*

¿Volverá tras esto? La nueva Terminator perdería hasta $100 millones de dólares

4 NOV 2019 / Cine

¿Volverá tras esto? La nueva Terminator perdería hasta $100 millones de dólares

La película logró bajas muy por debajo de las expectativas durante su primer fin de semana de estreno.


La sombra de las malas películas previas de la franquicia parece haber sido suficiente como para impedir que Terminator: Dark Fate fuese un éxito en su estreno.De hecho, es todo lo contrario, ya que se estipula que perderá bastante dinero para los estudios y financistas involucrados.

A pesar de contar con los regresos de Linda Hamilton y Arnold Schwarzenegger, lo que podría haber sido un gancho más que suficiente para convocar a más audiencia, la película solo logró recaudar $29 millones de dólares durante su primer fin de semana en Norteamérica, los que se sumaron a los $72.9 millones de dólares que hizo en el resto del mundo.

Sumado a algunos lanzamientos anticipados en algunos países del mundo, la película ya recauda $123 millones de dólares a nivel mundial, lo que representa una mala cifra para una producción que costó $185 millones de dólares y que gastó alrededor de $100 millones de dólares en costos de marketing y pagos de distribución.

En ese escenario, en Variety aseveran que la película perderá $100 millones de dólares durante su exhibición en cines alrededor del mundo, ya que Dark Fate necesita $450 millones de dólares solo para recuperar el dinero invertido.De hecho, nada indica que se acercará a esa cifra y se estima que no superará los $70 millones en Estados Unidos y, a nivel mundial, con suerte pasaría la marca de los $200 millones de dólares.

Las licencias de TV, streaming y las ventas en Blu-Ray y DVD ayudarían a bajar las perdidas, que al menos no son afrontadas por un solo estudio, ya que la inversión fue hecha por Paramount, Skydance y Disney, a través de 20th Century Fox, y los inversores chinos de Tencent.

Más allá de esos números, Terminator: Dark Fate ha tenido una mejor recepción con la audiencia en Estados Unidos, obteniendo una calificación B+ en el Cinemascore, mientras que la recepción crítica alcanza a un 69% en Rotten Tomatoes. Números muy superiores a lo que logró, por ejemplo, el descalabro de Terminator: Genysis.

 

Seguir leyendo