*

Una piña olvidada en una exposición hizo creer a varios que era arte

8 MAY 2017 / Tendencias

Una piña olvidada en una exposición hizo creer a varios que era arte

El hecho recuerda a lo ocurrido en San Francisco, cuando un adolescente puso unos lentes en el suelo que igualmente fuero confundidos por obras de arte.


¿Qué es arte? Esa pregunta de largo aliento podría explicar la razón por la que una piña olvidada se convirtió en la atracción de una exposición.

Ocurrió en Escocia y los responsables de tamaña confusión fueron dos estudiantes de la Universidad de Robert Gordon, quienes quisieron hacer un experimento. Para ello, compraron una piña y la dejaron en la exposición, ubicada en un sector de la casa de estudios.

Lo curioso es que cuatro días después, la piña de 1 euro había sido puesta dentro de una vitrina. “Había un stand de arte vacío y decidimos ver cuánto tiempo permanecería allí o si la gente creería que la piña era arte. Cuando regresamos más tarde la habían metido en una vitrina”, explicaron al The Independent uno de los estudiantes de 22 años.

“Creo que es lo más divertido que ha pasado en todo el año, de hecho mi supervisor lo vio y preguntó a un profesor de arte si era real porque no podía creerlo”, añadió.

Foto: Lloyd Jack / Twitter
Foto: Lloyd Jack / Twitter

Natalie Kerr, una asistente cultural que fue parte de la organización que trajo la exposición, rechazó ser la responsable de colocar la piña en la vitrina. “Recuerdo que nosotros estábamos moviendo cosas para la exposición y en un momento dado cuando regresamos alguien había puesto la piña en una vitrina. Es un poco misterioso porque la vitrina era pesada y se necesitan varias personas para moverla. En cualquier caso decidimos mantenerlo para mantener el espíritu juguetón del autor.”, explicó.

Esta no es la primera vez que sucede algo así. En 2016 un adolescente de 17 año puso unas gafas en el suelo y muchos comenzaron a creer que era parte de la exposición que se desarrollaba en galería de San Francisco.

Foto: independent.co.uk
Foto: independent.co.uk

Seguir leyendo