*

Los fracasos comerciales que llevaron al cierre de Telltale Games

24 SEP 2018 / Videojuegos

Los fracasos comerciales que llevaron al cierre de Telltale Games

A pesar de trabajar con grandes nombres de la industria de Hollywood, el estudio de las aventuras gráficas nunca fue tan popular como se pensaba.


A pesar de ser uno de los estudios más prolíficos de la industria de los videojuegos y de ser conocido por trabajar con grandes franquicias del entretenimiento, al parecer nada fue suficiente para evitar el cierre de Telltale Games, cuyo proceso comenzó el viernes pasado cuando se anunció el despido de gran parte de su personal, para pasar de una planta de más de 200 personas a un esqueleto de sólo 25 trabajadores.

Telltale Games, desde hace 14 años había estado trabajando bajo un modelo de videojuegos bastante particular. El equipo es responsable por el regreso de las aventuras gráficas, juegos de la década de los 80 y 90 en donde los diálogos, los puzzles y la narrativa ocurrían de una manera bastante más pausada que en los juegos más tradicionales.

Telltale tomó esta fórmula y comenzó a aplicarla en una gran cantidad de juegos basados en series, comics y películas populares como Volver al Futuro, Game of Thrones, Jurassic Park, CSI, La Ley y el Orden y Los Guardianes de la Galaxia. Esto, sumado a un modelo de desarrollo por tamporadas, donde cada juego tenía 5 capítulos lanzados con meses de separación, le permitían a la compañía sacar muchos juegos diferentes por año.

El problema es que si bien desde afuera se veía como una compañía saludable, por dentro este acercamiento de juegos licenciados en realidad estaba haciendo que la empresa se quedara cada vez con menos dinero. 

Según un reporte Joe Parlock de la revista Forbes, a pesar de contar con un gran catálogo de historias, ninguna de ellas fue particularmente exitosa. De hecho, al parecer solo la primera temporada del juego de The Walking Dead -el que lanzó a la fama al estudio- y su título basado en Minecraft llamado Story Mode, fueron exitosos. Todo el resto, según indica este reporter, fueron fracasos.

El fracaso más grande, dice Parlock, ocurrió con sus títulos basados en Batman, serie que contó con dos temporadas pero que significó un fracaso comercial tan grande -pensando en el dinero que debieron usar para quedarse con los derechos de Batman- que se trató del principio del fin para la empresa.

Básicamente, estaban viviendo solo del dinero de los inversionistas, pero ninguna de sus aventuras, las que a menudo recibían buenas críticas, terminaron siendo éxitos comerciales. De hecho, la última esperanza de la empresa era obtener buenas ganancias por parte del acuerdo con Netflix para realizar el juego de Stranger Things, lo cual nunca ocurrió.

Seguir leyendo