*

Los twitteros se aburrieron de Trump y quieren expulsarlo del sitio

3 ENE 2018 / Tecnología

Los twitteros se aburrieron de Trump y quieren expulsarlo del sitio

El tweet del presidente de Estados Unidos contra el mandatario de Norcorea fue la gota que rebalsó el vaso para una comunidad que ya se hartó de él


Para bien o para mal, Donald Trump ha hecho de Twitter una de sus armas de destrucción masiva favoritas. Incluso desde antes de asumir como presidente de la nación más poderosa, Trump utilizaba su cuenta personal de la red social del pajarito como una suerte de matón intocable, una suerte de troll validado por su status y porque de cierta manera, Trump se había convertido en un chiste de su propia personalidad.

Pero una vez asumida su presidencia de los Estados Unidos, de pronto todo comenzó a parecer menos gracioso. En vez de recatarse para quedar a la altura de su cargo, el mandatario número 45 de la nación de las barras y las estrellas se mantuvo firme a su rol de troll, matón y tuitero que siempre tiene que decir la última palabra, lo que ha quedado al descubierto con todo su movimiento contra las fake news, pero también en su relación digital con Kim Jong Un, el líder de Corea del Norte.

Fue a raíz de un comentario hecho por el norcoreano, en el que dijo con tono amenazante que tenía un botón con un misil nuclear listo para bombardear Estados Unidos si era provocado, que Trump envió uno de los tweets más descabellados que ha escrito en su historia, una declaración alejada de todo protocolo y que demuestra cada vez más los peligros de dejar a un twittero al mando de una nación.

El tweet en donde Trump asegura tener “un botón mucho más grande y poderoso” que de Kim Jong Un se ha vuelto el emblema para que la comunidad de Twitter dijera no más, por lo que lanzaron una campaña a través del hashtag #ReportTrump, en donde la comunidad de Twitter se está uniendo para reportar por contenido violento la cuenta de Trump, con la esperanza de poder cerrar su cuenta de manera definitiva.

Algo que sabemos, es muy improbable que ocurra, considerando la cantidad de seguidores que tiene la cuenta y que, por mucho que nos duela, sus disparatadas opiniones caben dentro de ese concepto llamado libertad de expresión. Pero eso no impide que los usuarios de la red estén organizándose para tratar de quitarle a Trump su principal altavoz.

Por supuesto, varios de estos reportes ya han tenido respuestas y obviamente no con los resultados esperados: para Twitter, las salidas de libreto de Trump no constituyen razones para bloquearlo.

Y es que si bien es cierto sabemos que nunca una pelea de Twitter se ha concretado en la vida real, el problema con Trump es que nunca sabemos muy bien cuando está siendo un personaje, cuando está siendo real y hasta qué punto sus mensajes de 280 caracteres pueden ser causantes de una guerra mundial. Sabemos que las probabilidades de que ocurran son muy bajas, pero lo mismo decían cuando Trump se postuló a la presidencia.

Seguir leyendo