*

SummerSlam: La caída hardcore de Shane O’Mac

13 AGO 2017 / Wrestling

SummerSlam: La caída hardcore de Shane O’Mac

En SummerSlam 2000 comenzó a constituirse la validación del hijo del dueño de la WWE, quien a partir de ahí comenzó a mostrar su pasta de luchador.


Aunque era hijo del dueño, Shane McMahon no tuvo un comienzo fácil como luchador en la WWE. Iniciando sus días como árbitro, figura de fondo y comentaristas en programas menores, su figura generó reticencias.

Por eso Shane O’Mac debió darlo todo para destacar y ser reconocido como una legítima superestrella. Y el enfrentamiento contra Steve Blackman fue el que lo catapultó al estrellato.

Con ese feudo, el McMahon dejó en claro que no aceptaría que alguien pensara que su espacio en televisión había sido entregado en bandeja. A partir de esa batalla hardcore en SummerSlam 2000, Shane comenzó a demostrar su pasta.

Una confrontación hardcore

El arma letal, Steve Blackman, fue un luchador menor que nunca tuvo un gran foco en la era Attitude de la WWE. No tenía carisma, transmitía una actitud parca y no tenía grandes luchas. Pero la gran característica de su personaje, al ser un luchador de la división hardcore, abrió las puertas para que Shane entrara a una nueva dimensión en la que comenzó a brillar.

Blackman, como campeón Hardcore, poco a poco se sustento en su rol a comienzos del año 2000. En esa época, el título se defendía bajo la denominada regla “24/7”, que implicaba que el campeonato estaba en juego durante toda la semana. Si un luchador estaba durmiendo, bastaba que un rival apareciese en su habitación acompañado de un árbitro, para hacer una cuenta de tres silenciosa que le otorgase el campeonato. El difunto Crash Holly fue el rey en ese ámbito.

Por eso la historia definió a Blackman como alguien tan letal en el combate cuerpo a cuerpo, que nadie lo podía sorprender. Y lo único que lo hizo caer como campeón fue la ayuda que recibió Shane durante un programa RAW, ya que villanos como Test, Albert, Edge y Christian intervinieron para que el McMahon se hiciese del título.

Pero la historia definiría que eso fue una muy mala idea. El personaje de Shane hasta ese punto se había caracterizado por ser una verdadera rata escurridiza. Basta recordar que en un momento inclusive retiró el título Europeo para quedar como “campeón invicto”. Pero eso era algo que tenía en cuenta el comisionado de época, el gran Mick Foley, quien retiró la regla 24/7 y con eso cambió todo el panorama.

En el camino a SummerSlam, establecieron que el McMahon no podría perder su título antes del evento, utilizando alguna artimaña que lo sacase del problema. Sí o sí debería enfrentar en SummerSlam al arma letal.

El día del primer gran vuelo de Shane

Como toda pelea Hardcore, la técnica no fue lo que más caracterizó al combate entre Shane y Blackman. Pero el componente principal de esa división estaba directamente relacionada con el factor de espectáculo de su lucha violenta. Y en ese ámbito, la pelea entregó un momento realmente memorable.

Siguiendo la historia antes descrita, Shane intentó escabullirse de su rival luego de que la intervención de sus aliados no diese resultado. Blackman, en tanto, determinado a recuperar su título, lo siguió con un  palo de kendo en la mano y ambos escalaron un costado de la Titantron, la pantalla que exhibía los videos en la Raleigh Entertainment and Sports Arena en la que se desarrollaba el PPV.

Lo que siguió a continuación fue una persecución que terminó con Shane acorralado y golpeado en las alturas, entregándonos así una de las escenas más memorables de su carrera: una caída de alrededor de 15 metros.

El corolario de la pelea fue el codazo de Blackman para rematar a Shane, entregándonos una pelea que está muy lejos de destacar por la técnica, pero que tuvo otros componentes que elevaron todo.

La historia contada en el ring y su final memorable nos entregaron una dosis de acción que define muy bien a lo que fue la era Attitude y que, al mismo tiempo, también sirvió para defender la carrera del hijo de Vince McMahon.

Quizás Shane perdió la pelea, pero sin duda fue el gran ganador, ya que instaló su figura como luchador y posteriormente nos entregaría no solo un gran combate contra Kurt Angle en un King of the Ring, sino que también logró sacarle una entretenida lucha a su propio padre en Wrestlemania X-Seven.

Pero antes de eso, para ser validado, tuvo que caer al vacío.

SummerSlam 2017 se llevará a cabo el próximo 20 de agosto.

Seguir leyendo