*

Creerás que un hombre puede volar: El marketing para la Superman de Donner

15 DIC 2018 / Cine

Creerás que un hombre puede volar: El marketing para la Superman de Donner

Antes de presentar su historia en el cine el Hombre de Acero tenía que convencer al público de 1978 de acompañarlo en su aventura.


Hoy, cuando Superman: La Película es un clásico de culto dentro de las películas de superhéroes y el cine en general, cuesta que creer que en 1978 los ejecutivos de Warner Bros debatían la mejor estrategia para que, la que en ese entonces era la producción más cara de la historia, no fracasara en la taquilla.

Pese a tener millones de dólares a su disposición para convencer al mundo de acompañar a Superman en sus nuevas aventuras, los ejecutivos del estudio no estaban convencidos respecto al público objetivo de la campaña.

No podían apuntar con la misma publicidad a niños y adultos, porque sí hacían esto, los resultados serían un completo desastre. Pero querían convencer al mundo que la historia dirigida por Richard Donner no era solo un panorama para los más pequeños.

“Teníamos una película muy cara y un problema muy difícil para comercializarla”, señaló Rob Friedman, coordinador especial de proyectos de Superman a The New York Times en 1981.  “¿Cómo comunicamos al público que no es una caricatura o una serie matinal de sábado? ¿Cómo apelamos a una audiencia adulta sin alejar a la audiencia juvenil? ”

La respuesta fue sencilla  y estaba inscrita en el pecho de Superman.

Con el fin de convencer a los adultos de que esta era una película seria e intrigar a los niños con esta historia, la producción optó por centrar la primera publicidad de la película en el famoso logo del héroe. 

El estudio le encomendó a Bob Peak, un reconocido artista de pósters, la tarea de crear el primer afiche para la película. Una misión que Peak cumplió presentando el escudo de la Casa de El en tono metalizado, flotando en medio de las nubes junto a una estela con los clásicos colores de Superman.

Todo bajo la leyenda  “You’ll believe a man can fly”, que en español significa “creerás que un hombre puede volar”. ¿Y quién no creyó eso al ver Christopher Reeve y Margot Kidder volar por el cielo nocturno como Superman y Lois Lane?

La idea también se trasladó a su emblemático primer teaser tráiler, que introdujo a los actores, la idea del vuelo y el logo del héroe.

Como toda promoción de una película, la campaña para convencer al mundo de ver Superman en el cine también incluyó gigantescos carteles que en esta época todavía no eran una oda al photoshop.

En el caso de Estados Unidos, los anuncios de Superman: La Película se tomaron reconocidos espacios de Hollywood como Sunset Strip donde presentaron a los transeúntes y automovilistas de la época al héroe.

Una de las promociones de la película que se lució por esos lugares fue en sencillo pero icónico teaser: la imágen de Clark Kent abriendo su camisa para revelar el traje de Superman.

Este afiche, constituido en base a un plano cerrado enfocado en el logo de Superman, inmortaliza una de las escenas más reconocidas del mito del personaje, que marca a la perfección el cambio de Clark Kent, el bonachón reportero de Smallville, a Superman el poderoso salvador que llegó desde Krypton.

Pero la campaña de Superman: La Película no solo se construyó en base al famoso logo y, en un punto más avanzado de su promoción apostó por mostrar a Christopher Reeve surcando los cielos como el Hombre de Acero.

Aunque claro, la imagen de este afiche no era una foto, sino que una representación del actor caracterizado como Superman que fue diseñada para efectos publicitarios. Además invitaban a sutilmente a la gente a escuchar lo que se convertiría en la legendaria banda sonora de John Williams para la película.

Toda esta campaña publicitaria para Superman: La Película finalmente logro su objetivo y ayudó a la película convertirse en un éxito para el estudio recaudando más de $300 millones de dólares de la época.

Seguir leyendo