*

Tattoo Assassins, el clon charcha de Mortal Kombat que no vio la luz

18 ABR 2018 / Nostalgia Pop

Tattoo Assassins, el clon charcha de Mortal Kombat que no vio la luz

Particulares fatalities, que incluían desnudos y flatulencias, personajes calcados a los de MK y pésimas mecánicas. Hoy en Mouse repasamos la historia de este enterrado videojuego de peleas.


Charcha:

3. f. coloq. Chile. En lenguaje juvenil, cosa de mala calidad. U. t. c. adj.

Street Fighter y Mortal Kombat mantenían popularidad en la primera mitad de la década de los 90 en el género de videojuegos de peleas. Disputarle un espacio a estos dos colosos era tarea difícil, pero no pocos se aventuraron en ello. Así, The King of Fighters, Samurai Shodown, Killer Instinct, Fatal Fury, Tekken, entre otros, se hicieron un lugar importante en aquella época. Sin embargo, otros no corrieron el mismo destino. Uno de esos casos es el de Tattoo Assassins.

Escena de inicio del juego.

Desarrollado por Data East USA, el proyecto, que pretendía ser competencia directa de Mortal Kombat, parecía ambicioso en su principio, pues contaba con la participación de Bob Gale, guionista de la trilogía Back to the Future. Sin embargo, nunca tuvo un lanzamiento oficial, aunque tuvo dos prototipos. Eso sí, la rom del juego está disponible en internet y puede ser jugada en emuladores como MAME. ¿Era tan malo como para que no lo finalizaran? Concluir esto fue la tarea que hoy nos dimos en Mouse. Acá te respondemos 👇

¿Y qué fue Tattoo Assassins?

Además de videojuegos, Data East fue fabricador de pinballs. RoboCop, Playboy, Teenage Mutant Ninja Turtles y Back to the Future fueron algunas de las franquicias que pasaron a este mundo de los flippers. Precisamente, en estos cuatro trabajos, además de otros, estuvo involucrado Joe Kaminkow, vicepresidente ejecutivo de diseño de videojuegos de Data East en aquel entonces.

Para algunos, este logo es sinónimo de una linda infancia.

Se dice que Kaminkow y Bob Gale se hicieron amigos tras el trabajo en el pinball de Volver al futuro. De hecho, Gale solía mandarle guiones al trabajador de Data East. Uno de ellos trataba de una historia de tatuajes que cobran vida y luchan entre sí. Con esta idea, en 1994 ambos se decidieron por darle vida al proyecto, en forma de videojuego.

La historia de los asesinos tatuados 🗒

El eje de Tattoo Assassins se asemeja al de Mortal Kombat: Mullah Abah, que vendría tomando el lugar de Rayden, es el “líder espiritual de la orden de los colores”. Él descubre un secreto relacionado a la Tinta de Ghize, un “fluido amorfo” orgánico que transforma los tatuajes en objetos reales. Eso sí: solo algunos humanos específicos pueden usarla, los cuales son conocidos como “huéspedes”. Las personas comunes y corrientes pueden sufrir mutaciones al entrar en contacto con la tinta.

Sí, él es Mullah Abah, tu líder en Tattoo Assassins.

A su vez, la Tinta de Ghize es custodiada por guardianes, los cuales no pueden usarla, a excepción de uno, Koldan, quien decide emplearla para llevar a cabo planes maléficos.

Al ver esto, Mullah Abah envía al resto de guardianes a buscar huéspedes para frenar a Koldan. Así, nueve luchadores fueron convertidos en los “tatuados asesinos”. Sin embargo, Koldan aumentó sus poderes, con lo que tuvo bajo su control a los combatientes. Para detenerlo, Mullah descubrió a una mujer llamada Lyla Blue, quien tiene misteriosos poderes, los cuales hacían que tú como jugador tomaras posesión de uno de los nueve huéspedes.

Los guerreros escogidos para frenar al villano, en algún lugar escuchamos eso…

Así, tu enemigo no es solo Koldan, sino también los ocho huéspedes restantes. Y así comienza nuestra historia a lo largo de Tattoo Assassins.

Un gameplay para el olvido 🎮

De partida, Tattoo Assassins se enmarca como un juego de peleas clásico: el mejor de tres rounds, con límite de tiempo con el matiz MK de realizar fatalities.

