*

Quentin Tarantino está “muy triste” por Netflix y extraña la época de los videoclubs

22 NOV 2017 / Cine

Quentin Tarantino está “muy triste” por Netflix y extraña la época de los videoclubs

El director abordó la desaparición de las tiendas de video y cómo los servicios de streaming han creado una falta de compromiso en la audiencia.


Quentin Tarantino, como un defensor de la experiencia del cine, y que durante sus últimas producciones se ha esforzado por presentarlas en salas con proyección en 70mm, no entiende a Netflix.

El director es un nostálgico, especialmente por la época del VHS, pero ahora explicó que su aversión hacia el servicio de streaming radica en un punto específico. Tarantino considera que habrían creado a un tipo de audiencia que no está dispuesta a arriesgarse con películas desconocidas, viéndolas hasta el final.

Pero Tarantino acusa, en entrevista con Yellow King Film Boy, que se ha dado pie a que la gente esté desechando todo rápidamente si su atención no es captada de inmediato. Es cuando usan a Netflix como una segunda pantalla, como mero ruido de fondo.

A continuación pueden leer un extracto de esa entrevista.

Es muy triste para mi. Es muy, muy triste. Estoy un poco sorprendido con lo rápido que sucedió y cómo la audiencia se ha movido y nadie está mirando atrás, simplemente no les interesa. No es algo que sale solo de la nostalgia. Y no tengo Netflix así que ni siquiera les puedo decir exactamente cómo funciona.

Inclusive si tuvieses todos los canales de películas en tu paquete de cable, y eso es algo que sí tengo, lo que haces es buscar en la guía, bajar en la lista y ves algo o grabas algo y quizás nunca lo puedes ver. O quizás sí lo haces para mirarlo por 10 o 20 minutos, pero comienzas a hacer otra cosa y lo decides: No, realmente no estoy metido en esto. Ese es el tipo de lugar al que hemos caído.

Sin embargo, había una calidad diferente con los videoclubs. Mirabas, elegías las cajas, mirabas la contraportadas. Hacías una elección y quizás hablabas con el tipo detrás del mostrado y este te guiaba hacia otra cosa. No ponía algo simplemente en tu mano, te daba una pequeña propuesta de venta. El punto es que te interesabas y lo hacías de una forma que no lo haces con la tecnología electrónica en lo que tiene relación a las películas.

Ahora, por supuesto, todos arrendamos tres películas y no lográbamos ver la tercera, pero había un mayor compromiso con lo que obtenías. Y quizás ibas al final de la tienda para ir por Top Gun y eso es lo que querías, obtenías Top Gun, pero después elegías algo sobre lo que nunca habías escuchado, quizás porque querías algo más que Top Gun. Algo que quizás captó tu mirada, de lo que no sabías nada y le dabas una oportunidad. Pero lo rentabas, así es que realmente querías darle una oportunidad y verla en uno u otro grado. Y eso es algo que realmente se perdió. De una rara forma, lo que se perdió es el compromiso.

Tengan en cuenta que Quentin Tarantino trabajó en un videoclub antes de transformarse en director de cine.

Seguir leyendo