*

The Undertaker volvió para sepultar el reto de John Cena

8 ABR 2018 / Wrestling

The Undertaker volvió para sepultar el reto de John Cena

La respuesta tardó, pero finalmente el enterrador volvió a un ring para reclamar su victoria en Wrestlemania 34, dejando atrás el trago amargo del año pasado.


Hasta último minuto, la WWE jugó al misterio. Durante todo el mes previo, John Cena retó a The Undertaker, sin obtener respuesta alguna y reclamando un combate en Wrestlemania 34.

Y aquello no solo parecía un choque de ensueño entre dos luchadores que solo registraban un combate de PPV, sino que también se perfilaba como la opción ideal para demostrar que el hombre muerto tenía una pelea más en su estanque tras la mala performance que lo despidió en el evento principal del año anterior. Cuando todos entendieron que se había retirado completamente de la actividad de repartir garras rompelonas y tumbas rompecuellos.

En la jornada del evento de Nueva Orleans, cuando parecía que la lucha no se concretaría, ni más ni menos que Elias llegó para jugarle una mala pasada al público una vez que se apagaron las luces, dando pie a una canción de Johny Cash, dando pie a una breve confrontación contra Cena en la que el cantante sacó la peor parte.

Lo que quedaba era un rostro de Cena marcado por la desilusión de no recibir respuesta alguna de parte de la mayor leyenda de la compañía. Pero no, cuando todo parecía quedar ahí, cuando el ex rapero se regresaba hacia backstage, las luces se apagaron.

Era la hora que todos esperaban. Sobre el ring  volvieron a aparecer la gabardina y el sombrero que habían quedado como señal de despedida en la edición del año pasado, como una muestra de que quizás la historia del enterrador había concluido con la derrota ante Roman Reigns.

Lo que vino a continuación fueron las campanas, la imagen del legendario enterrador y una demostración aplastante en el cuadrilátero, en la que John Cena se vio totalmente sobrepasado. La pelea, de hecho, dio la impresión que duró menos que la legendaria entrada de The Undertaker.

Un chokeslam, la escuela clásica, la tombstone piledriver y el conteo de 1, 2, 3, dieron paso a que todo concluyese como debía. Una victoria más para The Undertaker, que solo habló con golpes en el ring, para quitar el sabor amargo que había quedado el año pasado y también dejar atrás la propia forma en que la compañía prefirió hacer la ruta de esta rivalidad.

A la larga, más que el propio reto de John Cena, el multicampeón más importante de la WWE, o la calidad de la pelea, que fue muy corta, lo que quedó en claro que la presentación de la leyenda buscaba dejar atrás lo que sucedió en 2017. Y a grandes rasgos lo consiguieron.

Y con eso en cuenta, solo resta apreciar lo que sucedió en este combate como una verdadera, satisfactoria y aplastante despedida para el más grande y respetado icono de esta compañía.

Seguir leyendo