Sus personajes parecen la versión mala de otros peleadores emblemáticos. Así, Derek es una especie de Liu-Kang rockero a muy mal traer, A.C. es un híbrido entre Johnny Cage y Rayden, Luke es como Jax pero con un pulpo como poder y Truck Davis pareciera ser una versión patética de Stone Cold, por mencionar algunos.

En Mouse probamos el título de Data East por unos minutos. Acá te dejamos su gameplay 👇

El juego mantiene relación en la distribución de controles de Mortal Kombat y su sucesor: botones de combo y patada con sus versiones altas y bajas, además de bloqueo. A esto, Tattoo Assassins añade un botón de movimiento especial.

Las técnicas son similares a las de cualquier juego de peleas, con figuras sencillas tipo “media u” + un botón. Sin embargo, se siente algo tosco en algunos movimientos, sensación que se potencia con sus animaciones, con digitalizaciones de los actores mal hechas, a diferencia de Mortal Kombat.

Por otra parte, los escenarios son grotescamente planos, con una dinámica casi nula. La sensación de agotamiento del juego crece sumándole la música, que es la misma durante gran parte del tiempo.

Los fatalities de cuneta 🤔

Considerando la mala jugabilidad, los gráficos de baja calidad y los personajes ridículos, había otra cosa más que añadir al pastel: los fatalities. Si bien había algunos como las clásicas decapitaciones de Mortal Kombat, la mayoría de los movimientos finales iba por otra vertiente. Flatulencias, desnudos, tatuajes que se vuelven objetos reales, referencias a juegos de Data East y a Back to the Future, entre otros, fueron parte de las secuencias.

A su vez, los personajes finales poco tenían de identidad como tal. Prizm, intento de subjefe, está muy lejos de imponer respeto como sí lo hacían Motaro, Goro, Kintaro o Fulgore.

¿Qué pretendían?

Sin embargo, dentro de lo extraño hay que darle algunos puntos a favor. Tattoo Assassins tomó los rumores de jugadores que decían que en Mortal Kombat era posible realizar nudalities, como también incluyó de manera indirecta los animalities. Sus fatalities son realmente sencillos (por ejemplo, apretar muchas veces un mismo botón) y la cantidad disponible no era menor (de hecho, en algunas capturas el juego afirmaba tener 2.196 fatalities, mientras que en material de prensa de la época se aseguraba que eran más de 200).

El rumor de MK hecho realidad en Tattoo Assassins: nudalities.

El final tatuado

“Pastelero a tus pasteles”. Uno de los puntos que hizo que Tattoo Assassins fuera un producto tan bajo es que se trató de un videojuego desarrollado por personas que trabajaban en la división de pinball de Data East.

Sus mismos trabajadores afirman que el título está hecho a medias.

Flyer del juego. Créditos de la imagen: bunnyears.net

A mediados de los 90′, Data East USA pasaba por un mal momento económico. Por ello, decidió vender su división de pinballs, la que Sega adquirió. Con Virtua Fighter entrando de lleno en el mundo de los videojuegos de pelea, Sega no se interesó en lanzar Tattoo Assassins. De hecho, según afirma el sitio gameological.com, se fabricaron docenas de máquinas con el juego, pero fueron destruidas intencionalmente. De ellas, solo se preservaron dos, quedando una en posesión de Joe Kaminkow.


Dado lo anterior y considerando que no se trataba de una versión finalizada, ¿cómo uno debería catalogar y, por tanto, evaluar a Tattoo Assassins? Si la intención inicial era la de competir con Mortal Kombat, considerando que así siempre se planteó y fue la referencia, el resultado de su prototipo es bajo; pero si lo ponemos en otra balanza y si habría tenido las mejoras necesarias, podría haber resultado un buen título, obteniendo como producto un buen “anti-juego de peleas” (algo así como Scary Movie hizo parodiando a películas de terror). Ahora bien, esto último es mera ficción. Lo fijo es que Tattoo Assassins es un trabajo incompleto en todo nivel.

Koldan y Prizm, dos jefes tan atemorizantes como Shao Kahn y Motaro (?)

¿Jugaste Tattoo Assassins también o conoces algún título de pelea similar que sea digno de análisis? Cuéntanos en los comentarios.

Seguir leyendo