*

The Miz, Bálor y Rollins: Una lucha a la altura del Campeonato Intercontinental

2 ABR 2018 / Wrestling

The Miz, Bálor y Rollins: Una lucha a la altura del Campeonato Intercontinental

El campeonato secundario de RAW contempla una pelea con tres de los luchadores más interesantes de la marca roja, dándole foco a uno de los grandes villanos de la compañía.


Con WrestleMania a la vuelta de la esquina, una lucha que se antoja interesante es la que sostendrán The Miz (c), Finn Bálor y Seth Rollins con el oro Intercontinental en juego.

Es interesante porque se verán las caras tres de las superestrellas más importantes que ofrece la parrilla del show rojo: tres ex campeones mundiales; tres que perfectamente podrían estar en la órbita del Campeonato Universal; dos talentos que supieron liderar y posicionar en lo más alto a la “nueva sangre” de la compañía, y un formado en casa que, pese a las críticas, ha sabido reinventarse cuantas veces fueron necesarias para ser valorado.

El Feudo ?

El pasado 22 de enero, nada más y nada menos que en el Aniversario número 25 de Raw, The Miz dio el batacazo, recuperando el cinturón Intercontinental que pertenecía a Roman Reigns. Con la victoria se convirtió, además, en el segundo luchador que más veces ha conseguido el campeonato, tras Chris Jericho (9). Pero la presea tomó nuevamente protagonismo recién en las últimas semanas.

Tras dos eventos, Royal Rumble y Elimination Chamber, donde no hubo defensas titulares, y a falta de una rivalidad de cara a la vitrina de los inmortales, Kurt Angle programó a Seth Rollins y Bálor para enfrentar al campeón en Raw y determinar al próximo retador. Ambos triunfaron en sus luchas individuales, sembrando dudas sobre el aspirante de cara a WrestleMania.

El “Héroe Olímpico”, un par de semanas después, aclaró su idea: una triple amenaza por el título.

The Miz ?

The Miz ha ganado ocho veces el Campeonato Intercontinental.

Desde su debut en el ring de WWE, en septiembre de 2006, The Miz ha conseguido amasar un palmarés envidiable, sustentado en una obtención del Campeonato de la WWE; en las ocho oportunidades que alcanzó el cinturón Intercontinental; en las dos se probó la presea de los Estados Unidos, y en sus seis campeonatos en la división de parejas. Sumó, también, una victoria en la lucha Money in the Bank (2010) y formó parte de la lucha estelar de WrestleMania XVII, dando la sorpresa tras imponerse a John Cena.

Pero sus logros nunca realmente importaron. Pese a sus oros y a las muchas reinvenciones que vivió su personaje, incluyendo el aplaudido gimmick de una estrella de cine, acompañada por su doble de acción (Damien Mizdow), Mizanin nunca pudo asentarse como un talento trascendente en el plantel de la compañía.

Recién una década después, su situación cambió. Y no precisamente por su habilidad sobre el cuadrilátero. Con una aplaudida irrupción en Talking Smack, programa que permitía a las superestrellas del show azul complementar su trabajo y alimentar las rivalidades, el 23 de agosto de 2016, el conductor de Miz TV comenzó a darle un giro a su carrera. Entonces campeón Intercontinental, como ahora, el luchador se presentó para reclamar su ausencia en SmackDown! Daniel Bryan, gerente general, le respondió de la ¿peor? manera: criticó su estilo de lucha y lo tildó de cobarde.

The Miz recogió el guante y ofreció la que, hasta hoy, es considerada la mejor promo de su carrera. Desde entonces, tras esa suerte de rivalidad que inició con “El Chivo”, su personaje se enriqueció tanto en el ring como con el micrófono. Dolph Ziggler, Dean Ambrose y John Cena, sus posteriores feudos, lo sufrieron.

Hoy, acaso logrando hacer justicia, llega a WrestleMania maduro, con el cinturón, cargando la responsabilidad de ser uno de los pocos rudos consolidados de la promoción, con un fiel séquito a sus espaldas (Curtis Axel y Bo Dallas), y con el cartel, no menor, de haber triunfado sobre Roman Reigns.

Finn Bálor ??

Finn Bálor fue el primer Campeón Universal.

Una prehistoria luchística construida en torno al personaje de Prince Devitt, reconocido en el circuito independiente y, principalmente, en New Japan Pro Wrestling por fundar y liderar el Bullet Club, llamó la atención de WWE a fines de 2013. El acuerdo no tardó en firmarse y, un par de meses más tarde, el irlandés debutó en NXT bajo el nombre de Finn Bálor.

