*

Wrestlemania XIV: El primer campeonato de Stone Cold

16 MAR 2017 / Wrestling

Wrestlemania XIV: El primer campeonato de Stone Cold

En su primera vez como estelar de la vitrina de los inmortales, “La Serpiente Cascabel” agarró la posta que habían dejado Bret Hart y Shawn Michaels. Comenzaba la era de la actitud.

Stone Cold comenzaba a escribir con letras doradas su nombre en la compañía. El 18 de enero de 1998, en el San José Arena, daba el primer paso -uno enorme- para llegar a la cima: ganaba su segunda batalla real en línea, asegurando de esta manera un lugar en el evento principal de Wrestlemania. ¿Su rival? “El Chico Rompecorazones” Shawn Michaels, quien minutos más tarde, derrotaría a The Undertaker en una lucha de ataúd, gracias a la intervención de Kane, reteniendo la presea máxima.

En la siguiente edición de Raw la historia tomaría forma. Y todo a partir de la presencia de un tercero: Vince McMahon anunciaba con bombos y platillos que Mike Tyson, quien había presenciado el Royal Rumble desde las gradas, sería el árbitro especial del combate en la vitrina de los inmortales. Una decisión que a Stone Cold no le gustó para nada.

Fue así como, rápidamente, el calvo luchador irrumpió en el ring y se presentó frente al letal boxeador y al jefe de la compañía para levantarles el dedo del medio, desafiante. La respuesta no se hizo esperar, y Tyson empujó a Austin. Debieron ser separados por árbitros y fuerzas especiales para que el enfrentamiento no pasara a mayores.

Pero los incidentes calaron hondo. La prueba: un par de semanas después, McMahon daba pie atrás. Tyson ya no sería el árbitro especial, sino que un “Special Outside Enforcer”, una suerte de supervisor de la lucha.

Con la inclusión del famoso boxeador como adorno principal, las semanas previas al enfrentamiento tuvieron como protagonistas a D-Generation X, quienes, además de hacerle la vida imposible a “La Serpiente Cascabel”, idearon una estrategia para que Mike Tyson se uniera al polémico grupo. De este modo, a pocos días de Wrestlemania, todo estaba en contra de Austin. Los “Degenerados” sumaban un miembro estelar, protagonista del combate además.

Austin en la cima

Un dato a destacar es que ambos gladiadores saltaron al ring con sendas lesiones. Mientras Stone Cold arrastraba molestias en sus rodillas, Shawn Michaels había sufrido una seria contusión durante su combate contra The Undertaker en Royal Rumble. En esa lucha, HBK golpeó su espalda contra el ataúd causando la hernia de sus dos discos y aplastándose uno por completo, lesión que en definitiva le tomó cuatro años de recuperación. De más está decir que “El Chico Rompecorazones” fue sumamente valiente al presentarse a la batalla, dada la gravedad de su situación.

Pese a lo anterior, la lucha fue tremenda. En cuanto a calidad y emoción. Durante más de 20 minutos, Michaels y Austin se brindaron por enteros en el cuadrilátero. HBK lo demostraba en cada uno de sus movimientos: “cómo me extrañarán estos cuatro años”. Y el hombre frío como la piedra parecía responder que estaba listo para cargar con el peso de la industria.

En los momentos finales del combate, tras frenar la patada final de Michaels, “La Serpiente Cascabel” logró conectar su Paralizadora. Tyson subió al ring, rápidamente asumió el papel de referi y, mediante un conteo extremadamente veloz, declaró ganador y por primera vez campeón a Austin. Momento histórico: se pasaba la posta.

Como dato anecdótico, con el resultado consumado, HBK se levantó furioso, acusando al boxeador de haberlo traicionado, e intentó golpearlo, sólo para recibir como respuesta un durísimo puñetazo que lo dejó noqueado.

El evento principal de Wrestlemania XIV marcó también un antes y un después en la historia de la por entonces World Wrestling Federation: la victoria de Stone Cold no sólo selló su estreno como rostro principal, sino también el comienzo de acaso la época más exitosa de la compañía, la era de la actitud.

Seguir leyendo