*

¿Quién es el mejor guerrero mundial de Street Fighter II?

7 AGO 2018 / Nostalgia Pop

¿Quién es el mejor guerrero mundial de Street Fighter II?

Ocho eran los peleadores que podíamos elegir en la primera edición del clásico que impulsó a todo el género de juegos de peleas en los arcades.

Street Fighter fue un juego innovador que influyó en los años iniciales del género de los juegos de pelea. Fue el primero en incluir seis botones de combate, para dar puñetazos o patadas en tres niveles de intensidad, y aportó con la conexión de poderes utilizando la palanca y los botones para ejecutar clásicas técnicas como el Hadoken o el Shoryuken que dejó a Sagat con una cicatriz en el pecho.

Sin embargo, su secuela, Street Fighter II: The World Warrior, fue el videojuego que influyó en toda la industria, lideró a todo el mercado de las máquinas de arcade y transformó a la franquicia en un hit de alcance mundial que no pasó desapercibido.

Gran parte de eso se debe a sus guerreros mundiales, los ocho personajes originales que podíamos seleccionar para viajar alrededor del mundo, repartir golpes y prepararnos para el desafío que representaban los jefes finales: el boxeador Balrog, el torero español Vega, el vengativo luchador de Muay thai, y ex campeón, Sagat, además del mafioso líder criminal, M. Bison.

Pero son los ocho personajes iniciales lo que transformaron en un éxito a esta franquicia, cada uno con sus propias historias, personalidades y, salvo los dos protagonistas, técnicas diferentes. En ese escenario, todos los que han jugado la primera versión de Street Fighter II tienen a su favorito.

Más aún, los personajes son tan clásicos que no es tan fácil decidir cuál es el mejor o el peor. Sin embargo, propondremos una lista solo para que ustedes decidan votando en la encuesta que encontrarán al final.

8. Dhalsim

El maestro de yoga era uno de los personajes más llamativos en cuanto a su diseño pero, al mismo tiempo, era uno de los más fáciles de derrotar gracias a su debilidad con las patadas bajas. Además muchos jugadores lo consideraban en aquella época del arcada como uno de los más difíciles de utilizar, por lo que no era fácil toparse en peleas contra rivales que lo eligiesen.

Dhalsim no solo era uno de los luchadores más lentos pese a su mayor alcance con los golpes, sino que también todos tenían la impresión de que era el peleador callejero que quitaba menos energía con sus ataques y hasta su secuencia final, en la que celebraba su victoria, era probablemente la menos llamativa. Aún así, los golpes de Dalshim era muy llamativos y sus técnicas entregaban una gran variedad. Desde proyectiles como el Yoga Fire y ataques como el Drill Zutsuki, al agarre conocido como Yoga Smash.

7. Zangief

El luchador profesional de la Unión Soviética tenía una debilidad. Las patadas altas. La combinación de un salto con una patada fuerte era letal para el rey del denominado “chupapoto”, una de las técnicas más populares en las salas de arcade durante la década de los noventas y que todos querían ejecutar para humillar literalmente a los rivales. Más allá de eso, Zangief tenía un aporte bastante nulo como personaje, lo que quedaba claro con su secuencia de victoria final que lo ponía a bailar junto al “Sr. Presidente” de la Unión Soviética.

Por otro lado, Zangief era uno de los luchadores técnicos, especialmente en lo que concierne a sus agarres que tenían como máximo representante a su Screw Piledriver, y también era uno de los luchadores callejeros que tenía la mayor cantidad de movimientos para atacar. Desde su clásico Double Lariat que lo hacía girar a su molesta llave a la mandíbula conocida como Iron Claw.

6. E. Honda

El luchador de sumo siempre estuvo a la sombra de un hecho no menor. Mientras varios países tenían a un solo representante, su natal Japón tenía a dos luchadores para defender a la bandera de la nación del naciente. Por eso siempre se sintió que Honda estaba a la sombra del protagonista de la saga. Sin embargo, Honda también era uno de los rivales más difíciles de enfrentar, tanto por el alcance de sus técnicas como por la velocidad que tenía más allá de su condición física.

Todos debían sufrir su Super Zutsuki, un ataque veloz que lo desplazaba de un lado de la pantalla al otro, o el maletero Hyakuretsu Harite que no dejaba respirar y con su sucesión de manotazos se instalaba como un arma efectiva para dejar “en pajaritos” a sus rivales. Ni hablar de su abrazo de oso – el Saba Ori – o sus rodillazos Sekkan Kyaku. Quizás lo más notable de todo es que Honda participa en el torneo para demostrar a sus estudiantes que el cuerpo y la mente tienen que estar en armonía, solo para dejar en claro que seguirá entrenando y que toda victoria merece una comida de celebración.

