*

La maldición que impide que The Man Who Killed Don Quixote de Terry Gilliam vea la luz

4 ABR 2018 / Cine

La maldición que impide que The Man Who Killed Don Quixote de Terry Gilliam vea la luz

La película está completamente filmada, pero aún así no puede estrenarse porque una nueva barrera bloquea el camino de su lanzamiento.


Uno tras otro. Los problemas de Terry Gilliam para sacar adelante a The Man Who Killed Don Quixote no paran. Ni aún teniendo la película ya filmada.

Todo esto parece una mala broma al considerar que la fuerza de la naturaleza, los problemas con los actores y los desastres financieros han sido las principales barreras que ha tenido que enfrentar el director para sacar adelante una película que se ha transformado en un verdadero infierno durante más de 17 años.

En primer lugar, la producción se iba a concretar con Johnny Depp y Jean Rochefort en los roles principales, en una historia que traslada a un hombre contemporáneo al mundo creado por Miguel de Cervantes, solo para que una inundación y una lesión del actor francés diesen pie al descalabro total de la producción a comienzos de la década pasada.

Todo eso está documentado en un fascinante documental llamado Lost in la Mancha, cuyo tráiler pueden ver  a continuación.

Luego, sucesivos intentos, y cambios de casting, hicieron desfilar al borde del abismo a una película que simplemente parecía no poder concretarse. Pero lo hizo.

The Man Who Killed Don Quixote ya está filmada y se preparaba para un estreno en el próximo Festival de Cannes, pero obviamente, conociendo la historia de esta producción, surgió una nueva barrera.

Ahora la traba que debe enfrentar Gilliam es una legal, ya que France Inter revela que un antiguo productor salió al camino, impidiendo el estreno. Antes de la filmación de la película, el director llegó a un acuerdo con el productor portugués Paulo Branco, quien entregaría los fondos necesarios para hacer la película a cambio de los derechos cinematográficos.

Sin embargo, Branco no entregó los fondos cuando era debido, lo que retrasó el inicio de filmaciones en un par de semanas y dio pie a que Gilliam buscase nuevos financistas. Esa historia parecía quedar ahí, pero en la antesala del estreno, Branco ahora demanda que la película no sea lanzada sin su permiso, ya que hay un contrato firmado que le otorgó los derechos.

Por un lado, Terry Gilliam reclama que el documento es nulo, debido a que Branco no cumplió su parte del trato, pero en definitiva será necesaria una litigación ante un juez.

Aunque eso permitiría que el director tenga los derechos completos sobre The Man Who Killed Don Quixote, el juicio recién se llevará a cabo el próximo 15 de junio, lo que arruina el plan de estrenar la película en Cannes y retrasa todo el lanzamiento posterior.

Claro, todo esto se podría concretar si el dictamen termina siendo favorable para el hombre que parece que nunca podrá estrenar este proyecto que finalmente fue filmado con Adam Driver y Jonathan Pryce en los roles principales.

Seguir leyendo