*

Youtubers temen perder auspicios tras nueva polémica de PewDiePie

11 SEP 2017 / Tecnología

Youtubers temen perder auspicios tras nueva polémica de PewDiePie

La última salida de madre de la mayor celebridad de YouTube ya está trayendo repercusiones en la comunidad de generadores de contenido

Este no ha sido un buen año para los Youtubers, sobre todo para PewDiePie, la estrella más popular del sitio del rectángulo rojo. Todo comenzó en febrero, cuando comenzó a cuestionarse el sistema de avisaje de YouTube, ya que marcas aparecían con sus anuncios en videos con contenidos cuestionables, como defensa del terrorismo, discursos de odio o con violencia física. En ese entonces el Wall Street Journal lanzó un reportaje mostrando como Felix Kjellberg, más conocido como PewDiePie, realizaba bromas racistas y antisemitas en su canal, lo que motivó que muchas marcas como Disney dejaran de apoyarlo.

Este hecho es el que se conoce como el que detonó el Adpocalypse, algo que en español se podría traducir como Avisocalipsis. Estos hechos hicieron que YouTube tuviera que desarrollar herramientas para informar a los avisadores sobre el contenido que había en cada video más allá de las etiquetas que sus creadores ponían. Ahora, los avisadores podían saber si un video contenía lenguaje ofensivo, violencia, contenidos sexuales, entre otras categorías, y excluirlos de sus planes de medios, algo que ocurre en todo el resto del mundo publicitario, pero que a los pequeñines de Internet les pareció una tontera.

Rápidamente comenzaron a caer las ganancias de los youtubers, quienes en los peores casos comenzaron a percibir solo el 15% de lo que usualmente recibían por concepto de avisaje, ya que efectivamente estaban teniendo menos avisos. 

La comunidad tuvo que empezar a diversificarse, ya que YouTube no era lo suficientemente rentable. En vez de adecuar su contenido, empezar a llevar sus streamings a otras plataformas más permisivas y donde el dinero llega directamente de los seguidores en lugar de los avisadores.

Y cuando todos parecían haber olvidado el Adpocalypse, PewDiePie volvió a hacer lo suyo y nuevamente fue criticado por haber usado, esta vez, una palabra racista durante una transmisión de gameplay. Una palabra que no solo es muy mal vista, sino que además, podría llegar potencialmente a sus 57 millones de suscriptores, que es de lo que realmente se le acusa: cuando tienes un alcance que es mayor al de muchos canales de televisión, simplemente no puedes permitir que se te deslicen las palabras.

Ahora, los youtubers temen que venga una nueva ola de retiro de avisos dada la masividad que ha tenido la noticia, por lo que las críticas van y vienen en todos los sentidos, sobre todo ahora que se agregó un nuevo elemento: la desarrolladora Campo Santo señaló que enviará órdenes de derecho de autor para bajar todos los videos que ha hecho PewDiePie con su juego porque ellos no quieren que su marca se vea asociada a el. Y es acá donde cambia el foco del debate porque ¿tienen las desarrolladoras el derecho de elegir quienes hablan sobre sus juegos?

Una parte de YouTube está con PewDiePie, como el caso de Keem, quien cree que los verdaderos culpables en este caso son los de Campo Santo, quienes ofrecieron al comienzo llaves para descargar el juego a cambio de que los YouTubers hablen de su juego, y que ahora no pueden quitarles ese derecho solo por tener una opinión diferente.

En la misma línea se encuentra Boogie una de las figuras más connotadas del youtubing gamer, quien también cuestiona que ahora las compañías decidan qué puedes jugar y que no solo por sus políticas personajes.

Otros se lo toman con humor, como NoahJ456, quien posteó esta imagen diciendo “Cuando aun no te recuperas del último adpocalypse y Pewdiepie lanza un dicho racista”

Shofu, por su parte, tiene una postura algo más amarillenta, diciendo que PewDiePie necesita ser más responsable con sus acciones por el alcance que estas tienen, pero que le da lo mismo saber qué es lo que dijo. 

Jim Sterling, en tanto, dice que “PDP” se ha convertido en una carga para todos en el negocio, mientras que a DanNerd le preocupa más lo precario que se va a volver el sitio tras esta polémica, de nuevo, poniendo el problema económico por sobre el racial.

Y finalmente, este youtuber se lamenta sobre las consecuencias que podrían tener a futuro, preguntándose ¿Cómo podría empeorar?

La sensación que queda, después de ver no solo los tweets sino que los cientos de videos de más de 10 minutos hablando sobre el tema, es que para los YouTubers este es un tema que pasa más por el impacto que va a tener en sus bolsillos que por lo que realmente es: ¿Están realmente preparados para ser figuras mediáticas, con todas las responsabilidades que eso requiere? Porque cuando se trata de la fama en Internet, muchos simplemente creen que se trata de ganar todos los beneficios sin ninguna responsabilidad.

Y ese, es el verdadero apocalipsis que está causando PewDiePie.

Seguir leyendo