*

Street Fighter: La historia de origen del “chupapoto”

9 ENE 2020 / Videojuegos

Street Fighter: La historia de origen del “chupapoto”

En la época de las máquinas de arcade, no había peor humillación que recibir el movimiento popularizado por Zangief. Pero su origen está ligado a otro juego.


El Spinning Piledriver, también conocido en Chile de forma coloquial como el legendario “chupapoto“, es una técnica históricamente asociada a Zangief, el personaje soviético que debutó en marzo de 1991 como parte de Street Fighter 2.

Pero aunque el legendario luchador callejero lo hizo mundialmente conocido, al crear una rompecuellos giratoria que requería para su ejecución un giro en 360 grados de la palanca, existe un antecedente directo generado a partir de la propia historia de Capcom, la compañía que creó a la popular saga de videojuegos de pelea.

Poco más de un año antes, en diciembre de 1989, la desarrolladora presentó otro videojuego: la clásica apuesta beat-’em-up de Final Fight. Aquel videojuego, en el que teníamos que derrotar a hordas de enemigos, no solo nos permitía tomar el control de los jóvenes Cody y Guy para salvar a Jessica de la pandilla Mad Gear, que causa estragos en Metro City ante la nueva política de tolerancia cero contra la delincuencia, sino que también podíamos elegir al alcalde de la ciudad, padre de la mujer raptada y, al mismo tiempo, exluchador profesional, Mike Haggar.

El viejo Mike, con todo y su bigote, era mucho más lento que sus dos compañeros de aventuras, pero sopesaba esa situación con todo el poder que caracterizó a su carrera luchística. Al mismo tiempo, para despachar rivales, además de los puñetazos y patadas voladoras, también hacía uso de un Piledriver volador. Al agarrar a un enemigo, y presionar el botón de salto, podíamos ejecutar el movimiento en donde el trasero del édil impactaba de lleno el rostro de los rivales.

Ese antecedente del ataque de Zangief fue remarcado posteriormente por la participación de “Macho” Haggar en el videojuego de lucha libre Saturday Night Slam Masters, lanzado en julio de 1993, y que actúa como precuela de Final Fight en su versión japonesa, situándose antes de ser elegido alcalde.

En aquél juego, su movimiento definitivo para ganar combates era precisamente un Spining Piledriver muy llamativo.

Los nexos entre Haggar y Zangief fueron remarcados en Street Fighter IV, ya que un traje secundario del peleador de la tundra rendía homenaje al antiguo alcalde de Metro City.

Obviamente sobre los nexos de ambos personajes existen múltiples teorías entre los propios fans. Algunos sostienen que son rivales y, como Zangief copió el Double Lariat de Haggar, que era su verdadero movimiento especial en Final Fight, este último hizo lo propio con el Spinning Piledriver en Slam Masters.

Por el contrario, otros sostienen que son amigos e inclusive entrenaron juntos, por lo que comparten movimientos similares. Y aunque eso nunca ha quedado oficializado en la historia, hay quienes claman que Zangief tendría un cameo en Saturday Night Slam Masters.

Sea como sea, aunque para la gran mayoría el movimiento que nos convocó a esta nota es sinónimo de Zangief, es innegable la influencia de Haggart en su base de movimientos. Y sea realizado por uno o por el otro, el ataque se instaló como una de las más grandes humillaciones en la época de los arcades.

Quién recibía un chupapoto, no lo quería volver a recibir nunca más.

Del “chupapoto” al “oriuken”: Chilenismos del Street Fighter

Seguir leyendo