*

Un cameo de Tom Cruise y James Cameron fue descartado de Into the Spider-Verse

26 FEB 2019 / Cine

Un cameo de Tom Cruise y James Cameron fue descartado de Into the Spider-Verse

El protagonista de Misión Imposible y el director de Titanic realizaron una película de Spidey en el universo de Miles Morales.


En Spider-Man: Into the Spider-Verse Miles Morales aprende sobre cómo ser Spider-Man desde un cómic que en su universo no fue inventado por las mentes de Stan Lee y Steve Ditko, sino que estaba basado en la verdadera vida del fallecido Peter Parker.

Pero, según cuenta el material extra de la película, en un punto del desarrollo se consideró que Miles aprendiera la historia del cabeza de red desde una película protagonizada por Tom Cruise y dirigida por James Cameron.

Por su puesto, en el universo de Miles, esta no era una adaptación de los cómics de Marvel sino una película biográfica inspirada por la historia del Peter que también lanzó un álbum de Villancicos.

Sin duda para los fans del director de Terminator y los seguidores de la estrella de la saga de Misión Imposible esta parece una oportunidad desperdiciada para un gran guiño. Pero los directores de las película aseguran que esta fue la mejor decisión.

En conversación con el sitio /Film Rodney Rothman, Bob Persichetti  y Pete Ramsey explicaron cuál era la idea original para la escena del director y el actor y por qué finalmente se optó por cambiarla.

Ante todo, Rothman comenzó señalando que en el desarrollo de Into the Spider-Verse se pensaron varias ideas que no llegaron a buen puerto.

“Hay muchas cosas que eliminamos de la película por buenas razones, pero eso da una idea del proceso creativo detrás de los años que pasamos en esta película”, dijo Rothman.

Previamente, por ejemplo, se había hablado de otras ideas desechadas como un Spider-Man de origen australiano que moría tempranamente en la película, o un cameo de los actores que han interpretado a Spidey en el cine, que al parecer no era el único guiño al pasado del arácnido en la pantalla grande.

“Había una línea de Doc Ock que era una referencia muy directa a la línea más famosa de Doc Ock en Spider-Man 2”, contó Rothman. “Están las cosas de Tom Cruise en la versión del universo alternativo. Así que hubo un período de tiempo entero en el que Miles, en lugar de aprender a ser Spider-man de un cómic, lo aprendió viendo las películas”.

El director añade que Miles específicamente aprendía todo mirando el comentario del director, quien era nada más ni nada menos que James Cameron. Pero no piensen que esta era una especie de biografía no autorizada, porque Peter Ramsey acota que el verdadero Spidey era consultor técnico de la producción.  

“Había una versión cinematográfica de una película sobre Spider-Man en el universo de Miles, sobre la persona real Spider-Man, pero era una película dirigida por James Cameron con Tom Cruise como Spidey. Sí, Spidey. Y en el comentario (del director) aparecían James Cameron, Spidey y Tom Cruise”, señaló Rothman.

Además de enseñarle a Miles, la aparición de Cameron y Cruise  servía una doble intención, puesto que mediados de los noventa el director de Avatar estaba desarrollando una película del arácnido. Por supuesto, antes de su postura crítica actual contra las películas de superhéroes.

Y, por su parte, Cruise fue considerado como un candidato para dar vida a Spider-Man a mediados de los ’80, cuando Cannon Films quería llevar al cine una adaptación del personaje.

Pero, como sabemos, ninguno de los dos consiguió su objetivo, y su relación con Spidey pasó al olvido igual que el cameo.

En ese sentido, si bien esto habría sido una gran referencia oscura para algunos fans, lo específico de este guiño fue lo que alejó a los directores de la escena, simplemente porque no querían que fuera muy complicada para el público general.

“El hecho de que nos haya llevado casi tres minutos explicarles, da una idea de por qué no se hizo”, acotó Rothman.

Aunque probablemente nunca veremos ni siquiera un boceto de lo que podría haber sido este cameo, Bob Persichetti concluye que por lo menos “fue divertido hacerlo”.

Seguir leyendo