*

Los polémicos comentarios del Ministro de Cultura ruso potenciaron las ventas de cómics

17 SEP 2019 / Comics

Los polémicos comentarios del Ministro de Cultura ruso potenciaron las ventas de cómics

Vladimir Medinsky tachó de "imbéciles" a los adultos que leen cómics y desestimó el valor de las historietas.


A comienzos de septiembre el ministro de Cultura de Rusia, Vladimir Medinsky, encendió la polémica luego de tachar a los cómics como productos para niños y calificar como “imbéciles” a los adultos que los leen en el marco de la 32ª Feria Internacional del Libro de Moscú.

Las declaraciones de Medinsky no tardaron encontrar detractores tanto en ese país como en el resto del mundo, porque evidentemente hay distintas obras que prueban lo equivocado de sus aseveraciones. Sin embargo, algo que el Ministro de Cultura de Rusia probablemente no verá con buenos ojos es que además de esa evidente reacción, sus palabras habrían ayudado a la industria del cómic en ese país.

De acuerdo a Bumkniga, una de las principales editoriales de cómics independientes en Rusia, sus ventas incrementaron tras las declaraciones de Medinsky.

“El comentario de Medinsky fue pura estupidez, por lo tanto terminó apoyando a la industria del cómic”, dijo a Dmitry Yakovlev, presidente de Bumkniga, a The Guardian. “Las ventas aumentaron”.

Según Yakovlev en los últimos años las publicaciones de cómics en Rusia  ha aumentado significativamente y se ha comenzado a establecer  “un mercado de cómics en toda regla”.

“Frases como ‘los cómics son para niños a los que no les gusta leer o para los idiotas’ están presentes en todas partes”, dijo Yakovlev. “Pero los cómics son una forma de contar historias, como la literatura, el cine y el teatro. Los cómics se leen en Rusia de la misma manera que en otros países. El valor de los cómics es su lenguaje universal: el lenguaje del dibujo es comprensible en cualquier parte del mundo”.

Seguir leyendo