Rápidamente alcanzó gran fama entre los fanáticos, por su novedoso estilo sobre el ring y la particular doble personalidad de su gimmick. Su meteórico ascenso se reflejó en las victorias conseguidas en el Dusty Rhodes Tag Team Classic (con Samoa Joe) y la obtención del título máximo de la promoción. Habiendo logrado llegar a lo más alto en el terreno formativo, lo que le esperaba era el salto al plantel estelar de la compañía. Y éste llegó en julio de 2016, firmando con Raw.

Su llegada al show rojo no pudo ser mejor: se transformó en el primer retador al flamante Campeonato Universal venciendo limpiamente a Roman Reigns y, un par de semanas más tarde, en Summerslam, se impuso a Seth Rollins, transformándose en el primer campeón. Pero, de golpe, cambiaron todos los planes: un día más tarde, una rebelde lesión en el hombro lo obligó a dejar vacante el cinturón.

Su regreso no fue el esperado. No tuvo chances de competir nuevamente por el oro, y si bien logró mantenerse como uno de los luchadores más queridos por el respetable, parecía no haber grandes planes para su personaje. Recién en 2018, su reunión con Karl Anderson y Luke Gallows, y su buen cometido en Royal Rumble y en Elimination Chamber, lo reinsertaron en las historias estelares del programa.

A WrestleMania llega con la obligación de ganar el campeonato Intercontinental para relanzar su carrera y volver a ser un main-eventer.

Seth Rollins ?✊?

Seth Rollins ha sido el único que unificó los Campeonatos de la WWE y Estados Unidos.

Un exitoso recorrido en ROH y el circuito independiente -como Tyler Black- le permitieron llegar al territorio de desarrollo de WWE en 2010. Primer campeón de FCW y NXT, demostró que sólo estaba de paso y que estaba listo para el ascenso. El debut llegó dos años más tarde, en 2012, como parte de The Shield, acompañando a Dean Ambrose y Roman Reigns con la premisa de castigar la “injusticia”.

Luego de otros dos exitosos años, en los que, incluso alcanzó los campeonatos en parejas junto a Reigns, y derrotaron a la reformación de Evolution, The Shield se separó. ¿El culpable? Precisamente Seth Rollins, quien optó por virar a rudo para trabajar junto a Triple H y la Autoridad. Durante ese período, el dueño del “Curb stomp” se consolidó como un estelar, consiguiendo el Campeonato Mundial de Pesos Pesados en WrestleMania 31 tras canjear su Money in the Bank. Más tarde, en Summerslam, ante Cena, incluso logró unificar el título junto a la presea de Estados Unidos.

Pero una abrupta lesión en su rodilla, durante un show en vivo en Irlanda, acabó de golpe con su reinado. Regresó en busca del oro que nunca perdió: venció a Reigns, pero Ambrose lo sorprendió. Aun así, se mantuvo un tiempo en la órbita del título máximo, enfrentando a Bálor por el flamante Campeonato Universal. Una nueva derrota y la posterior traición de Triple H, sin embargo, lo alejaron del plano titular.

Tras las rivalidades ante “El Juego” y Samoa Joe, entre otras, intentó darle un giro a su carrera con la reunificación de The Shield. Alcanzó los títulos en parejas junto a Dean Ambrose y, luego, por la lesión de éste, junto a Jason Jordan. Pero una nueva lesión de su compañero truncaron definitivamente los planes.

El campeonato Intercontinental, entonces, se presenta como una nueva chance para Rollins. Es, además, uno de los pocos cinturones que le falta en su haber.

Posibles escenarios ?

1. The Miz. Una victoria del actual campeón le brindaría una aún mayor credibilidad a su personaje: metería podio entre los triunfos más importantes de su carrera y, por qué no, podría ser la excusa perfecta para retomar la rivalidad que sostuvo hace un tiempo, en SmackDown!, ante Daniel Bryan, ahora que “El Chivo” volverá a los cuadriláteros. El último título que alcanzó Bryan antes de su conmoción y apresurado retiro fue precisamente el Intercontinental.

2. Finn Bálor. Una victoria del “Demonio” hace bastante sentido, considerando que es uno de los luchadores en lo que Triple H deposita gran parte de su confianza y es, además, uno de los más prometedores dentro del actual plantel. Sin lugar actualmente en las rivalidades por el Campeonato Universal, el título Intercontinental se presenta como una alternativa válida para relanzar su carrera post-lesión. Además, como potencial campeón, podría darle mayor credibilidad al “Club”, junto a Karl Anderson y Luke Gallows.

3. Seth Rollins. Seguramente es el que tiene menos opciones de vencer, básicamente porque los rumores apuntan a que los creativos planean situarlo como el próximo retador al Campeonato Universal. Una victoria, eso sí, le permitiría consagrarse como campeón de la Triple Corona, tras sus anteriores ostentaciones del Campeonato Mundial y de los Estados Unidos.

Seguir leyendo