*

La película de Street Fighter terminó siendo un hit para Capcom

25 JUN 2018 / Cine

La película de Street Fighter terminó siendo un hit para Capcom

La compañía sigue obteniendo alrededor de 500 mil dólares anuales por las ganancias que le ha dejado la vilipendiada adaptación del clásico juego de peleas.


Muchos consideran a la película de Street Fighter como un fracaso, especialmente en términos creativos de su adaptación muy, muy libre.

Es cosa de recordar lo que hicieron con personajes como Blanka y Dhalsim, a partir de una propuesta que intentó hacer a grandes rasgos una película de cosplays con una historia que no tenía relación alguna con el videojuego.

Sin embargo, pese a que solo logró recaudar $99 millones de dólares durante su paso por cines, la película no es para nada un fracaso comercial. De hecho, Capcom la considera un hit, ya que al día de hoy sigue recibiendo dinero por la adaptación protagonizada por Jean-Claude Van Damme.

Desde la compañía aseguran que las adaptaciones cinematográficas son un elemento clave en sus estrategias a largo plazo y Street Fighter es ejemplo de ello. “Al día de hoy, ninguna otra empresa japonesa ha financiado completamente una película de Hollywood y, más aún, obtener un retorno de 136 millones de dólares“, explicó el chairman de Capcom, Kenzo Tsujimoto, según consta en Event Hubs.

Los 136 millones de ganancias han sido posible gracias a la venta de VHS, DVD y los actuales Blu-Ray, además de la venta de derechos para televisión y posteriores servicios de streaming.

Capcom asegura que de su bolsillo salieron 36 millones de dólares para hacer la película y su apuesta terminó siendo más que pagada en el largo plazo, demostrando que la vida de una película no concluye una vez que salen de las salas de cine. De hecho, al día de hoy la película sigue generando alrededor de 500 mil dólares al año en ganancias.

Además, no es menor que las ganancias terminasen superando la barrera de los 100 millones de dólares en una producción cinematográfica que generó más críticas que alabanzas.

 

Seguir leyendo