser inmunizados para que nadie corra riesgo de contagio. No hay ninguna otra solución posible, ya que los antivacunas son peligrosos.

Claro que una vez que Cartman descubre que puede ser un “objetor de conciencia”, leyendo desde la palma de su mano que podría tener “convicciones religiosas, morales o filosóficas” para negarse a recibir una vacuna, es aceptado nuevamente de regreso. Con todo y una polera nueva púrpura: “mi cuerpo, mi elección”.

Pero siendo esto South Park, las cosas son llevadas al extremo, ya que el resto de los padres están absolutamente en contra de la medida debido al riesgo que eso implica, poniendo sobre la mesa todos los argumentos científicos contra los antivacunas. Por su parte, la madre de Cartman, desesperada por no lograr que su hijo sea vacunado, simplemente intenta defenderse sin mayor éxito.

En el camino, un atrapa cerdos es contratado para emboscar a Cartman y todo termina en un show tipo carnaval en donde todos los niños no vacunados del condado son atrapados en un verdadero rodeo contra los antivacunas.

Una vez que Cartman no tiene escapatoria, su madre recibe la vacuna en su lugar, ya que una conversación con Randy Marsh le abre los ojos para hacer las cosas a su modo y no en el show que todo el resto armó. El problema es que la inoculación tiene efectos secundarios, ya que ahora ella es una artista. Y para Cartman, eso es aún peor que ser vacunado.

El episodio lo pueden ver en el sitio oficial.

Seguir leyendo