 

5. Guile

El militar de las fuerzas especiales de la Fuerza Área, que busca derrotar al hombre que mató a su mejor amigo, no era el luchador más atractivo de utilizar. Sus técnicas, que le daban un rango para mantener a distancia a sus rivales eran bastante llamativas, pero como todo militar, era lo suficientemente cuadrado como para encontrarlo un luchador divertido de utilizar. Al terminar el juego, más encima, dejaba su venganza de lado para volver a su vida familiar, su chaleco horrible y su perro.

Pero la calidad de Guile como luchador, especialmente como un con técnicas para mantener a raya a todos los que querían saltar en tu contra, lo convertían en un arma letal. Tanto el Sonic Boom  como su clásica Somersault Kick, alias la patada de peineta/guilette, permitían mantener distancias. En tanto, agarres como su “quebradora” llamada Flying Buster Drop permitían restar aún más energía a todos los rivales que querían esquivar nuestros poderes.

4. Blanka

Si fuese por diseño de personaje, este mutante con forma de bestia tendría el primer lugar. Además, como creció en la jungla de Brasil, perfectamente puede argumentar que es el mais grande do mundo. Pero no, más allá de su historia, que lo transformó en un monstruo bueno que creció sin su madre, y que se reencuentra con ella al ganar la última batalla contra Bison, lo que lo hacía interesante era su rapidez y ataques.

Claro, básicamente funcionaba con el mismo tipo de movimientos de Honda, y por ende enfrentarlo como rival controlado por la máquina lo instalaba como uno de los desafíos más difíciles, pero también tenía ataques muy buenos. Ya sea el clásico Electric Thunder, su impulso como bola en el Rolling Attack o esa odiada llave del Wild Fang, Blanka se instalaba como un personaje de temer, pero que también como uno de los más carismáticos y uno de los más populares de la franquicia.

3. Ken

Como rival y antiguo compañero de entrenamiento de Ryu, este luchador norteamericano siempre estuvo a la sombra. Su obsesión por superar al japonés mermaba su condición de individualidad, ya que básicamente su misión de vida era demostrar no solo ser el mejor, sino que también ser mejor que Ryu.

Pero pese a ser un tipo adinerado que perfectamente podía dejar de lado su vida como luchador callejero, y más aún en su hogar tenía a una atractiva novia, Ken siempre tenía un “no sé qué” que lo hacía destacar. Además, aunque las compartía con ese otro luchador de blanco, sus técnicas de combate sin duda era las más clásicas de la franquicia. No solo la bola del Hadoken o el puño del Shoryuken, sino que también la patada del Tatsumaki Senpu-Kyaku.

2. Chun-Li

No solo Chun-Li destacaba como la única mujer que peleaba en un “torneo de hombres”, sino que también tenía como personaje un trasfondo que siempre la hacían destacar. Por un lado, era una artista marcial china con técnicas veloces y llamativas, pero por otro lado también trabajaba para la Interpol para intentar vengar la muerte de su padre.

Definida como la mujer más fuerte del mundo, Chun-Li sentó las bases para todos los personajes femeninos de los juegos de pelea y ese elementos hace que destaque por sobre todas las cosas. Y sumen técnicas como la clásica patada helicóptero del Spinning Bird Kick, las repetidas patadas del Hyakuretsu Kyaku o sus series de agarres y patadas aéreas que le permitían cambiar las condiciones de cada combate con rapidez.

 

1. Ryu

Y para el final dejamos al personaje infaltable de la franquicia. El karateka japonés que trata de perfeccionar toda sus habilidades y que, al mismo tiempo, no le importa nada. Cuando tiene que celebrar su victoria, simplemente se aleja caminando alejándose rumbo al horizonte, sin mirar atrás. Esa característica, el no estar ni ahí con nada, que no tenga la sombra de otro rival más que si mismo, lo definieron en su condición de arquetipo.

Además, como innegable rey del Hadoken, Ryu es el personaje definitivo de Street Fighter, siempre preparado para el siguiente desafío, solo importando una cosa: ser el mejor luchador callejero del mundo.

  

Ahora tu decides votando en la siguiente encuesta:

Seguir leyendo