*

A Stranger Things se le está pasando la mano con los homenajes

10 AGO 2017 / Series

A Stranger Things se le está pasando la mano con los homenajes

La promoción de la serie pareciera estar más enfocada en recordarnos la ambientación ochentera que en darle identidad a la historia de Hawkins


Hoy jueves, las cuentas de redes sociales de Stranger Things lanzaron un poster promocional que muchos encontraron muy parecido a otro clásico del cine. La imagen fue subida junto a la siguiente leyenda: “Una pesadilla en Hawkins”.

Para los que aun no lo reconocen, el poster es prácticamente el mismo que se usó para promocionar una de las grandes películas de terror de todos los tiempos: Pesadilla. 

El poster de Netflix juega, además con Nancy, quien posee el mismo nombre de la protagonista acosada por Freddy Krueger: Nancy Thompson.

Todo esto podría ser una simpática idea de marketing, pero en realidad ya se está volviendo una mala costumbre en lo que respecta a la promoción de la serie de suspenso de Netflix. Y nos referimos al exceso de nostalgia que está teniendo el material promocional de la serie cuya segunda temporada llega en octubre, justo para Halloween.

Es cosa de recordar el trailer oficial de Stranger Things 2. Son pocos los elementos de la trama que logramos reconocer, y eso es en parte porque al parecer el trailer fue hecho pensando en cuántas referencias podían colocar en poco más de tres minutos.

Desde el arcade donde los niños aparecen jugando Dragon’s Lair, los trajes de los Cazafantasmas que utilizan para celebrar la Noche de Brujas e incluso la música escogida: Thriller de Michael Jackson. Es cierto, sabemos que todo eso es parte de la época donde ocurre la película, pero también sabemos la intención que hay detrás: que terminemos más hablando de las referencias que hay en la serie que de su trama en sí.

Y el mejor ejemplo para esto es recordando el trailer original de Stranger Things, ese que nos terminó vendiendo la idea de la serie antes de que esta se convirtiera en el fenómeno que es en la actualidad.

Ese si que es un trailer con identidad: la música es propia, la trama se muestra en destellos lo suficientemente brillantes como para encantarnos, pero por sobre todo, no es necesario que nos tiren un número 80 gigante en la cara para saber en qué época está ambientado. Sigue teniendo referencias, pero son más sutiles, se sienten más como una vibra que como el corazón de la serie.

Y a la larga, lo único que está haciendo es hacer ver a Stranger Things como un simple collage de cultura pop y memoria colectiva, en lugar de la historia y el concepto que los hermanos Duffer crearon.

De hecho, el poster de la discordia ni siquiera fue hecho para promocionar la segunda temporada, sino que la primera, que a estas alturas poca promoción necesita. Y sin embargo ahí está, recibiendo likes gratuitos y RT de quienes aman este culto a la la necesidad de reconocer referencias.

Es cierto: Stranger Things es un fenómeno masivo que quizás no necesita vender su historia en su segunda temporada, que ya se sostiene con su propio nombre y por lo mismo, recurre a estos recursos para no mostrar elementos de la trama. Si, puede ser. Pero hay un límite que rompe el recuerdo y lo convierte simplemente en falta de creatividad.

Lo sabemos Netflix, Stranger Things ocurre en los 80 y la serie siempre se ha mostrado como una carta de amor a las historias de esa época. Ahora que ya lo sabemos comencemos a tratar a la serie como un producto narrativo y de paso, darnos pistas sobre qué demonios está pasando en Hawkins.

Seguir leyendo