*

La venta de Roku sigue siendo ilegal dentro de México

23 MAR 2018 / Tecnología

La venta de Roku sigue siendo ilegal dentro de México

El poder judicial mexicano mantuvo la polémica medida que desde junio del año pasado impide la comercialización del popular sistema de streaming.


Desde hace ya 10 años, la compañía Roku se ha convertido en una de las líderes a la hora de proveer programación de TV por streaming. A través de sus aparatos, son capaces de convertir cualquier televisor en un Smart TV, para acceder tanto a servicios como Netflix, Amazon Prime y YouTube, como también a cientos de canales alrededor del mundo. De hecho, una de las gracias que posee el sistema de Roku es la posibilidad de agregarle canales, a través de una simple actualización, lo que comenzó a ser usado por varios proveedores piratas para crear verdaderos sistemas de TV cable ilegales.

Pero, a pesar de que este tipo de prácticas no están avaladas por Roku ni tampoco son parte de sus servicios originales, la Corte de la Ciudad de México decidió el año pasado, tras una demanda interpuesta por el proveedor de TV paga Cablevisión, suspender la importación y venta de las populares cajas de contenido, pues estas permitían el consumo ilegal de contenido. Algo muy extraño, considerando que prácticamente todo sistema que tenga una pantalla y conexión a internet -desde un PC a un celular- puede usarse con fines piratas y por lo general lo que se hace es castigar al servicio pero no al producto.

El juicio se ha mantenido durante ya casi un año, con una suspensión de la medida tomada originalmente en mayo, pero que luego volvió a mantenerse en pie a fines de Junio. Roku ya había tenido conversaciones para incluir versiones personalizadas de sus productos hechos para el mercado mexicanos, con botones en los controles hechos específicamente para acceder, por ejemplo a los canales de Televisa. Sin embargo, y a pesar del apoyo prestado por otras empresas de la industria televisiva de aquel país, esta semana la Corte volvió a rechazar los amparos presentados por Latamel, los distribuidores de Roku en aquel país.

Cablevisión pide que Roku haga ajustes a su software para que, según sus propias palabras, “no se convierta en el aparato preferido por delincuentes para retransmitir contenido robado.

Y si bien aun quedan instancias de apelación, al parecer Roku ya se ha convertido en el chivo expiatorio para mostrar que sí se están haciendo cosas contra la temida piratería digital.

Seguir leyendo