*

Robert Kirkman reveló el deprimente final original de The Walking Dead

3 JUL 2019 / Comics

Robert Kirkman reveló el deprimente final original de The Walking Dead

Este miércoles llegó a su fin la popular historia en los cómics, pero su escritor también explicó el desolador y triste desenlace que originalmente tenía planeado.


Sin ninguna clase de anuncio, y siguiendo la tradición de impactar sin previo aviso, el escritor Robert Kirkman y el dibujante Charlie Adler concluyeron este miércoles la historia del cómic The Walking Dead.

Tras la muerte de Rick en el número anterior, Kirkman vendió la idea de que la historia seguiría por mucho tiempo más e inclusive que Negan sería el nuevo protagonista, pero todo eso fue una estrategia para despistar y pillar desprevenidos a los fans que inclusive tuvieron que leer falsos adelantos de futuros e inexistentes números de la serie regular.

A la larga, The Walking Dead #193 es el último cómic de la historia, el que cerrará el último compendiendo de la saga y que entrega una mirada al futuro de este mundo zombie, muchos años después de la muerte del expolicía para abordar la importancia de su influencia en el mundo en el que los sobrevivientes ya no podían definirse a si mismos como los muertos vivientes y debían, precisamente, vivir.

Pero la historia también incluye una carta final en la que Robert Kirkman explica por qué cerró la historia sin avisos, justificando su deseo de sorprender a los lectores, explicando que no querían estirar más el cuento. Todo, a su juicio, llegó al final que tenía en mente desde hace varios años.

Pero el escritor también reveló cómo originalmente pensó que concluiría todo, en The Walking Dead #84.

Cuando la historia llegó a Alejandría en el número #72, las cosas iban a suceder justamente como pasaron: Rick y su gente iban a tener problemas encajando por todo lo que habían pasado. Eso llevaría a un conflicto al interior de Alejandría y llevaría a que Rick tomara el poder. La gran historia de “Sin Salida” terminó con Rick proclamando que Alejandria era un lugar por el que debían batallar, que no podían seguir moviéndose de un lugar a otro… tenían que quedarse ahí, extender raíces y comenzar a reconstruir. Sus días de nómadas habían terminado.

Bueno, por años…  fue planeado que ese fuese… el final.

Rick haría su proclamación y el discurso terminaría con un acercamiento a la cara de Rick, cambiarías la página y la cara de Rick sería la misma, pero solo como una estatua… y te alejarías y verías la estatua completa con algunas plantas creciendo abajo… grietas formándose… y te darías cuenta que eso era algo bastante VIEJO.

Seguiríamos alejándonos hasta que viésemos que la estatua era Alejandría, el mismo lugar en el que hizo el discurso, pero era diferente. Era antiguo y debilitado, ventanas rotas y puertas faltantes. Nos seguiríamos alejándonos hasta que un zombie camina, luego otro…

Nos daríamos cuenta que Rick los llevó a Alejandría, dio este gran discurso sobre reconstruir civilizaciones y tuvo ÉXITO hasta el punto en el que construyeron una estatua en su honor… pero en el final, los muertos ganaban, la sociedad volvía a caer, esta vez aparentemente para siempre… y eso era.

Era un final TERRIBLE. Desolador y triste… hacía que toda la historia no tuviese sentido. Lo que puedo decir… era joven y la mayoría de los finales que escribí en ese entonces… fueron bastante desoladores. Así es que ese final, visto ahora, era vergonzosamente malo, pero más que eso: no estaba listo para terminar esta serie.

Con ese final, no habría ocurrido la historia de Negan, los Susurradores y todo lo que posteriormente se fue gestando, pero Kirkman remarcó que posteriormente tuvo la idea que se plasma en el último número y que no tiene nada de desolador ni triste, pero que es apropiado a la hora de constatar que la historia sí llegó a un clímax con la muerte de Rick y que el cómic era su historia y de cómo influyó en un mundo plagado de muertos.

Seguir leyendo