*

Viña y el diente de leche de “Er Niño”

24 FEB 2018 / Nostalgia Pop

Viña y el diente de leche de “Er Niño”

Viña 2010 estuvo marcado por un inesperado percance: el mítico vocalista español, que celebraba medio siglo de carrera, sufrió la caída de un diente mientras entonaba una de sus canciones más emblemáticas. Aun así, continuó con su show y la rompió: sólo recibió aplausos del “Monstruo”.

El escenario de Viña del Mar, Raphael no lo olvida más. Para bien y para mal. Empezamos con lo bueno: un triunfo rotundo, incuestionable, ante un público que se rindió a la celebración de sus 50 años de carrera artística.

Ahora, lo malo. Lo lamentable. Lo impensado. Y, para su desgracia, también, lo más recordado de la edición del 2010.

En medio de su show sobre la Quinta Vergara, “El niño de Linares” sufrió con la caída de una pieza dental.

El insólito momento ocurrió mientras interpretaba “Digan lo que digan”. Fue allí, minutos después de recibir la “antorcha de plata”, cuando la televisión captó el bochorno del español.

Las imágenes son decidoras: se puede apreciar cómo, mientras canta uno de sus más grandes éxitos, cae rápidamente su diente. Tal como en aquella canción de 31 Minutos, en una fracción de segundo se notó a Raphael llevándose la mano a la boca, como queriendo expresar: Diente blanco, no te vayas.

Pero poco importó. Con el mismo aplomo, sin darle importancia al exabrupto, el cantante dio cátedra de profesionalismo y continuó firme con el espectáculo, deleitando a los miles de fanáticos que se presentaron a esa tercera noche del Festival. Incluso sumó a su haber la “antorcha de oro” y una “gaviota de plata”.

La producción del certamen informó que, minutos después de culminada la actuación, un tramoyista del evento dio con el bendito diente y se lo cedió a Eduardo Fuentes, quien minutos después lo hizo llegar a Raphael a través de su mánager.

“Pregunté por Twitter si alguien había cachao’ y sólo los que tenían HD lo vieron, entonces los twitteros me dijeron que lo vendiera en Ebay, pero yo lo guardé. El diente era chico y medio amarillento, como un granito de maíz con los que uno juega lotería, y se lo pasé al mánager que llegó a buscarlo”, recordaba el periodista.

Aún con todo esto, la producción del equipo quedó contenta con el show y dejó el tema del diente solo en el ámbito de lo anecdótico, tomándoselo con humor. Y en esa línea, si es que llega a volver a Viña, quizás debiese cantar el cover de 31 Minutos.

Seguir leyendo